miércoles, 16 de julio de 2014

Viaje a Camboya (V). Phnom Penh, 1º parte.

Nuestro último destino en este maravilloso país, nos llevaba su capital, Phnom Penh. Para planificar una efectiva visita a ella, tal vez lo mejor sea dedicar una gran parte del día a los horrores que nos dejó los Jemeres Rojos  y luego, otra parte para visitar los diversos mercados  que hay (ambos lo dedicaré en mi próximo post), y lógicamente, para visitar los lugares más emblemáticos de la ciudad. Aunque a veces, en el sureste asiático, ya el callejear es a veces ver un gran museo viviente.

Si en el anterior traslado entre una ciudad y otra, habíamos utilizado un taxi, en este caso, al preguntar en Battambang, nos pedían 75 dólares (unos 50 euros) por un trayecto de unas cinco horas, nos pareció excesivo así que recurrimos a utilizar el servicio de autobuses con Mekong Express, que costó 12 dólares (unos 9 euros por persona) y fue un viaje bastante cómodo y además en una minivan. Además, en Camboya, estos tipos de autobuses hacen un servicio de puerta a puerta normalmente. Lo cual, con lo relativamente grande que es Phnom Penh y ante el posible timo de los taxistas de cobrarnos más de la cuenta, es algo de agradecer.


 
Mapa de Phnom Penh


DONDE ALOJARSE

La oferta hotelera de Phnom Penh, al igual que el resto de los principales puntos turísticos de Camboya, es muy amplia. Yo el hospedaje lo recomendaría cerca del paseo que hay del Río Mekong, ya que durante la noche, tras las visitas en horas diurnas, es un lugar muy agradable para pasear.

En nuestro caso, y para experimentar, nos alojamos en un hotel (aunque yo más bien lo consideraría una villa) en la que algunas habitaciones, tenían piscina privada. Mi mujer y yo probamos en una de estas habitaciones y fue una idea excepcional. Eso de estar en la habitación y que cuanto a uno le apetezca, se pueda pegar un baño en una piscina privada, es único. El hotel en el que nos alejamos, muy cerca del Palacio Real y del paseo anterior comentado, es el Blue Lime y la noche, nos costó 50 euros, con desayuno incluido. Fue un poco más que los anteriores hoteles, pero teniendo en cuenta que es la capital y con una piscina privada, estaba bien. Con esos precios en España, ya casi ni se encuentra uno una pensión.

Nuestra piscina privada de la habitación

De la habitación a la piscina, directo.

Esta es la piscina comunitaria del hotel, también bastante bien.

COMO MOVERSE

Al igual que las anteriores ciudades, el medio más cómodo es el tuk-tuk. En nuestro caso, justo a la salida del hotel (en parte normal) siempre habían tuk-tuk esperando. Lo normal que se suele hacer es hablar con un conductor e indicarle los lugares que se desee hacer. Para recorridos puntuales dentro de la ciudad, lo normal es que dicho trayecto cueste entre 2 y 3 dólares (entre 1,5 y 2 euros).

Ya para trayectos para estar todo el día y que normalmente incluyen las visitas a los lugares tenebrosos de los jemeres rojos, el Museo Tuol Sleng (más conocido como S-21) y el Memorial Choeung Ek (situado a 17 kms de Phnom Penh), una tarifa normal es unos 15 doláres, poco más de 11 euros. Esto incluye el traslado a los destinos, la espera y finalmente volver a la capital. Esta es la opción más recomendable, cómoda y barata. Ya quisieramos tener en España un vehículo por 11 euros y que nos llevara a todos los lugares a visitar, de puerta a puerta.

Tuk tuk típicos de Camboya

Tuk tuk a la salida de lugares turísticos

Visión desde un tuk-tuk. A los laterales, es una delicia ya que
no hay nada que nos impida ver.

DONDE COMER

La oferta gastronómica en Phnom Penh es muy grande. En esta ciudad lógicamente prevalecen también sus mercadillos tradicionales con sus puestos de comida (como explicaré en un nuevo post). Pero sin duda, yo creo que la mejor opción por la relación calidad precio, son los restaurantes situados en el paseo fluvial que acompaña a todo el Río Tonle Sap y el Mekong. Hay una gran diversidad, desde comida tradicional, comida rápida, comida francesa a lógicamente, la nacional. De todos los restaurantes, yo recomiendo el que está justo terminando el paseo fluvial (en dirección norte), que se encuentra en el fondeadero. Es una opción muy interesante ya que en dicho lugar, se puede tomar un barco para un paseo de una hora (especialmente indicado para el atardecer) y posteriormente cenar teniendo vistas al Río Mekong y al Tonle Sap. El nombre del restaurante es Bopha y su web es http://www.bopha-phnompenh.com/

Por la noche, hay actuaciones de danza tradicional camboyana


El sitio está muy bien y tranquilo, una especie de chill-out.

Vistas desde el restaurante.
Algunas fotos de mercados de Phnom Penh. En mi próximo post,
hablaré más detalladamente de ellos.








QUE VER EN PHNOM PENH

PALACIO REAL

Dicho lugar, se encuentra a unos 100 mts del paseo fluvial. La entrad cuesta seis dólares y se recomienda no visitarlo con ropa muy informal ya que en dicho caso, habrá que pagar un suplemento por comprar complementos para no enseñar por ejemplo mucho las piernas, los hombros, etc. Una opción y para evitar el calor y tener que ir con ropa con poca transpiración, es ir con un pañuelo o fulard que sirve para tapar un poco y ya posteriormente, tras la finalización de la visita al Palacio Real, guardarlo nuevamente.

Para los que hayan estado en el Palacio Real en Bangkok, verán que su estructura y arquitectura es muy similar, si bien es cierto que en Phnom Penh, las distancias entre los diversos templos o pabellones son mayores y hay más ajardinamiento. Cuando estuvimos mi mujer y yo, había muchos templos que estaban con andamios, en reparación, y lógicamente, deslucían un poco.

También, en dicho recinto se encuentra la Pagoda de Plata y al final de la visita, podremos ver un pequeño museo con la historia de dicho palacio y tradiciones de Camboya.

El precio de la entrada es de 6,25 dólares (o 25.000 rieles, la moneda nacional aunque de relativo poco uso) y su horario, es todos los días, de  7:30 a 11:00 y de 14:00 a 17:00. Por tanto, mucho cuidado con el horario, ya que como vemos no es continuado.






Una lástima algunos andamios. Pero bueno, son obras necesarias para
el mantenimiento de dicho palacio








Un color para cada día de la semana, una tradición camboyana





EL MONUMENTO A LA INDEPENDENCIA

Dicho emplazamiento, fue inaugurado en 1962 para celebrar la independencia de Camboya del dominio exterior. No hará falta decirle al conductor del tuk-tuk que nos dirijamos allá ya que inevitablemente lo veremos ya que está en la confluencia de las principales arterias de la ciudad, la Norodum Blvd. y la Sihanouk Blvd. (observese la influencia francesa para definir las principales calles de la ciudad, Blvd. de Boulevad).





WAT PHNOM

Es una pagoda que se encuentra en la Calle 96, intersección con Norodom Blvd. Este emplazamiento, es el punto donde se fundó la ciudad de Phnom Penh. El precio es de un dólar. Es una especie de gran rotonda en el que se halla una pagoda junto con un hermoso jardín que lo rodea. Si se puede visitar no es mala idea, pero tras veer numerosas pagodas en Siem Reap y Battambang (y previamente en Tailandia), no la considero tampoco entre las prioridades. Como probablemente coja de paso entre un lugar y otro, se le puede indicar al conductor del tuk-tuk que haga una pequeña parada.









EL RIVER FRONT (PASEO FLUVIAL)

Irse de Phnom Penh sin pasear un poco por este paseo, no sería lo mismo. En este lugar y principalmente al atardecer, debido al incesante calor que suele haber a las horas diurnas, es donde se desarrolla la gran parte de la vida social de la población. Podremos ver desde familias paseando, vendedores de golosinas, personas patinando, niños jugando, etc. Y como no, si las vistas dan sobretodo mítico Río Mekong, pues el paseo está más que justificado.

Este paseo es la verdadera arteria peatonal de la ciudad y si se desea ir caminando, siempre que se pueda aprovechar este paseo, es la mejor opción. Pero también, no nos podemos olvidar de callejear un poco por Phnom Penh. Y es que las ciudades del sureste asiático siempre tienen un toque especial que uno nunca se cansa de callejear por ellas y descubrir, prácticamente, una sorpresa a cada esquina.










De noche, al bajar las temperaturas, el paseo está mucho más animado




PASEO EN BARCO.

Los fondeaderos, al menos los que nosotros usamos para dicho paseo, se encuentran al norte del River Front. Caminando en dirección norte, llegaremos a un punto donde el paseo fluvial termina. Una vez allí hay que ir bordeando un restaurante (que es el que nosotros fuimos para comer) y una vez termina éste, se encontrará la taquilla, cuyo precio es de cinco dólares (unos 3,5 euros). Hay que tener mucho cuidado porque por los alrededores, igual nos querrán vender el mismo recorrido a un precio mayor. En la foto, se ve donde hay que comprar dicho ticket.

Las mejores horas para realizar este paseo en barco es media hora antes del atardecer ya que así veremos la ciudad de Phnom Penh con una luz muy especial y el sol, poniéndose poco a poco sobre el skyline de la ciudad. El recorrido empieza en el Río Tonle Sap y llegaremos al cruce entre éste y el famoso Río Mekong. Asimismo, el paseo, antes de volver, llega a un poblado muy típico a las orillas del río. Estas poblaciones fluviales son muy normales de ver en Camboya. El recorrido dura aproximadamente una hora en total y una buena opción después, es comer en el restaurante que había comentado anteriormente ya que está justo al lado del embarcadero.

En este lugar hay que coger el barco. Es donde atracan los grandes barcos.

El trayecto cuesta 3,5 euros. Un auténtico chollo.


Como vemos, la cubierta es bastanta amplia y permite moverse fácilmente
por ella.




Los atardeceres que he visto en cualquier parte de Asia, son sin duda, los
más hermosos que he visto. Y da igual estar en Qatar, India, Camboya o Japón.



Desde dicho barco, se puede ver un poco la vida cotidiana de los camboyanos


Pueblos flotantes en las cercanías de Phnom Penh








En el siguiente post, hablaré de algo que no se puede perder uno en el sureste asiático, los mercadillos. Y por desgracia, hablaré también de un capítulo nefasto de la historia de Camboya, los jemeres rojos y sus tenebrosas técnicas de torturas y campos de exterminio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario