martes, 24 de noviembre de 2015

Viaje a Seúl (Corea del Sur), 2º parte

Seúl es una ciudad vibrante, con mucho que ver y sobretodo, una mezcla perfecta entre tradiciones y antigüedad por un lado y por otro lado, vanguardismo, innovación y modernismo.

Para empezar por lo primero, sin duda, lo más recomendable es visitar sus cuantiosos palacios que hay en la ciudad. Dichos lugares, aparte de observar su belleza, también nos dará una idea de su historia, muy enlazada con China.

A la hora de planificar la visita a dichos palacios, hay que tener muy en cuenta sus horarios y sus días de apertura ya que no son homogéneos y por tanto, no es recomendable ir a la aventura porque nos podremos encontrar con dicho lugar cerrado y por tanto, con la consiguiente pérdida de tiempo. Aunque teniendo en cuenta lo relativamente barato que son los taxis en esta ciudad (una carrera media no cuesta más de cuatro euros, o 5.000 wones) y con lo hermosa y ordenada que es esta urbe, pues bueno, el paseo se hará más agradable para trasladarse a otro lugar.



Aquí detallo los palacios que visitamos  mi mujer y yo.


Deoksugung Palace

La ficha completa de dicho palacio, la pueden encontrar en el siguiente vínculo (en español). Dicho palacio abre de 9:00 a 20:00 y cierra los lunes. El precio es de 1.000 wones (unos 80 cts. de euro). Tiene la particularidad de ser un palacio que rodeado de edificios clásicos de estilo europeo y realmente llama la atención esa fusión tan perfecta que se logra en un reducido espacio y ver tanto estilo.

Asimismo, en la entrada a dicho palacio , se realizan unos impresionantes cambios de guardia, concretamente a las 11:00, 14:00 y 15:30 (excepto los lunes) muy recomendable el verlos por la vistosidad de los trajes y que tras la finalización de dicho acto, los guerreros interactúan con los visitantes dejándose hacer fotos, selfies, etc.




Cuanto menos, chocante ese contraste de estilos arquitéctonicos














Gyeonghuigung Palace

La ficha completa de dicho palacio, la pueden encontrar en el siguiente vínculo (en español). Dicho palacio abre de 10:00 a 18:00 y cierra los lunes. La entrada es gratuita.

Realmente su visita es muy prescindible ya que más es relativamente pequeño comparado con los otros de la ciudad pero bueno, si coge de paso, tampoco está mal echar un tiempo en el.










Changdeokgung Palace

La ficha completa de dicho palacio, la pueden encontrar en el siguiente vínculo (en español). Dicho palacio abre de 09:00 a 17:30 y cierra los lunes. La entrada cuesta 3.000 wones (unos dos euros).

Es un palacio, que bueno, se quedaría en el término medio en lo recomendable a visitar.














Gyeongbokgung Palace

La ficha completa de dicho palacio, la pueden encontrar en el siguiente vínculo (en español). Dicho palacio abre de 09:00 a 17:30 y cierra los martes. La entrada cuesta 3.000 wones (unos dos euros).

Gyeongbokgung era el palacio principal durante la Dinastía Joseon (1392-1910).

Es sin duda, el más hermoso y atractivo. Junto con las numerosas dependencias que conforman este gran palacio, existe también un lago con un templo en el centro, lo cual, lo dota de un paraje inédito y fantástico para la realización de fotografías y llevarse un bonito recuerdo entre tanta arquitectura típica de este precioso país.

Asimismo, justo enfrente de la puerta principal de dicho palacio, hay un pequeño mercadillo donde podremos probar la gastronomía típica de este país e incluso ir probando las diferentes degustaciones que nos ofrecen los diversos puestos que hay.














En el interior de algunas salas, se puede ver objetos de la vida
tradicional coreana


Y justo enfrente de dicho palacio, un mercadillo con productos coreanos




Jongmyo Shrine

Aquí cambiamos de tercio y visitamos el principal templo de Seúl.

La ficha completa de dicho templo, la pueden encontrar en el siguiente vínculo (en español). Dicho palacio abre de 09:00 a 17:30 y cierra los martes. La entrada cuesta 1.000 wones (unos 80 cts de euro).

El Santuario de la Realeza Jongmyo era el lugar de adoración de los reyes de la Dinastía Joseon. Fue construido cuando el primer Rey de Joseon, Lee Seong-Gye (1335-1408) fundó la Dinastía.
Realmente, me esperaba más de este templo. Su visita está planificada en visitas guiadas (no se puede ir por libre) a elegir entre inglés, japonés, chino y coreano (puede verse los horarios en el link anterior). Si no se domina ningún idioma o no se quiere esperar al inglés, lógicamente uno puede entrar en cualquiera de los otros idiomas. El problema es que la visita guiada se hace muy larga y en cada tramo, el guía creo que comentaba más de la cuenta y al final, se hacía algo aburrida. De hecho, varios turistas decidimos irnos antes de que terminara el tour completo.

Además, tras haber visitado varios palacios, realmente no se encuentra nada relativamente reseñable en este templo. Quizá únicamente una curiosidad, y es un  camino de piedras que no puede ser pisado por seres humanos ya que está únicamente reservado a los espíritus.




La guía dando información sobre dicho templo





No pisar, camino solo para los espíritus 



Y aquí termina lo que serían las visitas de contexto histórico a visitar en Seúl. En el próximo post hablaremos del Seúl más callejero y de la visita a la frontera entre las dos Coreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario