sábado, 17 de septiembre de 2016

Viaje a Laos, 2º parte. Vientián

La principal ciudad y capital de Laos, Vientián, es la ciudad más poblada de dicho país. Pero no por ello, en el sentido turístico, indique que sea la más visitada, ya que ese privilegio lo ostenta Luang Prabang.

No obstante, una parada en la capital, la considero interesante y tal vez moviéndose uno por Laos, hasta imprescindible por ser uno de los principales puntos de entrada al país por aire y también con la cercanía con la frontera de Tailandia.

La ciudad es relativamente pequeña y desde luego, se nota que es con diferencia la capital más pequeña de los países del sureste asiático donde, por desgracia, el tráfico suele ser estar muy congestionado. Aquí, no tuvimos esa sensación sino todo lo contrario, con relativamente pocos coches y con avenidas muy grandes, herencia del período de dominación francés. Tal vez si uno se organiza bien el tiempo, en un día le puede dar tiempo a ver toda la ciudad. Eso si, hay que estar muy preparado para aguantar el calor y húmedo que suele haber a lo largo del año.


COMO LLEGAR A VIENTIÁN

Esta ciudad ocupa un lugar estratégico en Laos ya que con lo alargado que es este país, su situación prácticamente en el centro de la nación, hace que sea una encrucijada de caminos. Lógicamente, si se desea rapidez, lo mejor es optar por el avión, principalmente desde Bangkok, con una hora de vuelo. 

Lao Airlines, la compañía nacional del pais.

Aeropuerto de Vientián


También está la opción de carretera a través de Tailandia, cuya ciudad más cercana es Udon Thani y que cuenta con varios vuelos diarios a Bangkok y probablemente, muchos más baratos que volar directamente a Vientián.



COMO MOVERSE POR VIENTIÁN

La mejor manera de moverse por esta ciudad es a través de los rickshaws o tuk-tuk. Normalmente, este tipo de transportes varía de un país a otro y en el caso de Laos, está bastante bien ya que asemejaría un poco a una camioneta, donde nos montaríamos en la parte de atrás y podemos ver absolutamente todo lo que vamos dejando atrás o ya, en una posición un poco más incómoda para el cuello, mirar lo que nos encontraremos.




Como en gran parte del transporte urbano en Asia, los precios son negociables y no existe taxímetro. Una buena tarifa por ejemplo es pagar entre 20.000 y 30.000 kips (entre 2 y 3 euros).

DONDE ALOJARSE

La infraestructura hotelera de Vientián, es muy limitada. Como habíamos indicado en nuestro primer post sobre Laos, es que si este país recibe relativamente pocos turistas y éstos, casi todos, van únicamente a Luang Prabang, hace que la capital pues en ese sentido no se haya desarrollado mucho. También, como esta ciudad se puede ver perfectamente en un día y al siguiente, uno puede cambiar de destino, hace mella que no se puedan o no sea rentable realizar buenos complejos hoteleros.

Mi mujer y yo nos decantamos por un hotel que estaba bastante bien para lo que buscábamos, que era estar cerca del Río Mekong (principal pulmón social de la ciudad) y que tuviera piscina. Lo de la piscina, no es que seamos Michael Phelps y tengamos que nadar todos los días pero estoy seguro que el que haya visitado los países del sureste asiático, se dará cuenta del gran calor y humedad que suele haber a lo largo del día durante la gran mayoría de los meses y un pequeño premio y respiro, lo otorgan las piscinas.

El hotel en cuestión era el Vientiane Garden Hotel y como digo, para una noche, está bastante bien.

Unas fotos del hotel donde nos alojamos




DONDE COMER

La gran mayoría de los lugares interesantes se encuentran en el paseo que hay a lo largo del Río Mekong, destacando principalmente el Mercado Nocturno donde podremos degustar la tradicional comida laosiana así como de otros países limítrofes. 

Realmente no es una ciudad que gastronómicamente tenga muchas posibilidades pero se puede encontrar restaurantes sin problemas, destacando también un gran número de comida china.

QUE VISITAR

La ruta que seguiremos es la que se indica en este mapa. Con ello, ahorramos tiempo tal vez sea, lo más optimizado por empezar en lo más recomendable y terminar en el Río Mekong, principal atracción nocturna.




Gran Stupa de Vientián (o Wat That Luang)

Una stupa es básicamente una de las principales edificaciones arquitectónicas del budismo. Normalmente consta de una superficie cuadrangular y rectangular, de forma simétrica y terminado en un gran cono.

En el caso de la gran stupa de esta ciudad, nos podemos hacer una idea de esta construcción y sobretodo de su belleza. Además, alrededor de este monumento, existen otras stupas pequeñas que hacen resaltar aún más el conjunto arquitectónico. La entrada cuesta 5.000 kips (unos 50 cts. de euros) y está abierto todos los días, desde el amanecer hasta el ocaso. Alrededor de dicha stupa, hay varios templos donde los lugareños van a orar.






Alrededor de dicha stupa hay templos con una preciosa decoración





Justo al lado de dicha stupa, hay un gran edificio que destaca por su belleza y su tamaño. Es el museo That Luang. Su visita también es muy recomendable.


Precioso el museo por fuera

Un anexo al museo


El interior del museo






Arco del Triunfo (Patuxai Victory Monument)

Es un arco que nos evocará mucho al de París. Durante los recorridos que se hagan entre un monumento y otro, seguro que tarde o temprano nos lo encontraremos y se puede coger perfectamente fotos sin bajarnos del taxi o tuk-tuk. En este caso, desde el templo anteriormente que comentamos al de Sisaket (el próximo), pasaremos por él.




Templo de Sisaket

Otra lugar que no debemos perdernos. Fue construido a principios del siglo XIX y tiene más de 2.000 figuras en cerámica y plata de Buda. Su horario es de 8:00 a 12:00 y de 13:00 a 16:00 y el precio de la entrada es de 5.000 kips (unos 50 cts. de euros).









El Palacio Presidencial

Muy cerca del Templo Sisaket, (se puede llegar caminando ya que son unos 200 metros) se encuentra el Palacio Presidencial. La entrada al interior no está permitida pero desde el exterior, podemos hacernos una idea de la belleza de este edificio, que fusiona a la perfección la arquitectural colonial francesa con la laosiana.




Templo de Ho Phra Keo

Otro templo budista de una belleza impresionante aunque en la actualidad más que un templo, tiene las funciones de museo y en él, podremos encontrarnos principalmente con esculturas representativas de la zona, con un claro énfasis, lógicamente, en las de Buda. Dicho lugar está abierto de 8:00 a 12:00 y de 13:00 a 16:00, por tanto, mucho cuidado con no coincidir con esa hora que cierra.








Templo de Mixai

También conocido como el Templo de la Victoria, fue construido en el siglo XVI para celebrar la victoria sobre las tropas birmanas aunque fue renovado en el años 1900 y enfocado a una arquitectura tailandesa. Destaca principalmente por lo bien que está conservado y por poder observar un tipo de puertas muy característicos de estas latitudes.








Templo de Inpeng.

Este templo es uno de los principales de Vientián y está ornamentado con diseño en oro y también son interesantes las pinturas que se pueden ver en el techo de algunas estructuras. A la entrada de dicho templo, hay una escultura de un león.

El Río Mekong.

Hay un gran paseo a lo largo del cauce de este río y por las noches, se convierte en el corazón de la vida social de esta ciudad ya que tras ponerse el abrasador sol que suele haber todos los días, el ocaso del astro rey hace que esta zona coja una vida inusitada. Así, podremos observar desde los típicas caminatas hasta cosas sorprendentes en occidente como un gran grupo, de más de 100 personas, y de todas las edades, haciendo una mezcla de aerobic y baile y todo controlado por un monitor de gimnasio.


Preciosos atardeceres desde Vientián y con el Río Mekong de testigo

Clases de aerobic en el mismo paseo fluvial



También los atardeceres son muy dignos de ver mirando hacía el otro lado del río, en el que ya se encuentra Tailandia. Asimismo, al final de dicho paseo, se encuentra el Mercado Nocturno de Vientián, con mucha actividad donde se pueden comprar recuerdos, ropa, y también comer las especialidades de este país.






Y así termina este post sobre Vientián, una ciudad, que por ser tranquila y sin una gran masificación de turistas, tiene su encanto especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario