sábado, 14 de junio de 2014

Viaje a Camboya (III). Siem Reap

Como habíamos comentado en nuestro anterior post, la ciudad principal que se usa de campamento base para visitar Angkor Wat, es Siem Reap.

Durante los días que se visitan los templos, creo que es bueno también, reservar algunas horas de la tarde para visitar, caminar y conocer dicha ciudad. Por desgracia, y por lo que vi, parece que el único “atractivo” de la ciudad para muchos, es tomarse cervezas en la famosa calle Pub Street pero sin duda, esta localidad, ofrece una serie de lugares muy interesantes y totalmente carente de turistas, lo cual, me llamó mucho la atención.

En lo referente a moverse por la ciudad, las distancias no son relativamente largas y nos podremos referenciar por el Río Siem Reap, que parte a la ciudad en dos. Si aún así necesitáramos transporte público, prácticamente el único que hay es tuk-tuk y la carrera cuesta entre uno y dos dólares. Lógicamente, no tiene taxímetros (meters) y hay que negociar pero la regla general es que si no se cruza el río, es un dólar y cruzando el río, dos.


Básicamente, la ciudad se divide en dos, por el lado izquierdo del Río Siem Reap, se encuentra el gran núcleo turístico, con los hoteles, las agencias de viajes, Pub Street, los principales mercadillo, etc. Sin embargo, en el lado derecho, nos encontraremos prácticamente con una ciudad distinta, la habitada por la población local, en la que podremos ver su día a día, hemosos templos budistas, etc. Recomiendo mucha una visita a este lado del río.

Aquí muestro dos mapas de dicha localidad:




Para comer, en la calle donde estaba mi hotel, el Memoire d’Angkor Wat (ver mi post anterior para más información), la calle Sivatha Boulevard, había buenos restaurantes especializados en comida camboyana o asiática en general. Asimismo, dicha calle es donde se encuentra la gran mayoría de agencias de viajes para contratar excursiones. Unas buenas recomendaciones son por ejemplo el Café Indochina o el Khmer Food Place.En esta web, un gran listado de restaurantes en Siem Reap.

Si por el contrario, se desea comprar alimentos para llevar a casa, una buena opción es el Centro Comercial Lucky Mall, justo al lado del hotel que comenté más arriba.

La Calle Sivatha Boulevard, la principal zona comercial de Siem Reap


El restaurante Khmer Food Place, especializado en en el estilo kmer de carne
a la barbacoa

El centro comercial Lucky Mall, con un supermercado para dotarse de provisiones
para Angkor Wat y también para llevarse algún recuerdo culinario de Camboya


En general la infraestructura turística es muy buena en Siem Reap. No falta de nada. En el fondo, son ciudades un poco artificiales que surgen por la necesidad de dotar de alojamiento a los viajeros ante la cercanía de un lugar importante. El que haya visitado Aguascalientes (Machu Picchu pueblo) y Siem Reap, verá que en el fondo da la sensación de seguir un patrón de copiar y pegar.

Afortunadamente, Siem Reap también dispone de lugares genuinos donde prácticamente solo se ve población local y esos fueron los lugares que más me gustaron.

Aquí, les relato los principales lugares a ver de Siem Reap.


PUB STREET.

Como empecé a hablar de este lugar antes, pues ya lo comento. Pub Street es la principal zona de ocio de Siem Reap. Dicha calle junto con sus aledaños sirve como de relajo tras las muchas horas caminando por Angkor Wat. El ambiente es el que fácilmente nos podríamos encontrar en cualquier localidad turística de España, es decir, muchas terrazas y alcohol. Asímismo, en calles perpendiculares y paralelas, existen mercadillos con la alimentación típica de Camboya. Dichas terrazas, empiezan a llenarse a partir de las ocho de la noche.

No está mal el ambiente, al menos cuando nosotros estuvimos, no observamos ni borracheras ni peleas, algo muy común, por desgracia en muchas ciudades turísticas de la costa de España.







OLD MARKET (MERCADO VIEJO).

A unas pocas calles de Pub Street, se encuentra Old Market (o Psar Chaa), formando así el principal punto donde se encuentra la gran inmensidad de turistas de Siem Reap

Lógicamente en cualquier ciudad del sureste asiático, no podía faltar el mercado que según la importancia que tenga el turismo, se enfocará más a éste sector que al local. Así, en dicho mercado pudimos ver una gran cantidad de souvenirs para los turistas tales como camisas, gorras, llaveros, etc.

También, por supuesto, los tradicionales puestos de comida, muy característicos en esta zona, donde podremos observar la diversidad de la comida camboyana.

Visitar un mercadillo local creo que siempre debe estar entre los objetivos a ver por parte de un viajero ya que son en estos lugares donde mejor se ve la idiosincrasia, costumbres y tradiciones de un pueblo. Es quizá, y muchas veces, si deseamos obtener una información rápida de la forma de vida de un país o ciudad, el lugar idóneo.

Asimismo, en las cercanías a dicho mercado, existen librerías muy interesantes donde se puede encontrar gran información sobre la historia de Angkor Wat en particular y de Camboya en general.










HERENCIA FRANCESA

Camboya fue una colonia francesa durante casi 100 años, hasta que consiguió su independencia en 1953. Eso, y pese a la terrible dictadura que sufrió dicho país entre 1975 y 1979 por parte de los jemeres rojos de acabar con todo lo anterior (cuando hable de Phnom Penh, ya explicaré más profundamente esta triste etapa de la historia de Camboya) aún se puede ver en muchas ciudades de dicho país. Lógicamente, muchas construcciones están en un estado algo decadente pese a los empeños de las autoridades camboyanas de preservar dichos edificios. Pero bueno, ¿quien no ha ido alguna vez a alguna ciudad (en la que Lisboa es uno de los mayores referentes) y ha visto en esa decadencia, algo tan hermoso? La principal calle para ver dichos edificios es la calle Pithnou Street (perpendicular a la famosa Pub Street).

Estos edificios, es quizá de lo poco de estilo francésque quede en Camboya. La pastelería también es bastante buena pero como indiqué más arriba, los cuatro años de terror de los jemeres rojos, acabaron prácticamente con todo lo que hace referencia a Francia incluido el francés, que aunque sea idioma cooficial junto con el camboyano, prácticamente ya no lo habla casi nadie (durante los jemeres rojos, el que hablaba francés, se le considera una persona culta y era ejecutado) de la población local y si están aprendiendo un idioma, ese es el inglés, lógicamente por ser el más hablado entre los turistas o al menos, el que uno está “obligado” a saber si viaja por el extranjero.

Un trocito de la arquitectura francesa aún se puede ver en Camboya



Los famosos tuk-tuk, prácticamente el único medio de transporte
público en Siem Reap y salvo para distancias largas, de Camboya


PAGODAS

Pero para mi, el principal actractivo que encontré en Siem Reap, eran los lugares que no había prácticamente ningún turistas por no decir nadie y es mirando el mapa, lo que hay justo a la derecha del Río Siem Reap. Tras cruzar dicho río por el Old Market Bridge, la ciuda cambia totalmente y es “tomada” por la población local. Si se dispone de un mapa de la localidad (que se puede encontrar fácilmente en cualquier hotel o agencia), llegar hasta dichos templos, no debe ser difícil.

Y como dije, si no hay turistas, podemos encontrar esos momentos de tranqulidad que tras largas horas al sol en Angkor Wat, uno deseaba.

Tras cruzar justo el puente y siguiente por la derecha, encontraremos Wat Damnak. Hay que tener en cuenta que la palabra Wat significa templo. La gran mayoría de estos lugares, aparte del rezo, sirve también para escuelas y lugar de residencia de los monjes budistas y por tanto, podremos deleitarnos con todo ese trasiego de monjes de un lugar a otro u observar como hacen la vida cotidiana tales como pasear, colgar la ropa, bañarse, etc.

Posteriormente tras visitar dicho templo, para ver otros más, lo idóneo es seguir el curso del río en dirección contraria, tal y como se observa en el mapa que adjunto.  El camino bordeando el río es muy ameno. Se nota que al menos, parte de las divisas provenientes del turismo, se reinvierte en la ciudad.En mi caso, visité también los templos de Wat Bo y Wat Po Lanka.

Además, estos dos últimos templos ya estaban en zonas totalmente locales y se cambia mucho el chip con respecto a Pub Street.

Old Market Bridge (Puente del Mercado Viejo).

El Río Siem Reap, que divide a la ciudad en dos. No sólo geográficamente,
sino culturalmente


Hermosas las pagodas que encontramos al lado derecho del río y
sin prácticamente turistas. Un lugar idóneo para desconectarse


Sin duda, una riqueza arquitectónica digna de ver






Dichas pagodas, sirven también de hogar de muchos monjes
budistas.

JARDINES REALES DE LA INDEPENDENCIA 

Y tras ver dichos templos y no volver por el mismo camino, una opción interesante es cruzar el rio a través del Stone Bridge (Puente de Piedra) y observar los bonitos jardines denominados Royal Independence Gardens (Jardines Reales de la Independencia). Justo enfrente de dichos jardines, se encuentra la residencia real que usa el Rey de Camboya cuando se hospeda en dicha ciudad.

Por tanto, vemos que es una ciudad que esconde muchos tesoros y que por tanto, es un complemento (que no sustitutivo) de Angkor Wat. Merece mucho la pena la parte derecha del río. No hace falta irse a una aldea perdida para ver la Camboya profunda, aquí, dentro de lo que cabe, ya se veía la vida típica de los camboyanos.

Cerca de dichos jardines puede ver una de esas concentraciones de baile, muy
común en Asia.

Al fondo, podemos ver el Grand Hotel Angkor 

CAMINO A TONLE SAP

Otra de las principales atracciones cercanas a Siem Reap, es el Lago Tonle Sap, desde cuyo embarcadero, se realizan pequeñas travesías para ver poblados flotantes. Desde este mismo lugar, salen los barcos a la localidad de Battambang pero la duración del barco dependerá del cauce del lago y del río del mismo cauce. Mi mujer y yo habíamos ido para Camboya en marzo y nos habían comentado que el nivel del agua estaba muy bajo por las pocas lluvias y que dicho trayecto nos podría llevar unas ocho horas. Eso significaba prácticamente un día de viaje y por lo apretado de nuestro plan, no nos lo podíamos permitir.

Pero sin embargo, fuimos hasta el embarcadero ya que queríamos ver dicho lago. Pero la sorpresa fue agradable cuando en el trayecto entre Siem Reap y el lago, vimos una muestra más de lugares virgenes para los turistas, con un estilo de vida propio de los camboyanos, de tranquilidad total, de no pasar el tiempo. Además, en la carretera que une ambos puntos, existen muchas casas locales que sirven de mini cafetería y con unas cómodas hamacas para echarse un rato.Lo recomiendo mucho.








Lugares para echarse un ratillo.


Con tan poca cosa con la que se ven felices a los niños en Camboya.

Embarcadero de Tonle Sap




Otro lugar intesante para visitar en Siem Reap, sería el Museo Nacional de Angkor, que versa sobre dicho lugar. Pero después de estar allá y vero en su estado puro, consideramos que no merecía la pena.
  

En mi siguiente post, hablaré de Battambang, la segunda ciudad de Camboya. Una ciudad que normalmente queda fuera de los circuitos turísticos y que era lo que mi mujer y yo buscábamos, un lugar sin prácticamente turistas, y que pudieramos plasmar esa esencia de tranquilidad y relativo aislamiento del mundo global que a veces uno desea. Y ya lo creo que lo fue. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario