viernes, 5 de febrero de 2016

Viaje a Myanmar (I). Consejos prácticos

Myanmar, la antigua Birmania, está llamada a ser uno de los puntos de referencia en los próximos años en lo que respecta al Sureste Asiático. Su tímida apertura al exterior con un proceso de democratización por medio, el aumento de conexiones aéreas y también, una mejoría en lo referente a la obtención de visados para entrar a este país, está convirtiendo que cada vez más gente se atreva a visitar este país.

Además, este país, tiene unos componentes históricos y culturales muy interesantes y que no se dan en otros países de la zona. Así, por ejemplo perteneció al llamado Raj Británico (el Imperio Británico del Indostán) y hace que parte de sus tradiciones, se asemejen más a las británicas que la gran mayoría de las otras naciones, de estilo francés.

Ese hermetismo que ha tenido Myanmar durante años ha permitido que la gran mayoría de sus monumentos, la mayoría de ellos enfocados al budismo, sean desconocidos por el resto del mundo y aquí, se debe llegar siempre a un consenso en el sentido de llegar al punto medio, es decir, de dar a conocer un lugar pero sin sufrir un crecimiento exponencial de turistas año tras año.



SITUACIÓN GEOGRÁFICA

Myanmar se encuentra entre grandes colosos del turismo asiático, que son India, China y Tailandia. No obstante, pese a estar rodeado de estos poderosos, realmente es a través de Tailandia donde las comunicaciones aéreas son las más factibles, especialmente desde Bangkok a Yangon (Rangún) o Mandalay.

(Fuente)

VISADOS

Si  bien hasta hace unos pocos años, el hermetismo de Myanmar era inmenso y casi considerado como un sueño infranqueable el entrar al país, en los últimos años, se ha hecho un notorio esfuerzo por reducir la burocracia para visitar el país y en la actualidad, es bastante fácil. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

Si se entra al país a través del aeropuerto internacional de Nay Pyi Taw, Yangon o Mandalay, los españoles tendrán un visado de 28 días y costando 50 euros. En lo referente a visados a través de puntos fronterizos terrestres, es recomendable mirar a través de la web del Ministerio de Interior de dicho país. No obstante, antes de ir para allá, asegurarse bien si ha habido algún cambio en dicha legislación ya que en este tipo de países, es raro el año que no hay cambios.

COMO LLEGAR A MYANMAR

La gran mayoría de las comunicaciones aéreas, por horarios y precios, hay que hacerlas desde Bangkok (Tailandia). Myanmar es un país que poco a poco está saliendo del subdesarrollo que ha estado sumido durante décadas y tras haber estado en todos los países del sureste asiático, he de decir que éste, es quizá uno de los que el atraso es mayor, tanto en infraestructura terrestres como en ordenación urbana.
Booking.com

Lógicamente, este apartado (el de las conexiones aéreas) sea de los que más pronto se desactualice por los constantes cambios que hay novedades aéreas pero haciendo una búsqueda en www.kayak.es tenemos que desde Madrid, las opciones más baratas son:

Air China: una sola escala en Pekín, sobre los 500 euros.
Qatar Airways: una única escala en Doha, sobre los 550 euros.

Pero como digo, los precios dependen de muchos factores, como rutas nuevas, ofertas puntuales, etc.

Otra opción es ya estando en el Sureste Asiático, usar las numerosas compañías aéreas low-cost, en la que podríamos destacar Air Asia, que por ejemplo desde Bangkok o Kuala Lumpur, se puede llegar a las dos principales ciudades birmanas, Yangon (Rangún) y Mandalay, por entre 70 y 150 euros i/v.



No obstante, desde hace relativamente poco, existe una autopista que va desde Bangkok hasta el noreste de la India, atravesando todo Myanmar y si se osa a recorrerla enteramente, debe ser una gran experiencia.

QUE VER EN MYANMAR

Myanmar es un país que ofrece muchas posibilidades, principalmente enfocadas a naturaleza y arquitectura.

El lugar que nunca puede faltar en este país es una visita a los maravillosos templos de Bagan. Sinceramente, es uno de los lugares que más me ha impactado en el mundo y especialmente esos amaneceres y atardeceres observando las siluetas de los cientos de templos. Es uno de los lugares donde no me importaría volver.




Hermosos atardeceres con las siluetas de los templos


Otro lugar que no puede faltar es Mandalay, con sus impresionantes pagodas, templos y el Palacio Real de Mandalay.








Estos dos son los lugares donde estuvimos mi mujer y yo. Otras opciones son Rangún, aunque tal vez con visitar Mandalay, se tenga saciada la necesidad de ver pagodas y en el aspecto de la naturaleza, también es recomendable el Lago Inke.

En mis dos próximos posts, hablaré de cada uno de los lugares donde estuvimos, Bagan y Mandalay.

COMO MOVERSE DENTRO DE MYANMAR

La opción más barata es través de los autobuses que conectan los principales puntos del país. Ver más info.

Sin embargo, estas carreteras no siempre están en las condiciones más idóneas y el porcentaje de accidentes suele ser alto.

Las conexiones aéreas no están mal relativamente y además tienen una forma de alianzas entre las diversas compañías aéreas (salvo Golden Myanmar Airlines) que consiste en que casi todos los vuelos a una determinada ciudad, se programan en un intervalo corto de tiempo. Si uno de los vuelos no va lleno, se envían los pasajeros a la compañía de la competencia.

O sea, para hacernos una idea, es como si en los vuelos de Madrid a Gran Canaria, por ejemplo, Iberia lleva pocos pasajeros y se montan en un avión de Air Europa. Hoy por ti y mañana por mí.

Mi esposa y yo decidimos coger un vuelo con la compañía que no está en dicha alianza, la que comenté arriba, Golden Myanmar Airlines y en un vuelo entre Mandalay y Nyaung (Bagan), que hacía escala en Heho, tuvimos la suerte de ser los únicos pasajeros en todo el avión. Es decir, como un jet privado.

Esta compañía, tenía en su tiempo, antes de volar nosotros, una mala fama por su alto índice de siniestralidad pero afortunadamente, nosotros ya habíamos cogido dicha empresa totalmente solucionada y con la flota más joven pero bueno, el temor por lo visto aún perduraba en aquellos momentos.


Aeropuerto de Mandalay. En los países del sureste asiático, es muy
frecuente que los aeropuertos tengan connotaciones arquitéctonicas
características de la zona


Solo dos viajeros en un vuelo, mi mujer (a la dcha.) y yo

Fachada del Aeropuerto de Nyaung (Bagan)


Monjes budistas en el Aeropuerto de Mandalay. La presencia de
dichos monjes, era omnipresente en todo el país.


Es recomendable comprar con cierta antelación los vuelos (para obtener mejores precios) y también, por desgracia, es probable que caiga algún cambio de horario en los vuelos. Por tanto, siempre es bueno no coger dos vuelos independientes con un intervalo mínimo de tiempo porque si se cancela o se cambia uno, no se podrá coger el otro.

Para reservar vuelos, algunas aerolíneas son:

Hay que tener en cuenta que muchas de estas compañías, no aparece en los buscadores tradicionales como Skyscanner, Kayak, etc.

Otra opción, también sería moverse a través del tren pero es sumamente lento, con velocidades punta que tal vez no lleguen a más de 50 kms/hora. De todas formas, aunque no usen el tren, si pueden acerquense a la estación de trenes de Mandalay. Como esos trenes y ese vaivén de mercancía, parece que viajamos en el tiempo. Aquí un video que saqué:



En lo referente a moverse dentro de las ciudades, un medio de transporte que se usa mucho es la moto con chófer. Allí todos son taxistas potenciales y basta con ver dos motoristas juntos y decirle a donde se quiere ir y negociar un poco. Por regla general, para trayectos normales, la tarifa era de 1.500 kyat, 1,5 euros aproximadamente. Nosotros, para ser algo generosos, dábamos dos euros al cambio. Para nosotros, cincuenta céntimos no nos va a repercutir negativamente en nuestro presupuesto pero para esta gente, esa cantidad puede ser su sustento diario fácilmente.

En el caso de Bagan, para ver los templos, ya que las distancias entre ellos, era a veces de algunos cuantos kilómetros, se podía optar entre bicicletas, poco recomendado por el calor y con unos precios diarios de 2 euros y luego, bicicletas eléctricas, similar a un ciclomotor, con velocidades punta de 50 km/h y con un precio diario de unos 6 euros diarios, una auténtica ganga.


Los transportes típicos para moverse por Bagan, la bicicleta
eléctrica (muy similar a un ciclomotor) y la de toda la vida.


ALOJAMIENTO

El alojamiento, al menos cuando nosotros fuimos, en el 2015, los precios en general, se encontraban por encima de la media de los países del sureste asiático y una habitación normalita, tirando a nivel medio  bajo, rondaba los 40 euros.

En nuestro caso, estuvimos en las ciudades de Bagan y Mandalay y nos alojamos en los siguientes hoteles (ya en cada post sobre la población correspondiente, hablaré sobre ellos más detenidamente)




Booking.com

EL CLIMA

Es la principal cruz de los países del sureste asiático, su gran humedad (fácilmente más de 90%) y que prácticamente durante todo el año, las temperaturas ronden más de 35 grados . En el caso de Myanmar, las temporadas de lluvias (monzones) se dan entre finales de mayo y julio. En el resto de meses, prácticamente no llueve.

SEGURIDAD

En general, la seguridad en este país es buena. Siempre hay que estar atento lógicamente y quizá, donde pueda haber un problema, son en los timos que pueda haber y que al ser extranjeros, siempre nos quieran cobrar un poco más. Pero sinceramente, en este tipo de países me encuentro muchas veces más seguro que en algunas ciudades de España.

COMIDA Y BEBIDA

La comida se encuentra muy influenciada por la tailandesa, en lo referente al arroz y en la india, para lo picante. Por tanto, es recomendable avisar que no se quiere que la comanda sea muy picante.


Los típicos rollitos, muy común en estas latitudes

El omnipresente arroz

Esto era una de las especialidades de Myanmar. Muy bueno.

Un buen guiso de carne.
En cuanto a la bebida, la principal cerveza se llama, como el país, Myanmar.



En Bagan, había mucha alternativa para comer pero en Mandalay, nos costó bastante, comiendo finalmente en los hoteles donde nos alojábamos y la comida no era muy deliciosa que digamos

Y claro, hablando del sureste asiático, no podían faltar los típicos mercadillos callejeros.





EL DINERO

Myanmar hasta hace poco, prácticamente no disponía de cajeros automáticos (conocidos allá, como en el resto del mundo, como ATM). Era un temor que teníamos nosotros , sin embargo ya desde que estuvimos, pudimos notar una gran cantidad de cajeros y no había problemas en sacar dinero. Lógicamente, si se va  a ir a un pueblo, es recomendable ir provisto de dinero porque tal vez en localidades pequeñas no haya cajeros.

La moneda oficial es el kyat y el cambio es es aproximadamente de 1.500 kyat por euro. De todas forma como la cotización suele oscilar bastante es recomendable cerciorarse cuanto es. La página web www.xe.com es una buena herramienta para esto.

En general, los precios allá, salvo el alojamiento, son bastante baratos y es un país que el dinero, dura mucho.

En mi próximo post, hablaré de Bagan, un lugar de esos que uno no puede perderse el visitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario