jueves, 14 de septiembre de 2017

Guía práctica de China

Mis próximos años transcurrirán en China, concretamente en su capital, Pekín (o Beijing). Sinceramente, para mí es un sueño hecho realidad. Esta ciudad, ya era conocida para mí, ya que anteriormente mi mujer y yo habíamos estado dos veces de vacaciones pero muchas veces, no es lo mismo estar en una ciudad por trabajo que por placer y el poco tiempo que llevamos aquí, hemos descubierto la otra cara, la que conoces al día y día y, sin duda, haces que cada vez quiera más a esta ciudad y a sus habitantes. El carácter de un chino y un español, pese a la lejanía y esa supuesta distancia cultural, es muy similar.
Además, durante este tiempo viviremos en una de las zonas más de moda y chic de Pekín, Sanlitun, con una gran oferta de ocio y gastronomía y que incomprensiblemente, no aparece en los lugares recomendados a visitar. Tal vez con el paso del tiempo, irá apareciendo pero aquellos que les encante el arte culinario, debe pasarse por este barrio y que seguro que hablaré en un futuro artículo.
Este primer post, lo dedicaré a consejos a tener en cuenta a la hora de visitar China en general y por las grandes dimensiones de este país (unas 18 veces más grande que España), de Pekín en particular.



VISADOS
Sin duda, en muchos países, es el primer escollo que nos encontraremos a la hora de planificar un viaje a otra nación. En el caso de China, hay que tener en cuenta algunas observaciones:
En la gran mayoría de aeropuertos internacionales (Pekín, Shanghai, Cantón, etc) si la estancia en el país es inferior a 72 horas, no hace falta sacarse ningún visado ya que desde hace unos años, para los países miembros de la Unión Europea (y otros muchos más), directamente este visado se consigue en la aduana del aeropuerto. Es una opción muy interesante si se coge una aerolínea con escala en China con destino final, por ejemplo, a Japón o Corea del Sur.
Para estancias superiores, ya sería necesario la obtención de un visado. Como muchas veces, los requisitos suelen variar, lo mejor es siempre consultar fuentes oficiales, por ejemplo la web de la Embajada de China en España.
Para el caso de visitar Hong Kong o Macao, no sería necesario ningún visado ya que dichos territorios, se rigen por una política de migración distinta a la china.

COMO LLEGAR A CHINA
En unos pocos años para acá, se ha asistido a un gran boom de vuelos directos entre España y China. Así, la compañía Air China realiza vuelos diarios entre Pekín y Madrid y Barcelona. Iberia lo hace de Madrid a Shanghai, Cathay Pacific de Hong Kong a Madrid y Barcelona, etc. En unos pocos años, se espera que dichos vuelos crezcan de forma exponencial.
También, existen otras opciones a través de, por ejemplo, de Aeroflot o las compañías aéreas del Golfo Pérsico (Etihad, Emirates o Qatar Airways).
Lógicamente, ya todo esto depende relativamente del presupuesto que se quiera asignar al vuelo y de la comodidad de ir directo o con escala. Se puede realizar una comparación a través de cualquier web de búsquedas de vuelo, como por ejemplo Kayak.

CUANDO IR
Lógicamente, al tratarse de un país tan grande como es China, esta pregunta sería incierta la respuesta y me centraré en Pekín.
Los tres primeros meses del año, corresponde al invierno y aquí, esta estación, es muy dura y con temperaturas que normalmente bajan de cero grados. Además, la contaminación se recrudece bastante.
Quizá una de las mejores épocas es visitar Pekín de abril a junio, ya que las temperaturas suelen estar muy bien.
Los meses de julio y agosto, es la época de las lluvias en Pekín y los días que he podido coincidir con este fenómeno meteorológico, he de decir que se sabe cuando empieza pero no cuando termina y es muy fácil que no deje de llover durante horas. Al haber más humedad en la atmósfera, el bochorno también se hace más palpable.
Septiembre y mediados de octubre, las temperaturas son muy buenas y además, prácticamente han desaparecido las lluvias. Se dice que es la mejor época para visitar Pekín.
Y finalmente, de mediados de octubre a diciembre, el frío es el dominante, haciendo algo desagradable la estancia.
Asimismo, también hay que evitar las épocas del año nuevo chino, que al ser una fiesta lunar, varía de año en año, aunque está comprendida entre mediados de enero y de febrero. Y también, las fiestas de la proclamación de la República Popular China, entre el 01 y 05 de octubre. En estas épocas, todas las principales atracciones turísticas de Pekín ( y la gran mayoría del resto del país) están atestadas de gente y es imposible disfrutar de ellas. Nos pasó a mi mujer y mi en nuestro segundo viaje de vacaciones en Pekín, llegando incluso a no dejarnos un buen recuerdo esta ciudad. Es por así decirlo, como si uno fuera a visitar Sevilla en Semana Santa.

DINERO Y PRECIOS
La moneda oficial es el Yuan. Su cambio suele rondar el euro por cada 8 yuanes. Una buena regla nemotécnica, suele ser que cada 100 yuanes, equivale a 12 euros. Para conocer la cotización exacta, puedes visitar la web www.xe.com.
Mediante una tarjeta Mastercard o Visa de un banco español, no debería haber ningún problema para sacar dinero en China. Los cajeros suelen venir con la opción en inglés y para sacar dinero, hay que mirar la opción de “Withdrawal”.
En general, los precios en China suelen ser inferiores que en España. Así, por ejemplo, para el caso de Pekín, dos personas pueden comer perfectamente por unos 20 euros (comidas que tal vez en nuestro país, podría costar a igualdad de calidad y tipo de restaurante, unos 40-50 euros).
En lo referente a cómo moverse por la ciudad, la opción más idónea quizá sea en taxi y un trayecto normal, no debería costar más de 25 yuanes (poco más de tres euros). Para el caso del aeropuerto al centro de Pekín, la cifra ronda entre 100 y 120 yuanes (12 a 15 euros). Aunque el metro y el bus, son más baratos, este país no siempre es fácil saber donde se debe bajar uno y una vez en la parada correspondiente, saber llegar al lugar deseado.
Los hoteles, lógicamente dependerá de lo que uno busque y desee pagar pero en general, se pueden encontrar hoteles con una calidad precio mejor que en Europa. Si nos salimos un poco de la temporada alta (julio, agosto y fiestas chinas), no es difícil encontrar hoteles de cuatro o cinco estrellas por menos de 60 euros la noche. Para tres estrellas, puede rondar los 30 euros. En http://www.booking.com/, se puede encontrar hoteles.
Booking.com


COMER EN CHINA
Cada región de China, tiene su propia especialidad de cocina. Al menos en las principales ciudades, la gran mayoría de los restaurantes tiene la carta, sino en inglés, si con fotos donde nos podemos hacer una idea de cómo es el plato. Teniendo en cuenta que Pekín y Shanghai son las ciudades más caras de China, y como comenté anteriormente, es más barato comer aquí que en España. Fácilmente, por 15 a 20 euros pueden comer dos personas.
Aquí pongo algunas fotos de cartas de restaurantes de Sanlitun, la zona más de moda ahora en Pekín y para pasar a euros, habría que dividir, redondeando, entre 8. Vemos que muchos platos, no pasan de seis euros y las raciones, por regla general, suelen ser bastantes generosas.




Además, los restaurantes, pese a los precios relativamente reducidos con respecto a España, tenían una decoración que ya lo quisieran muchos restaurantes de lujo en nuestro país.




Y lógicamente, si se visita este país, al igual que muchos de Asia, es visitar sus mercadillos callejeros. Sin duda, el más famoso de Pekín es Wanfujing, a muy poca distancia de la Ciudad Prohibida y de la Plaza de Tiananmen.



Incluso, en el desayuno, hay
puestos callejeros con churros chinos

No obstante, si está más habituado a la comida occidental, hay una gran cantidad de restaurantes italianos así como de otras nacionalidades, como cocina española, griega, bares típicos ingleses, etc.




INTERNET
Hay que tener en cuenta que la gran mayoría de las redes sociales que se utilizan en Occidente, están bloqueadas (Facebook, Twitter, Instagram, etc) También cualquier servicio que ofrezca Google, incluso su propio buscador. No obstante, si se tiene un uso imperioso de visitar dichas webs o de posturear que estamos en la Gran Muralla China, antes de llegar a China, está la opción de instalar un programa VPN, que permite de forma virtual conectarse desde otro país. En mi caso, uso Astrill (www.astrill.com) y me va bien. En la gran mayoría de servicios VPN hay que pagar una cuota que dependerá de cuanto tiempo se desea usar y del número de dispositivos al mismo tiempo utilizando dicho servicio.

IDIOMA
Si hay algo por lo que destaca este país, es casi el nulo entendimiento del inglés. Ni siquiera en ámbitos del turismo, se ve un gran conocimiento de esta lengua. Por tanto, hay que armarse de paciencia o de algunas aplicaciones de traducción de texto.
Algunas interesantes son por ejemplo las que nos podemos descargar gratuitamente en TrainChinese (www.trainchinese.com) o si la descargamos como app en Google Store, poner “molatra”. Esta app está bien ya que es offline (no hay que estar conectado a internet para la traducción) y además suele incluir en dicho diccionario, los principales lugares turísticos de China como la Gran Muralla, Tiananmen o incluso grandes compañías multinacionales como Ikea, McDonalds, Coca-Cola, etc. Llama mucho la atención que la traducción de esas marcas (que supuestamente debería llamarse igual en todo el mundo) sea tan distinto en chino. El problema de esta app es que solo traduce palabra por palabra.
Ya si se desea frases, una opción es descargarse la app que tiene Google para traducir, Translate.


SEGURIDAD
China es un país totalmente seguro, no hay que tener ningún miedo a tirones ni robos. En este país, es fácil ver que una persona llegue a un restaurante, deje su bolso en la mesa y vaya al baño sin él. Eso en España, por desgracia, es totalmente impensable.










No hay comentarios:

Publicar un comentario