sábado, 2 de julio de 2016

Viaje al sur de Albania, 2º parte.

En este segundo post sobre el sur de Albania, vamos a detallar un poco como es la ciudad que se toma como cuartel general de las excursiones realizadas, Saranda, así como otros dos lugares totalmente antagónicos entre si pero de una increíble belleza ambos, las ruinas de Butrint y la hermosa Playa de Ksamil y su entorno.

Lógicamente, todos los trayectos que voy a comentar han sido realizados en un coche de alquiler, para eliminar la dependencia del transporte público, que tal vez nos pudiera tener atado un poco en horarios y posibilidad de llegar al destino deseado.

Así, un planning que podría albergar lo que es historia, naturaleza, playas, etc, podría ser el siguiente:

La ciudad de Saranda, cuartel general de la estancia, básicamente se limitará a cuando se llegue por la tarde, pasear un poco por su paseo marítimo y si se quiere cenar en alguna terraza dispuesta a lo largo del litoral.


Para el primer día, perfectamente es combinable un paseo por la historia a través de la visita a las ruinas romanas de Butrint y finalmente, para relajarnos un poco, hacer una parada, y si el tiempo permite bañarnos, en la playa de Ksmail.

Un segundo día se podría destinar a visitar la hermosa localidad de Girokaster con su impresionante Fuerte desde donde se divisa toda la ciudad y de camino a Saranda, hacer una parada obligatoria en ese hermoso trozo que la naturaleza ha dado a Albania, que es el Ojo Azul (Blue Eye), que para enterdernos, es una pequeña laguna

Y finalmente, el último día, lo podríamos dedicar a conducir por la carretera que va de Saranda hasta Vlora y deleitarnos con esas hermosas vistas que dan a la costa y de vez en cuando, hacer pequeñas paradas, ya sea para disfrutar de un baño o deleitarnos de un litoral que prácticamente sigue siendo virgen en su gran mayoría.

Para el siguiente post, dejaré lo que visitamos en el segundo y tercer día, y otras posibles alternativas si se opta por estar más días.

Aquí dejo un mapa de la zona:



SARANDA

Saranda (o Sarandë en albano), como había comentado, es donde menos tiempo se estará ya que prácticamente uno está ahí para alojarse y ya cuando se pone el sol, disfrutar de un paseo por su paseo marítimo. Esta ciudad, de unos 32.000 habitantes, nos recuerda un poco a muchas ciudades de España turísticas situadas en la costa, con una gran cantidad de apartamentos, hoteles y restaurantes enfocados al turismo.

No obstante, tiene ese mezcla entre lo turístico y albano y podemos ver que aún quedan muchas calles por asfaltar. Asimismo, en esta ciudad, es donde se encuentran los hospitales, bancos, supermercados, etc. Por tanto, como vemos está totalmente enfocado a lo que sería la provisión de bienes y servicios si vamos a estar unos días en esta zona.

Saranda únicamente dispone de playas bonitas a preparadas ya
en las afueras. En el centro, más bien parecían calas por el
reducido tamaño


El Muelle Deportivo

Esto ya es en las afueras, en dirección norte, el muelle pesquero
con una pequeña base naval a la derecha



Una vista del paseo marítimo, totalmente preparado para caminar



RUINAS DE BUTRINT

Ambas localidades se encuentran al sur de Saranda, aproximadamente a unos 20 kms. siendo el punto más lejano, Butrint. Aquí está la ruta a seguir a través de Google Maps

Las ruinas de Butrint son una de las más hermosas que hemos visto mi mujer y yo. La entrada cuesta 700 leks (unos 5 euros) y si estas ruinas estuvieran en Grecia o Italia, estarían totalmente atestadas de visitantes y el precio sería muchísimo mayor, probablemente. En nuestro caso, lo pudimos disfrutar prácticamente sin gente, como se puede observar en algunas fotografías de abajo, lo cual hace que verlas con tranquilidad, tenga un valor añadido.

Dicho lugar, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1992, habitado desde tiempos prehistóricos, ha pasado también por manos griegas, romanas e incluso tuvo un obispado. Tras un breve período de prosperidad en Bizancio y una corta ocupación de Venecia, la ciudad fue totalmente abandonada durante la Edad Media por la formación de tierras en sus alrededores.

De hecho, esta evolución que ha habido de la erosión de su entorno, junto con muchos objetos de las distintas culturas que han pasado por este punto, se pueden ver en un museo al final del recorrido y que está incluido en el precio. Un museo bastante instructivo y explicativo que nos da una idea del cruce de civilizaciones que ha significado Albania a lo largo de la historia. En el interior de dicho museo, no se puede sacar fotos y por tanto, no he colgado ninguna.

Precios de entrada a Butrint en mayo de 2016


Mapa de Butrint

Una mezcla curiosa de dicho yacimiento, una torre de la época veneciana
junto con ruinas romanas.



En muchas partes de las ruinas, pudimos ver como había grandes
lagunas de agua.

¿se imagian si este anfiteatro estuviera en Italia o Grecia? Tal
vez estaría lleno de gente. En Albania, ya ven. Siéntense y a disfrutar


El camino por las distintas ruinas está totalmente peatonzalido
respetando el entorno y con murales explicativos



Restos de un templo que hubo en su momento

El museo que había comentado. Totalmente en armonía con el
entorno, sin realizar algunos estropicios como he visto en España

Y vistas de los pantanos que rodean Butrint.


Justo a la salida de dichas ruinas, había un pequeño paso fluvial muy curioso y que también nos da la idea del cierto retraso  de este país.  Consiste en que entre dos orillas, existe una diferencia de unos 70 mts, (unos minutillos en barcaza), que en el caso de hacerlo de forma terrestre, conllevaría aproximadamente una hora de camino. Pues para evitar esto y para trasladar personas y vehículos, hay un mecanismo con poleas bastante ingenioso y como digo, con un cierto toque anacrónico. Pero bueno, a veces este tipo de ingenios, si sirve para preservar la naturaleza, bienvenido sea.

Obsérvese el punto rojo y lo que habría que hacer como
alternativa, bordear esa gran laguna.


Poleas para acercar la barcaza plataforma

PLAYA DE KSAMIL

Ya posteriormente, y tan solo a unos cuatro kilómetros y a través de la única carretera de salida de Butrint (la SH81), llegaremos a la localidad turística de Ksamil, que también nos dará una pequeña idea de una ciudad española del litoral levantino. Tras seguir las indicaciones de la playa llegaremos a ella y hay unos restaurantes donde podremos comer, como hicimos mi mujer y yo. Aquí, nuevamente nos dimos cuenta que los precios son mucho más baratos que en España y así, una ensalada, un buen plato de carne y dos cervezas, valía como 12 euros en total.

La Playa de Ksamil, está como situada en una pequeña bahía, lo cual la dota de cierta tranquilidad en el oleaje y por tanto, es ideal para nadar. Asi mismo, por los alrededores de dicha playa, pudimos ver como en su momento se realizaron construcciones de terrazas de verano, pequeños hoteles, etc. que no prosperaron y ahí se quedó su estructura. Esto, por desgracia, lo pudimos ver en muchos lugares.
Booking.com


Nos enteramos que gran parte de esas construcciones es sufragada por albaneses que han emigrado y que cuando la crisis pilló a muchos países de Europa, pues lo notaron en su bolsillo y no pudieron enviar más dinero para seguir con la construcción y claro, ante la ruina económica de los propietarios, pues las edificaciones se quedaron como estaban en ese momento. Hay que tener en cuenta que en Albania, viven tres millones de personas pero albaneses fuera del país, hay como  diez millones (más info) principalmente en los países limítrofes junto con Alemania e Italia, lo cual indica el alto grados de dependencia que tiene este país de las remesas del exterior.



Hermosa y coqueta dicha playa


Este restaurante es el que tiene las mejores vistas de la playa y
la calidad relación precio no está nada mal, como comenté en el
primer post


Lo que había comentado, que algunas edificaciones se quedan
construidas a la mitad por falta de fondos y se quedan ahí


Maravillosa, limpia y transparente el agua al igual que la arena de la playa


Y aunque estemos en una de las zonas más turísticas de Albania,
siempre veremos alguna estampa propia de ella

Pescadores preparando las redes muy cerca de la playa
Y aquí termina mi segundo post. Como ven, un país que sorprende por su gran diversidad y sobretodo, que se puede disfrutar casi en una soledad total. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario