miércoles, 22 de febrero de 2017

Viaje a Jordania, 1º parte. Consejos prácticos

Durante el mes de enero, en la segunda quincena, tuve la oportunidad de conocer una gran parte de este país, el Reino Hachemita de Jordania. Lógicamente, el gran atractivo de esta nación es que en ella está una de las nuevas siete maravillas del mundo, la ciudad oculta de Petra. Tal vez esto sea lo único que tendrán muchas personas en mente de este país, pero eso es una mínima parte y además, hay “monumentos” intangibles como son la simpatía y humildad de los jordanos que para conocerla, hay que ir.

En los siguientes posts, hablaré de consejos a tener en cuenta a la hora de visitar este país así como de los lugares que vimos y que al final, verán la gran cantidad de posibilidades que nos ofrece esta nación, desde un encuentro con la historia hasta una fascinante naturaleza, muy difícil de ver en otras latitudes y en tan poco espacio.


REQUISITOS DE ENTRADA Y OTROS DATOS.

Jordania está situada en el Cercano Oriente haciendo frontera con países tales como Siria, Irak, Arabia Saudí, Israel, etc. Tiene únicamente unos 26 kms de costa, con el Mar Rojo a través de la ciudad de Aqaba, paraíso de los amantes del submarinismo.

Situación de Jordania en el mundo


Mapa de Jordania

Para entrar a Jordania, se requiere tener pasaporte con una vigencia de al menos seis meses (como la gran mayoría de los países). El visado, se puede conseguir en el mismo aeropuerto y tiene un coste de 40 dinares (unos 53 euros).

La moneda oficial es el dinar jordano, y cuyo cambio es 1 dinar=1,33 euros (ver www.xe.com para el cambio oficial del día). En referente a cajeros automáticos, no hay problema en encontrar alguno, especialmente en las zonas más turísticas.

No obstante, cuando se va a visitar Jordania y asumiendo que se verá Petra y otros lugares muy interesantes, sin duda, lo mejor es comprarse la Jordan Pass, que nos permitirá ahorrar bastante dinero. Hay diversos precios para esta tarjeta y vendrá en función de los días que deseemos acceder a Petra, que dicho sea de paso, es quizá uno de los lugares más caros que hemos visitado mi mujer y yo. Así para un día, la entrada cuesta 50 dinares (66 euros), para dos es 55 dinares (unos 73 euros) y finalmente, para tres días, son 60 dinares (80 euros). ¿Con cuantos días sería suficiente visitar Petra? Lógicamente, ya es una decisión personal pero yo creo que sinceramente, con dos días, es más que suficiente.

Con la tarjeta Jordan Pass, que incluye el visado, otros muchos lugares y la visita a Petra, tendremos, que para un día de acceso a Petra, es 70 dinares (unos 93 euros), para dos, es 75 dinares (100 euros) y para tres, es 80 dinares (unos 105 euros). Teniendo en cuenta que si compráramos el visado y un día a Petra por separado, nos costaría sobre 120 euros, pues no está nada mal adquirir esta tarjeta sabiendo que también están incluidos otros 40 monumentos en dicho precio.

Si desean adquirir esta tarjeta (que en el fondo es un pdf que hay que imprimir y que hay que llevarla todo el viaje encima), hay que hacerlo ANTES de llegar Jordania. Para más info, ir a la web.

Otro aspecto a tener en cuenta cuando se visita Jordania, es su climatología. Mi mujer y yo, como comentamos, estuvimos a finales de enero, y las temperaturas, difícilmente sobrepasaban los 10 grados. Incluso, nuestro último día en ese país, llegó a nevar, como se ven en las fotografías. Tal vez una buena época sea entre marzo y junio y posteriormente entre finales de septiembre y noviembre. El verano, no es buena idea, porque muchas veces las temperaturas sobrepasan los 40 grados y visitar Petra o las ruinas romanas de Jerash, con esas temperaturas, no debe ser lo más agradable precisamente.

Nieve en Ammán en la víspera de irnos.




COMO LLEGAR A JORDANIA.

Desde Madrid hasta Ammán (la capital de Jordania), existen vuelos directos a través de la compañía jordana “Royal Jordanian”, con una duración de 5 horas aproximadamente. También, con escalas, desde Estambul, con la Turkish Airlines o con una breve escala en Roma, con Alitalia.

Ver algunos ejemplos en Kayak.com para el mes de junio.

Lógicamente, todo depende de la balanza entre un presupuesto asignado al vuelo y las horas a emplear para llegar.

El Aeropuerto Internacional de Ammán (más info) es bastante moderno y para llegar desde dicho lugar a la capital, existen varias formas:

-        A través del bus (ver más info). Es la opción más barata pero también la más incómoda, sobre todo si se va con mucho equipaje. Además, al llegar a la estación de buses en la capital, tengamos probablemente que coger un taxi y en este país, muy pocas veces se usa el taxímetro y hay que acordar verbalmente las tarifas.
-           
-        Taxi: El trayecto con taxis oficiales hasta la capital tiene un coste fijo de 20 dinares jordanos (unos 26 euros). Si se dispone de la aplicación Uber (el aeropuerto tiene wifi), el coste es de 15 dinares (unos 20 euros).

Muy bonito y luminoso el Aeropuerto de Ammán



Royal Jordanian, la compañía de bandera del país



     COMO MOVERSE POR JORDANIA.

Realmente, este quizá sea uno de los puntos más escabrosos y que hay que meditar mejor sobre las diversas posibilidades.

Jordania, pese a ser un país relativamente pequeño, con unos 92.000 kilómetros cuadrados (similar a la extensión de Andalucía), sus principales atractivos turísticos, los tiene alejados entre un lugar y otro. Así, por ejemplo, entre Ammán y Petra hay unas tres horas de carretera, o una hora más si nos dirigimos al Mar Rojo.

Asimismo, si nos surge la posibilidad de alquilar un coche, hay que tener en cuenta que durante los días de visita en Ammán, tal vez no sea recomendable cogerlo debido a que es una ciudad con calles muy empinadas y el tráfico, a veces es caótica y puede resultar desconcertante para los estándares europeos.  También, en los días que se estaría en Petra, el coche no sería necesario cogerlo. Por eso, lo de coger un coche durante una semana para al final, hacer los trayectos largos, tal vez sea una pérdida de dinero. Además, hay que tener en cuenta que las carreteras jordanas, precisamente, no están muy bien conservadas y nos encontraremos con bastantes baches a lo largo sus autopistas. En señalización, no hay problema ya que también hay inscripciones en alfabeto latino y como GPS, podremos usar aplicaciones gratuitas de internet como Google Maps.

Las carreteras aunque relativamente bien, tenía poco mantenimiento

Los principales lugares turísticos, se señalizaban también con alfabeto latino

Más de una vez, se veía por el camino imágenes idílicas como estas



Con respecto a los buses, sinceramente el servicio deja mucho que desear ya que no hay unos horarios prestablecidos y hay que esperar a que los buses se llenen para que salgan. Y la capacidad de éstos no es muy grande y si vamos con maletas, tal vez ni haya sitio para ellas. Como muestra, tenemos que por ejemplo para ir de Ammán a Wadi Musa (la ciudad que está al lado de Petra), un bus  con ciertas dimensiones y comodidades acordes a los europeos, únicamente sale uno en dirección de Ammán a Petra a las 6:30 de la mañana y el de vuelta, a las 16:30. Tal vez, este enfocado a ir y volver el mismo día. Estos horarios, son servidos a través de la compañía Jett y el precio es de 10 dinares (unos 13 euros). Para más info sobre esta compañía y horarios a otros destinos, pulse aquí.


Autobuses típicos para trasladarse de una ciudad a otra

La estación de Wadi Musa (Petra). Como ven, una estación algo desfasada
para un lugar tan turístico.
Tal vez, una opción adecuada y acorde podría ser coger taxis entre las ciudades a visitar. Jordania, aunque sea un país relativamente pobre, en este sentido es mucho más caro que los  transportes de, por ejemplo, el sureste asiático y así un trayecto en Ammán y Petra, saldrá, regateando sobre los 70 dinares (unos 100 euros).

Los taxis, en general, eran amplios y cómodos

Por tanto, en ese sentido, el de los transportes públicos, Jordania debe mejorar mucho para ponerse a la altura de otros países que intentan atraer turismo.

DONDE ALOJARSE

En general, la oferta de alojamiento en Jordania es buena y con presupuestos para todos los públicos. Los estándares de calidad y limpieza nos parecieron buenos. Muy recomendables al reservar una habitación en un hotel, que incluya la opción de desayuno. Con ello, nos evitaremos el perder tiempo en buscar algún lugar para comer y además, hay que tener en cuenta que el concepto de bar en Jordania no es el mismo que en España. En los sucesivos posts, hablaré de los hoteles donde nos alojamos, que nos parecieron muy correctos.

Booking.com

QUE COMER

Jordania es un buen lugar para comer, predominando lógicamente la comida árabe y en ésta, el hummus y el falafel, tienen un protagonismo especial. Al ser un país musulmán, no se puede comer carne de cerdo y en lo referente al alcohol, hay muchas restricciones aunque en buenos hoteles y zonas turísticas (como Petra) se puede conseguir aunque a precios de entre 3 y 4 euros la botella.

Asimismo, Jordania es un paraíso en lo referente a frutos secos y otros comestibles, como por ejemplo, las olivas. Que mejor muestra de todo ello que en un mercado.

Mercado del Zoco de Ammán




Una gran cantidad de frutos secos para elegir


Y de olivas



SEGURIDAD

Aquí viene el gran dilema y por el que muchos, tal vez, se hayan echado atrás para visitar este hermoso país. Viendo su situación en el mapa, vemos que hace frontera con Irak y Siria. Ya para muchos turistas, eso sería un hándicap. Asimismo, hubo relativamente hace poco un atentado (diciembre de 2016) que le costó la vida a catorce personas. Pero sinceramente, si hoy en día quisiéramos estar tranquilos, no saldríamos de casa y tampoco, debemos ceder al chantaje del terror y del horror. Cuando estuvimos nosotros, en todos los lugares turísticos habían desplegados policías y militares y hubo numerosos controles en carretera.


Más de una vez, vimos aviones de guerra sobrevolar el cielo de Ammán


Policias en un lugar turístico de Ammán

Una camioneta policial en un control de carretera

Una camioneta policial en Petra

Desgraciadamente, el terrorismo ha hecho mella y el turismo, era relativamente poco, salvado  principalmente porque coincidió con el Año Nuevo Chino y habían muchos allí, combinando el viaje con Israel.

Pero este pueblo, el jordano, que a lo largo de su joven historia como nación, ha sabido dar lecciones de integridad y paz entre las diversas religiones que se profesan allá, no merece darlo de lado y ahora más que nunca, necesitan turistas y por tanto, divisas y riquezas para este país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario