viernes, 24 de marzo de 2017

Viaje a Jordania, 4º parte. Jerash, Wadi Rum y posibles sugerencias.

En este cuarto y último artículo sobre Jordania, hablaremos de otros lugares donde estuvimos así como de algunas sugerencias más para visitar en este hermoso país.

Tras varios posts, muchos lectores verán que Jordania no solo se limita a su archíconocido monumento de Petra, sino que ofrece una serie de alternativas y lugares muy a tener en cuenta para unas vacaciones. Tal vez, en este pequeño país, se pueda encontrar todo lo que uno desee, desde playas a montañas, buena gastronomía, un cruce de civilizaciones y cultura increíble etc.

Y precisamente, de esto último, un referente impresionante lo tenemos en Jerash, que como había dejado caer en el post anterior, es el lugar de Jordania que más me impactó y gustó.


JERASH

Hablar de Jerash (o también conocida como Gerasa), es hablar inconfundiblemente de sus ruinas romanas, quizá una de las mejores conservadas del mundo. Al igual que hice en posts anteriores, en lo referente a historia, me remitiré a la web oficial de turismo jordano.

Un poco de historia

La antigua ciudad de Jerash, que rivaliza con Petra en la lista de los destinos favoritos de Jordania, siempre ha estado ocupada por asentamientos humanos, desde hace más de 6.500 años.

Jerash yace en una planicie rodeada de empinadas zonas boscosas y fértiles cuencas. Conquistada por el General Pompeyo en el año 63 aC, cayó bajo dominio romano y fue una de las diez grandes ciudades romanas, la Decápolis.

La ciudad vivió su época dorada durante el dominio romano, durante el cual se conocía como Gerasa y hoy en día se considera una de las ciudades romanas mejor conservadas de todo el mundo. Oculto durante siglos en la arena antes de la excavaciones y restauraciones llevadas a cabo durante los últimos 70 años, Jerash revela un perfecto ejemplo del gran urbanismo formal romano de provincias que se puede admirar en todo Oriente Próximo: pavimentos y calles franqueadas por columnas, templos en las cumbres de las montañas, teatros impresionantes, plazas públicas espaciosas, baños, fuentes y ciudades amuralladas atravesadas por torres y columnas.

Tras esa apariencia grecorromana, la ciudad de Jerash también preserva una sutil mezcla de oriente y occidente. Su arquitectura, religión e idiomas reflejan un proceso mediante el cual dos potentes culturas se mezclaron y convivieron: el mundo grecorromano de la cuenca del Mediterráneo y las antiguas tradiciones del oriente árabe.

La ciudad moderna de Jerash se encuentra al este de las ruinas. La antigua y la nueva ciudad están separadas únicamente por un muro, pero la cuidadosa conservación y planificación de la ciudad han hecho posible que la ciudad se desarrolle por sí misma fuera de las ruinas, por lo que no hay ningún tipo de invasión de los sitios antiguos.

Como llegar

Como había comentado en anteriores posts, el servicio público de Jordania, deja mucho que desear. Quizá la mejor manera, sea llegar en taxi, que lógicamente habrá que acordar la tarifa aunque si se contrata con la aplicación de Uber, el trayecto ronda los 15 euros.

El camino entre Ammán y Jerash es de aproximadamente una hora y en ese recorrido, veremos más de una vez, señales indicando a Siria. Ver esos carteles, me traía mucha pena ante ese gran horror que está sufriendo ese pueblo.



Datos prácticos y consejos

La entrada al recinto, si se ha comprado el Jordan Pass, está incluída (otra reiteración más para comprar este pase, que al final, nos compensará mucho).  En caso de no tenerlo, la entrada cuesta 10 dinares jordanos (unos 13 euros).

Horario de apertura: en invierno, de 08:00 a 16:00 y en verano, de 08:00 a 17:00.

Todo el complejo de Jerash está al aire libre y la época del año en la que la visitemos, determinará mucho la sensación final. Así, mi mujer y yo fuimos en enero y relativamente hacía algo de frío pero pudimos disfrutarlo a gusto. Si se visita en los meses estivales, tal vez pueda ser un pequeño infierno y la sensación final, sea agridulce.

En lo referente a la vestimenta y calzado, se recomienda que sea cómodo ya que subiremos por escaleras muy pronunciadas o por pequeñas laderas.

Asimismo, en el interior de dicho complejo hay un restaurante y a la entrada, hay algunos puestos de venta de souvenirs y también de agua y refrescos. Por tanto, no hay que venir con muchas provisiones de Ammán ya que allí, uno puede comprar lo que necesite a lo largo del día.





Restaurante en el interior del complejo.


La Visita

El Arco de Adriano
Construido para conmemorar la visita del emperador Adriano a Jerash en el año 129 dC, este espléndido arco del triunfo se construyó para ser la entrada sur principal de la ciudad, sin embargo, los planes de expansión nunca se completaron.

El hipódromo
Este enorme estadio tenía 245 m de longitud y 52 m de anchura y tenía un aforo para 15.000 espectadores, que podían contemplar carreras de cuadrigas y otros deportes. La fecha exacta de su construcción no está muy clara, pero se calcula que fue entre la mitad del siglo II y el siglo III dC. También se pueden revivir los días en que los gladiadores y los aurigas aparecían ante la multitud, ya que se realiza una representación teatral diaria puesta en escena por el proyecto RACE (Representación del ejército y las cuadrigas romanas, del inglés Roman Army and Chariot Experience). Para obtener más información sobre el proyecto RACE, visite www.jerashchariots.com

La Plaza ovalada
Esta espaciosa plaza mide 90 m x 80 m y está rodeada por una ancha acera y un conjunto de columnas jónicas que datan del siglo I dC. En el centro, hay dos altares y se agregó una fuente en el siglo VII dC. Esta estructura cuadrada alberga en la actualidad una columna central que se erigió recientemente y se utiliza para contener la llama que del Festival de Jerash.




La calle de las columnas
Aún pavimentada con las piedras originales (todavía se pueden ver los surcos que dejaron las cuadrigas), el Cardo (calle con orientación norte-sur en un campamento militar o colonia romana) de 800 m de longitud fue el centro y punto principal de Jerash. Un sistema subterráneo de alcantarillado recorre la longitud total del Cardo y los orificios situados regularmente a los lados de la calle canalizaban el agua de la lluvia hacia los desagües.



La catedral
Siguiendo por Cardo Maximus, a la izquierda encontramos la monumental puerta del templo romano de Dionisio, lujosamente tallada y perteneciente al siglo II. En el siglo IV, el templo fue reconstruido como una iglesia bizantina a la que ahora se hace referencia como la Catedral (aunque no hay ninguna evidencia de que tuviera mayor importancia que las otras iglesias). En la parte superior de las escaleras, frente a la pared este de la catedral, está situado el santuario de Santa María, con una inscripción pintada dedicada a la Virgen María y a los arcángeles Miguel y Gabriel.


El ninfeo
Fuente ornamental construida en el año 191 dC y dedicada a las ninfas. Este tipo de fuentes era muy común en las ciudades romanas y proporcionaban un punto refrescante para la ciudad. Este es uno de los ejemplos mejor conservados que fue ornamentado originalmente con mármol en el nivel inferior y con yeso pintado en el nivel superior, ambos coronados por un techo de media bóveda. El agua descendía en forma de cascada a través de siete cabezas de leones talladas hasta unas pequeñas cuencas situadas en la acera y fluía hasta los desagües del sistema subterráneo de alcantarillado.

El Teatro del Norte
El Teatro del Norte se construyó en el año 165 dC. Su parte frontal es una plaza con columnas y con una escalera que lleva hasta la entrada. El teatro originalmente tenía sólo 14 filas de asientos y se utilizaba para representaciones, reuniones del consejo de la ciudad, etc. En el año 235 dC, el teatro duplicó su tamaño hasta su capacidad actual, un aforo de 1.600 personas. El teatro cayó en desuso en el siglo V y muchas de sus piedras se extrajeron para construir otros edificios.

El Teatro del Sur

Construido durante el mandato del emperador Domiciano, entre los años 90 y 92 dC, este teatro tiene un aforo de más de 3.000 espectadores. El primer nivel del escenario ornamental, que originalmente fue una estructura de dos plantas, se ha reconstruido en la actualidad y aún se utiliza. La impresionante acústica del teatro permite al orador situarse en el centro de la planta de la orquesta y que se escuche perfectamente en todo el recinto sin necesidad de alzar la voz. Dos pasillos abovedados llevan hasta la parte de la orquesta y cuatro pasillos en la parte posterior del teatro dan acceso a las filas superiores de asientos. Algunos asientos se podían reservar y aún se pueden ver las letras griegas que les daban nombre.





Museo arqueológico de Jerash

El Museo arqueológico de Jerash se fundó en 1923 dentro de una de las cámaras del patio del templo de Artemisa. En 1985, el museo se trasladó a una antigua casa de descanso reformada y su primera exposición se tituló “Jordania a través de los tiempos”. Actualmente, está dedicado por completo a los descubrimientos realizados en la región de Jerash y sus colecciones abarcan todos los periodos arqueológicos de la zona, desde el Neolítico, hasta el periodo mameluco. Las piezas se exhiben en orden cronológico con divisiones según su tipología y función.

El museo acoge además una gran colección de cerámica, cristal, metales y monedas, además de piedras preciosas, figuritas y estatuillas, altares de piedra y mármol, y mosaicos. En el jardín del museo, se puede apreciar una inscripción monumental en griego y latín junto a varias estatuas de mármol y sarcófagos de piedra. Jerash (o Gerasa) fue una de las ciudades de la Decápolis.




Se considera una de las ciudades más grandes de las provincias romanas y cuenta con templos, calzadas, teatros, puentes y baños romanos bien conservados. La ciudad también hace gala de su arquitectura monumental en excelentes condiciones de conservación: la gran puerta monumental, el ninfeo y el hipódromo. Existen 18 iglesias del periodo bizantino, la mayoría de ellas con suelos de mosaico. La muralla tiene cuatro puertas y todavía puede admirarse en muchos lugares.





Situado dentro de las ruinas, el museo abre todos los días, de 08:00 a 16:00 horas en invierno y de 08:00 a 19:00 horas en verano (los viernes y los días festivos el horario es de 10:00 a 15:00 horas). La entrada es gratuita.  




Booking.com

EL DESIERTO DE WADI RUM

Otra de las maravillas de Jordania es su fastuoso desierto de Wadi Rum, con un paisaje algo distinto al que podríamos ver en otros lados. Así, en vez de grandes dunas veremos unas montañas rojizas, que le de un aspecto de grandeza.

Este desierto es famoso porque fue parte de algunos escenarios de la saga de la Guerra de las Galaxias.

En lo referente a visitarlo, tal vez de manera propia sería un relativo suicidio ya que adentrarse en un desierto es fácil pero salir de él, es difícil. Quizá la mejor opción sea contratando una excursión y ésta puede ser en grandes  grupos o personalizadas.

Mi mujer y yo decidimos personalizarla e ir solo nosotros con el guía. El modus operandi es salir de Wadi Musa (Petra) y llegar hasta el desierto, por carreteras convencionales, dura aproximadamente una hora y media. Ya en la entrada, nos cambiamos de coche (aunque me imagino que esto dependerá de cómo vinimos desde Wadi Musa ya que en nuestro caso fue con un taxi) para coger una especie de furgoneta tipo ranchera y ubicarnos atrás.


Vehículo con la parte trasera ya preparada para disfrutar del desierto
sentado atrás




El precio total de la excursión, que era una hora y media de trayecto ida y vuelta y tres horas por el desierto, fue de unos 80 euros en total. ¿si es caro o barato? Bueno, lógicamente ya eso depende de cada bolsillo lógicamente aunque pudimos notar que en general, las excursiones en Jordania son mucho más caras que por ejemplo en el sureste asiático, que por 10 euros por persona, te tienen todo el día de paseo como quien dice (ver algunas excursiones que hicimos allá). La excursión, la gestionamos directamente en nuestro hotel de Petra, muy recomendable

Pero sin duda alguna, independientemente del precio, fue una experiencia inenarrable y única ya que es un desierto totalmente diferente y a veces, el estar engullida por una naturaleza diferente, nos hace sentirnos sensaciones difícil de narrar.






Además, habíamos previsto tres días para Petra y nos dimos cuenta que en el primer día, se nos iba a hacer largo esos tres, así que decidimos que un día a medias en este lugar, sería una buena opción, como finalmente ocurrió.

Durante nuestro recorrido por el desierto, pudimos ver pequeños asentamientos beduinos que ofrecían paseos en camello a los turistas. Unas imágenes que, sin duda, nos remontaba a la época de las grandes caravanas.








Cuando fuimos mi mujer y yo, el día no acompañó mucho (fue en enero de 2017) y en la víspera de un gran temporal y tal vez la visión de las montañas, no fue la mejor. Pero como he indicado en otros posts, habría que ver también como se “disfrutaría” este desierto con 40 grados.


OTRAS SUGERENCIAS PARA VISITAR

En estos cuatro posts, hemos indicado los lugares donde estuvimos. Lógicamente, Jordania ofrece muchísimas más posibilidades y lugares que serían reseñables indicar si desean más opciones.

El Mar Muerto.- Es otro de los referentes en Jordania aunque esta opción la desechamos ya que en un viaje anterior a Israel, ya estuvimos allíMás info

Aqaba.- Es el único punto de acceso al mar que tiene Jordania, con un perímetro de unos 26 kms. Es bastante famoso por los fondos marinos que tiene. Dicha ciudad se encuentra a aproximadamente una hora de Wadi Musa (Petra). También la desechamos ya que en ese mismo viaje, haríamos dicha actividad en Omán y por tanto, no tendría sentido hacerlo. Más info de Aqaba y el Mar Rojo

Tal vez estas serían otras visitas muy recomendables pero en la web oficial de turismo de Jordania, encontrarán muchas más.


Y aquí termina nuestra crónica sobre este hermoso país. Ojalá, vuelva a recobrar sus antiguos índices de turismo ya que prácticamente, es la única riqueza que tiene este país y desgraciadamente, pudimos notar que la ausencia de visitantes, estaba haciendo mella en su frágil economía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario