lunes, 2 de enero de 2017

Viaje a Sudáfrica, 2º parte. El Parque Nacional Kruger

Cuando se visita Sudáfrica, un lugar que no nos debemos perder, es un parque nacional. Y si solamente tienen tiempo para ver uno, ese debe ser sin duda alguna el más famoso, el Parque Nacional Kruger, con una superficie de 19.435 kilómetros cuadrados. Si ya esta cifra indica lo extenso que es, además debemos sumar a este atractivo, la belleza de ver animales tan cerca, a unos pocos metros.

Realmente si uno ama a los animales, este tipo de lugares, los parques nacionales, es donde hay que ir a observarlos y no a zoológicos. Ningún animal debe estar preso para el deleite de algunos seres humanos.

En este post, aparte de colgar algunas fotografías que sacamos allí, también pretenderé dar unas ideas sobre cómo afrontar una visita a un parque nacional sudafricano.


SITUACIÓN DEL PARQUE NACIONAL KRUGER

Dicho parque se encuentra a unos 400 kilómetros del lugar principal de acceso de Sudáfrica, la ciudad de Johannesburgo. Debido a la cercanía con Mozambique y Suazilandia, es un buen lugar para combinarlo con estos países, tal y como hicimos mi mujer y yo en este último país.

Situación del Parque Nacional Kruger en Sudáfrica.

Aquí tiene un mapa del Parque Nacional Kruger con sus correspondientes campamentos (alojamientos):



COMO LLEGAR AL PARQUE NACIONAL KRUGER

Hay obviamente varias formas pero tendremos que tener en cuenta que la mejor forma de visitar el interior de dicho Parque, es a través de un automóvil alquilado. Lo cual, ya es algo que tendremos que tener en cuenta a la hora de llegar al Parque Kruger.

Por tanto, una opción puede ser alquilar un coche en Pretoria o Johannesburgo (ambas ciudades distan entre sí a unos 50 kms) y posteriormente realizar los casi 400 kms que hay hasta la entrada sur del Parque, Malelane Gate. Esto nos llevará aproximadamente unas cinco horas de coche y hay bastantes estaciones de servicio donde se puede parar y descansar un poco de la conducción.



Tramo de autopista que enlaza Johannesburgo con el Parque Kruger


Es recomendable y necesario parar en alguna estación de servicio

Tener cambio suelto preparado ya que pasaremos por algún peaje


Otra opción puede ser el llegar a través de un autobús, desde Johannesburgo. Hay varias compañías que realizan este servicio, normalmente a través de buses pequeños. Una puede ser por ejemplo con la empresa Ashtons.

Otra opción, es coger un avión desde Johannesburgo a la ciudad de Nelspruit, situada a unos 65 minutos del acceso al Parque Kruger y alquilar un coche. Si se compra dicho vuelo con antelación, podemos conseguirlo por unos 60 euros con la compañía SouthAfrican Airways.

Y ya la opción más rápida, pero también la más cara, es cogiendo un vuelo en Johannesburgo y arribar directamente en el aeropuerto de Skukuza, ya dentro de dicho Parque, por unos 100 euros el trayecto para una duración de 45 minutos.

Por tanto, hay opciones para todos los gustos y bolsillos. Independientemente de la forma de llegar, y como he comentado, hay que aprovisionarse de un coche de alquiler porque es la manera que mejor y más independiente, podremos ver el interior de dicho Parque.

DONDE ALOJARSE

El Parque Kruger tiene casi 20.000 kilómetros cuadrados y en el interior de él, hay, lo que se llama, diversos campamentos bases que pueden estar entre ellos a unas distancias de 60 kms entre sí.

Para pernoctar en el interior de un parque nacional sudafricano, hay que hacer la reserva a través de la web www.sanparks.org. No hay otra vía posible. Es recomendable hacerlo con antelación y es muy probable que durante los fines de semana, los alojamientos estén casi completos. Por tanto, una buena opción es realizar la reserva para días entre semana, como hicimos nosotros y eso se notó muy positivamente, tanto en el menor número de vehículos recorriendo el parque como que los campamentos, no había casi gente.

Los precios pueden oscilar entre los 20 euros si se elige dormir en tienda de campaña como los 100 euros si se desea dormir en cabañas con baños privados (Ver listado completo de precios). Aparte de esto, hay que pagar 304 rands (unos 20 euros) por lo que cuesta la entrada diaria al parque. O sea, vemos que los precios tal vez sean algo altos pero muchas veces en Europa pagamos por alojamiento esas cantidades y por precios a atracciones o museos, unas cuantías que después de verlo, nos preguntamos si merecían la pena.


Exterior de nuestra cabaña


Interior de nuestra cabaña




Mi mujer y yo, tras leer y hacer una balanza de cercanía a otros lugares a visitar, comodidad de dicho campo y también, porque no decirlo, de alojamiento disponible, decidimos pernoctar en el Campamento Berg-en-Dal y tras la experiencia, hemos de decir, que no nos equivocamos para nada y que tras hablar con otros viajeros que nos encontramos, nos indicaron que ese era de los mejores. Las razones son las siguientes:

Está cerca de la puerta de acceso al Parque Kruger llamada Malelane, a unos 15 kilómetros. Desde este acceso, es fácil acceder desde Johannesburgo o seguir camino para la costa este sudafricana o ir a Mozambique o Suazilandia.

Dicho campamento está en una zona donde se puede ver relativamente zonas de mucha vegetación, lo cual permite cierta concentración de vida salvaje. Con el coche, a medida que subíamos en dirección norte, cada vez se veían menos animales.

Así, por tanto, era muy fácil ya ver vida animal, nada más saliendo de dicho campamento.

Este campamento es relativamente tranquilo y está dotado de los bienes y servicios que necesitaremos durante los días que uno se va a alojar allá. Así, tiene restaurante, un supermercado, una gasolinera y una piscina que estaba bastante bien, sobre todo tras estar todo el día metido en un coche (no se puede salir fuera del vehículo por seguridad).  El restaurante muy  bien y una comida para dos personas no salía por más de 20 euros en total (y comiendo bien y con calidad). Si tenemos en cuenta que prácticamente uno estaba ahí “secuestrado” y a la merced de los precios que desearan poner. De todas formas, era una tónica en toda Sudáfrica, que los precios no son abusivos aún pudiendo el establecimiento.


Piscina de nuestro campamento

Un bueno chuletón para cenar

Entrada a nuestro campamento, con los accesos electrificados para
evitar la entrada de animales (y salida de los humanos a pie)


A aproximadamente unos 60 kms, está el campamento de Skukuza y que utilizábamos para desayunar ya que cuando salíamos con el coche, aún no estaba abierto el restaurante de nuestro campamento. Al ser Skukuza un gran campamento base, las instalaciones eran mejores pero había mucho movimiento de personas y eso le restaba atractivo.


Monumento en homenaje a los fundadores del Parque Kruger


Entrada al campamento Skukuza

Desayuno típico en el Campamento Skukuza

-           
RECOMENDACIONES

A continuación, voy a contar algunas recomendaciones a la hora de alojarse y disfrutar de la fauna y flora del Parque Kruger.

Es un lugar en el que nos deberemos levantar temprano, sobre las cinco y media de la madrugada. Los animales son seres que seguro que en las peores horas del día, al mediodía, querrán protegerse del sol y tal vez a esas horas, estén durmiendo. Por tanto, gran parte de la actividad, la realizarán al amanecer y atardecer.


En este parque, a quién madruga, Dios le ayuda. Y nunca mejor dicho


Lógicamente, vamos a ver animales y por tanto, no son actores programados ni pagados que a una hora determinada tengan que estar en un lugar (como si fuera en la película “El Show de Truman”). Por tanto, podremos estar conduciendo un buen rato y no ver un animal y luego, ver casi todos de golpe. De hecho, mi mujer y yo estuvimos tres días y el primero fue el mejor. Los dos últimos, nos costó ver algún animal que otro. No obstante, es un parque que veremos muchísimos, o sea, que en ese sentido, no saldremos defraudados.

De noche, no se puede salir de nuestro campamento ya que está protegido por vallas y éstas cierran. Los horarios son para salir del campamento, según la época del año, entre las cinco de la mañana y las seis de la tarde. Al mediodía, al igual que los animales, lo mejor es ir al alojamiento y descansar o bañarse en la piscina. No obstante, en el Parque también se ofrecen tours con camionetas preparados para este tipo de lugares que salen por unos 20 euros por persona (recorrido de unas tres horas) y que además, tienen caminos exclusivos únicamente para ellos. Tal vez, coger una excursión de estas, estaría bien.
Interior de las camionetas para ver excursiones dentro del Parque



El adentarse por caminos privados, permitió ver esta gran
manada de elefantes.

En los alojamientos no hay ni televisión ni wifi, o sea, desconexión total. Hay zonas donde se puede hacer barbacoa, cada cabaña tenía la suya, pero a las nueve y media de la noche, ya deben cesarse. De todas formas, sinceramente, tras venir uno muy cansado y con los precios accesibles del restaurante, no le daban a uno muchas ganas de calentar leña. No obstante, en Sudáfrica, como en muchos países que fueron antiguas colonias británicas, es toda una institución.

Es conveniente descargarse en aplicaciones como google maps los mapas de dichas zonas. Dichos mapas se pueden usar offline, o sea, sin conexión de datos. Es muy recomendable ya que así tendremos información sobre cuánto nos queda por llegar a un campamento determinado. No obstante, los caminos dentro del Parque Kruger están bien indicados.

Como complementos para llevarse al Parque Kruger, unos prismáticos son recomendables pero no necesarios. No obstante, si nuestra cámara de fotos tiene un zoom muy bueno, podremos usarlo como alternativa.

Si uno se aloja en el campamento Berg-en-Dal, quizá el mejor recorrido sea llegar hasta al campamento Skukuza y volver. Más al norte de Skukuza, la vegetación se convierte en muy seca y hace que la vida animal sea más difícil y por tanto, con menos posibilidades de encontrar animales.

¿Sobre cuantos días estar en Kruger? Ya eso lógicamente depende de cada persona pero yo pienso que estando entre dos y cuatro días sería más que suficiente. Hay que tener en cuenta que una gran parte del día, lo pasaremos dentro del coche y eso hace que ya por la noche, tengamos bastante dolor de espalda. Una opción interesante es ir cambiando de parque nacional como hicimos mi mujer y yo, que estuvimos en Kruger unos tres días y luego, vimos posteriormente otros parques en Swazilandia y la costa este sudafricana; eso si, ya sin pernoctar dentro de dichos parques.

Con respecto al coche a alquilar, mi mujer y yo cogimos un modelo tipo Volkswagen Polo y es más que suficiente. En el Parque Kruger hay caminos que solo pueden acceder todoterrenos pero sinceramente, no creo que me merezca la pena pagar la gran diferencia entre ambos tipos de coches para poder acceder a esos caminos. Aquí les enseño algunas fotos de la carretera principal en el interior del Parque Kruger y se puede ver como se pueden divisar grandes animales sin problema:









Y aquí termina mi post sobre este fantástico lugar. Si tienen oportunidad de verlo, no la desaprovechen. Aquí les dejo con una pequeña colección de fotografías, sacadas desde nuestro propio coche alquilado.





























No hay comentarios:

Publicar un comentario