miércoles, 5 de noviembre de 2014

Viaje a Uzbekistán (IV). Alrededores de Bukhara

Creo que cuando se a va a visitar las principales ciudades de Uzbekistán, tal vez con un día y medio sea suficiente en cada una de ellas. Así, si cogemos el medio de transporte de turno más idóneo por la mañana, llegamos a la siguiente ciudad al mediodía, podremos hacer una avanzadilla por la tarde y ya al día siguiente, verla con detenimiento e ir (o repetir normalmente) a los principales monumentos de dicha ciudad.

Así, en mi caso, vimos que teníamos que quedarnos un día más en alguna ciudad. En principio, Tashkent (la capital) la habíamos descartado plenamente desde el principio incluso para estar ese día de descuadre. Y por  comentarios en diversos blogs y recomendaciones de foreros, mi mujer y yo, elegimos la ciudad de Bukhara. Creo que fue una decisión muy acertada y sobretodo, que lo pudimos aprovechar para ver los alrededores de dicha ciudad, que, teniendo en cuenta que Uzbekistán aún no es un país muy turístico, pues si salimos de esa órbita, nos encontramos con el paraíso de cualquier viajero, que es ver y disfrutar de monumentos casi en la soledad.


A la hora de desplazarnos por los alrededores y ver lugares de interés, creo que por calidad precio y comodidad, es coger un taxi. Así, basta con salir a la calle, e ir preguntando a varios taxistas para hacernos una idea aproximada del precio y al final, conseguimos un taxi solo para nosotros durante unos 20 euros al cambio. Tal vez se podría haber conseguido un poco más barato pero probablemente hubiéramos rebajado unos pocos euros más pero en nuestra contra, hubiera estado empezar a hacer el recorrido en horas cercanas al mediodía, con el consiguiente cansancio que podría generarnos el tener un sol de justicia.

Con este taxi, nos desplazamos por los lugares indicados abajo.


Con esta opción, el taxista nos llevaría a los tres lugares que explicaré más abajo y además, nos esperaría todo el tiempo que quisiéramos. En total, fueron como cuatro horas, de 9:00 a 13:00.

Los lugares que decidimos visitar fueron los que vienen en la Lonely Planet de Asia Central y son los siguientes:

MAUSOLEO BAKHAUTDIN NAQSHBAND

Situado a unos 13 kms del centro de Bukhara. Su horario es de 8:00 a 19:00 y la entrada es gratuita. Es uno de los principales templos ya que aquí fue donde nació y murió Bakhautdin, el fundador de una de las más influyentes ordenes Sufi en Asia Central y es también, el santo patrón “no oficial” de Bukhara.

Junto con este mausoleo, en el que se veía a mucha gente devota rezando, el conjunto goza además de otras edificaciones y unos hermosos jardines. Aquí pudimos ver una vez más, la asombrosa tarea de reconstrucción que está llevando el gobierno uzbeko en ese gran legado histórico y arquitectónico que es  la Ruta de la Seda. Si todas esas ganancias provenientes del turismo, se reinvierte posteriormente en el pueblo, bienvenido sea.
















Una muestra de la rica fauna de Uzbekistán


Mapa del complejo a la entrada



PALACIO DE VERANO DEL EMIR

Se encuentra a 6 kms de Bukhara, el horario es de 9:00 a 17:00 y el precio de la entrada es de 9.000 sums por persona (unos 2,5 euros) y 3.000 sums por cámara (unos 90 cts de euros).

Como su propio nombre indica, era la residencia habitual destinada en los meses del estío. En la actualidad, está convertida en museo y está rodeada de parras así como de numerosos animales, principalmente pavos reales.

Quizá, de los tres lugares, es el menos interesante pero como coge de paso entre los otros dos, pues no está de más la visita.







Mobiliario de la época zarista



Jarrones chinos y japoneses







Gran cantidad de parras se podía ver a lo largo de Uzbekistán







NECRÓPOLIS CHOR-BAKR

Su horario de apertura es de 8:30 a 8:00 y el precio de la entrada es de 4.000 sums por persona (poco más de un euro) y el precio para usar una cámara de fotos, es de 3.000 sums (unos 90 cts). Se encuentra a 6 kms de Bukhara. Lógicamente, cada vez que terminábamos de ver un monumento, el taxista no volvía a Bukhara, sino que cuando le dijimos los monumentos que queríamos ver, el nos recomendó un orden para ahorrar tiempo y dinero (gasolina) a la hora de verlos. Así, mediante carreteras de circunvalación, sólo volvimos a estar en Bukhara tras finalizar las tres visitas.

La visita a este lugar es muy recomendable. Esa necrópolis data del siglo XVI y se puede decir más bien que es un pueblo de mausoleos, donde una gran mezquita, domina el complejo.




Nadie en dicha necrópolis cuando la visitamos, el sueño de
todo fotógrafo


















Y aquí terminó nuestro recorrido por los alrededores de Bukhara. Si en Uzbekistán, en general, aún hay poco turismo, ya en estos monumentos, aún menos.

En mi próximo, y último post sobre Uzbekistán, hablaré de una ciudad que debe visitar cualquier viajero. Y que nombre más hermoso para un lugar, Samarkanda.


Booking.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario