viernes, 18 de diciembre de 2020

Resumen del año 2020 y expectativas para 2021


Sin duda este año 2020, ha estado marcado por la pandemia del COVID-19, que azota a todo el mundo. Imposible no hablar de ella sea el resumen que sea. Y por supuesto, quizá en un resumen de viajes realizados, sea donde más se pueda notar.

En este calamitoso año, mi mujer y yo hemos realizado pocos viajes, obviamente. A principios de año, justo dos días después de cerrar las autoridades chinas la ciudad de Wuhan, nos trasladamos de Pekín a Gran Canaria, nuestro lugar de residencia en España antes de emprender nuestra experiencia en el extranjero, en el 2013. Dichos billetes estaban comprados desde octubre de 2019 (unos tres meses antes de empezar la gran alarma), o sea que no fuimos para huir de China.


Durante ese mes, en Gran Canaria, seguíamos con expectación las noticias provenientes de China con cierta tristeza y más, especialmente, cuando no se sabía nada de dicho virus.

Volvimos para Pekín a finales de febrero y el ambiente al llegar a esta ciudad, era casi dantesco, con calles totalmente vacías y parques (los pulmones sociales de este país) prácticamente desangelados y sin público.




Afortunadamente, este país empezó a actuar rápido y se tomaron medidas que aunque en su momento se consideraron severas, finalmente se vieron que fueron positivas y en la actualidad, de mediados de año para acá, se vive con relativa tranquilidad salvo algunos pequeños brotes (no más de 10 personas normalmente en ciudades de millones de habitantes) y enseguida se toman medidas al respecto.

Salir de China conlleva realizar cuando se regresa una cuarentena estricta en un hotel durante 14 días, sin salir de la habitación para nada y pagándose uno mismo la estancia. Aparte de eso, los pocos y carísimos viajes para llegar y previo al viaje, los innumerables tests PCR que hay que realizar, se venga del país que se venga.

Por tanto, sinceramente, poco apetece salir de este país y ya somos conscientes que probablemente, el 2021 sea igual. Occidente tomó el camino de convivir con el virus pero se ha visto, desgraciadamente, que más bien es sobrevivir al virus y ya se está temiendo la tercera ola.


En Asia en general, las medidas han sido duras y no solo en China, donde los índices de afectados han sido bajos, sino también en Japón, Corea del Sur, Singapur, etc. O sea, que independientemente de la fiabilidad que pudiéramos tener del gigante asiático, también hay otras naciones cercanas que han sabido controlar esta pandemia.

Y pese a que en este país, China, todo está relativamente controlado, hay que tener en cuenta los numerosos controles a la llegada en cada localidad, lo que muchas veces también ha desincentivado viajar y por tanto, este año, hemos viajado poco.

Relativamente se podía echar la culpa a China del coronavirus en febrero o marzo, pero ya diez meses después de empezar todo esto y con las tristes cifras de muertos que hay en la gran mayoría de los países de Europa y América, “algo” no se ha hecho bien allá.

Ya entrando en el resumen en si, prácticamente nos hemos limitado a Pekín donde hemos conocido sus hermosos alrededores y joyas ocultas de la ciudad.

También visitamos, dos años después, la ciudad de Tianjin, donde pudimos descubrir nuevos lugares. Este viaje fue en octubre y ya la gran sensación de normalidad se notaba en la mayoría de las ciudades chinas.





Me queda pendiente hablar de la cercana ciudad de Binhai que ya escribiré el año que viene. Esta ciudad, estaba llamada a ser la Nueva York de China y se le dotó de hermosos edificios, entre ellos una de las bibliotecas más hermosas y pintorescas del mundo, pero la cosa no ha ido tan bien como se esperaba y en muchos aspectos, parece una ciudad totalmente fantasma.





Durante el mes de octubre, pasamos un fin de semana largo en la localidad de Shanhaiguan, que es famosa por ser el único punto de la Gran Muralla China que se adentra en el mar. Ello también significó que ocho meses después, volviéramos a ver el mar que, en nuestro caso, cuando se es isleño (nacidos en la isla de Gran Canaria), siempre se le echa de menos.




Y también, en diciembre, visitamos Hainan, conocido como el Hawai chino, con su eterno verano todo el año, con una naturaleza impresionante y también, famosa por ser el destino de muchos chinos en Luna de Miel.





De todos estos lugares, ya hablaré en los posts venideros


Con respecto a la previsión para el año que viene, aquí en China la gran mayoría somos conscientes que este país será el último probablemente que vuelva a la normalidad en lo referente a viajar fuera (es decir, que al volver no haya que hacer la cuarentena) y por tanto, mi esposa y yo, nos limitaremos a viajar por el interior. China es un país casi veinte veces más grande que España, con una cifra de lugares Patrimonio de la Humanidad que superan los cincuenta y con una diversidad de regiones, paisajes y culturas totalmente distintas unas de otras.

De hecho, ya antes de terminar el año, empezaremos un viaje de un mes que nos llevará por todo el sur del país, concretamente por las regiones de Fujian, Guangdong y también Guangxi. El invierno, en la gran mayoría de esta nación, es tan duro que muchas veces condiciona los viajes y por eso, a estas alturas del año, mejor buscar lugares algo más calentitos y huir, incluso del frío de Pekín, que puede llegar a temperaturas de diez bajo cero fácilmente.

Ya durante el verano, visitaremos regiones centrales de China como Qinhai, Gansu o Sichuan, donde las temperaturas serán ya más llevaderas.

Como había indicado, el próximo 2021 no esparemos que cambie mucho en China pero si hay una cierta apertura (o más bien, flexibilización al volver del extranjero), nuestro primer destino sería Mongolia. A tan solo dos horas de vuelo desde Pekín, es un lugar que nos apetece mucho.

Esperemos que el próximo año, ya se vea alguna esperanza y terminar toda la pesadilla que ha sido éste. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.


2 comentarios:

  1. Tiempos difíciles para los viajeros, hay que buscar alternativas de turismo interno, en vuestro caso tenéis casi un continente para elegir. En mi caso, no recuerdo cuantos años hace que no tenía a estas alturas ningún viaje reservado para el año siguiente. Saludos viajeros y felices fiestas.

    ResponderEliminar