miércoles, 13 de abril de 2016

Viaje a Myanmar (IV). Mandalay, 2º parte

La ciudad de Mandalay dispone de muchos lugares a visitar, la gran mayoría de ellos enfocados a la omnipresente religión budista, que se puede ver en cualquier ámbito de este país. De los países del sureste asiático, junto con Laos, es donde más se pude notar la presencia de pagodas, templos, monjes, etc.

Para enfocar los lugares a visitar en Mandalay, hay que tener en cuenta que tal vez las primeras horas del día y las últimas de la tarde, sean las mejores debido a que las temperaturas aún no son excesivas y por tanto, la visita será más amena y confortante. No obstante, y estando de visita a dicha ciudad, no se van a desaprovechar las horas del mediodía pero habrá que tomárselas con tranquilidad, es decir, sin prisas y siempre bebiendo líquidos ya que entre el calor y la humedad, veremos que se “sufrirá” bastante.

La ciudad de Mandalay, en lo referente a lugares a visitar, una gran mayoría está en la zona norte de la ciudad y es por tanto, donde probablemente, estaremos más tiempo. Posteriormente está la zona centro, con edificaciones recientes y donde podríamos destacar una visita a la estación de trenes (especialmente si les gusta el tema vintage o retro) y finalmente, en la zona sur, una visita inexcusable sería al Templo Mahamuni.




Una ruta propuesta, con los monumentos que se explican más abajo, es la siguiente:







Para la gran mayoría de los lugares a visitar, existe un ticket combinado que nos permitirá ver la gran mayoría de los lugares a pagar. El precio es de 10.000 kyats (unos 8 euros) y por su comodidad y economicidad, merece mucho la pena comprarlo

ZONA NORTE.

Palacio Imperial

Este lugar, sin duda alguna, es la principal atracción de esta ciudad, que es el Palacio Imperial, construido entre 1857 y 1859.

El acceso para los extranjeros, es solo accesible por la Puerta Este y el horario de visitas es de 7:30 a 16:00. Por tanto, y por el calor que siempre reina en esta ciudad, cuanto antes se vaya mejor. Se puede utilizar el ticket combinado que había dicho anteriormente.
Booking.com

La arquitectura de este palacio se basa en una gran superficie amurallada con un foso exterior. Para dirigirse a la zona de los palacios desde la puerta de dicha muralla, que fácilmente puede llevar una distancia de 500 mts., hay dos opciones, o caminando o como ya comenté en el post anterior, que un motorista nos acerqué por un módico precio, que siendo generoso, le podemos dar  1.000 kyat (unos 80 cts).

Gran foso que rodea el Palacio Real, con la Colina de Mandalay al fondo

Desde la puerta de acceso al complejo palaciego en sí, dista toda esta
distancia. Por dicho motivo, se hace necesario algún medio de transporte

Sin duda, es un deleite pasearse por dicho complejo. El que haya estado en la Ciudad Prohibida de Pekín, se le recordará un poco en pequeña escala. Es decir, es un conjunto de pequeños anexos alrededor de uno principal. Es decir, es un palacio con un concepto arquitectónico totalmente distinto al que solemos ver en Europa como por ejemplo el Palacio de Versalles o el Palacio Real de Madrid, donde  impera gran edificio.


Mapa de dicho complejo






Desde lo alto de esta torre, sin duda, se obtienen
las mejores vistas


Majestuoso



La Colina de Mandalay

Desde el palacio anterior, se ve justo enfrente, en dirección norte, una colina que que prácticamente es el único accidente geográfico relevante que vemos en varios kilómetros a la redonda.

En ella, existen un conjunto de templos y sobretodo, desde lo más arriba de dicha colina, hay miradores hacía la ciudad de Mandalay. Para tener una buena visión de ella, interesa ir temprano ya que a esas horas prontas, la luz solar es buena y no nos quedaremos cegados.

Para subir hasta arriba, llegaremos a un punto donde nos dejarán las motos o unas pequeñas camionetas, posteriormente subiremos una escaleras mecánicas y llegaremos a la Pagoda Sutaungpyai, la situada a más altitud.



Vistas desde lo alto de la Colina de Mandalay


La pagoda, de por si, es hermosa y también se merece
una visita detenidamente






Asimismo, entre los diversos templos, hay pequeñas tiendas donde podremos comprar productos budistas, souvenirs, botellines de agua, etc.





Tal vez esta sea el primer lugar a visitar de Mandalay ya que así nos dará una idea de la importancia del budismo en este país, nos permitirá hacernos una idea de las dimensiones de esta ciudad y también, que es el punto situado más al norte de los emplazamientos recomendables a visitar.


Kuthodaw Paya

A las faldas de la colina anterior, se encuentra uno de los lugares más hermosos de Mandalay y especialmente, para tomárselo como un pequeño kitkat tras haber, probablemente, subir y bajar escaleras entre templo y templo en dicha colina.

Aquí podremos ver el libro más grande del mundo pero lo curioso es que se trata de 729 placas de mármol que simulan ser cada una de las páginas de un libro. Una auténtica delicia para la vista.

Cada tabla, representa una hoja del libro





Pagoda de Sandamuni

Justo al lado del lugar anterior, también hay un visita muy recomendable, la pagoda de Sandamuni, con su hermoso color oro. La pagoda fue construida para coronar al Príncipe Kanaung, posteriormente asesinado.





Preciosa esa combinación de blancos y amarillos



En general, toda la zona norte está plagada de pagodas y templos que es prácticamente ver todos y acordarse de su nombres. Aquí dejo una pequeña selección de otros lugares no detallados anteriormente.




Incluso, pudimos observar que se estaban construyendo nuevos templos





ZONA CENTRO.

Estación de trenes

Bueno, lógicamente esto es una visita ya que según los gustos, se podría prescindir pero desde luego que si se va, es una especie de viaje en el tiempo al ver trenes de vagones de otra época y el trasiego de birmanos yendo de un sitio a otro, con las labores de mercancías en los trenes, etc. Los trenes, para viajar por Myanmar, no es la opción más recomendable ya que la velocidad de la gran mayoría de ellos es de 30 kms/hora pero desde luego, si a alguien le gusta los trenes y con un toque retro, esta visita es una buena opción. A la entrada de los andenes hay un policía que pedirá el ticket del viaje pero con decirle que vas a sacar unas fotos, deja pasar sin ningún problema.

Fachada de la estación







Un vídeo en el interior de dicha estación. Cualquiera diría que
estamos en el siglo XXI 


Zona moderna

Aquí, podremos ver ya negocios más modernos e incluso un pequeño centro comercial, que puede servir de una pequeña tregua si el calor es excesivo. No se esperen un mamotreto como los que se ven en occidente, sino algo más bien pequeño.






ZONA SUR 

Templo de Shwe In Bin Kyaung

Esto es un templo que tanto a mí como a mi mujer, nos  encantó. Está hecho en su gran mayoría de madera de teka pero lo realmente impactante e impresionante, es con la perfección que se hizo en todos los detalles, que hace que en su género sea una edificación prácticamente única.

Además, es un pequeño “descanso” para la vista ante tanto templo budista y una relativa arquitectura homogénea que suelen seguir dichas edificaciones.











Pagoda Maha A Ulawaiyan Kyaungdawgyi.

Muy cerca del templo anterior, de hecho se puede ir caminando, nos encontraremos con otra construcción. Como está al lado, pues se puede visitar pero bueno, comparándolo con otras preciosas edificaciones que hemos visto, perfectamente se podría prescindir.









Templo de Mahamuni 

Esta pagoda sobresale por su enorme figura de Buda en oro. Fue trasladada desde el estado de Rakhine y su tamaño era tan grande que tuvo que dicha estatura tuvo que ser cortada en trozos, trasladándola y posteriormente, volver a montarla.

Aquí, se encuentra quizá, el lugar que visitamos de Mandalay donde más población local había (lógico por la devoción que se le tiene a dicha figura de Buda) y también uno de los más bonitos. El horario de apertura es de 6:00 a 20:00 y el precio de la entrada es de 4.000 kyats (unos tres euros)






El Buda de Mahamuni con fieles haciéndoles ofrendas

El interior del templo ya es una belleza en sí también




Es de resaltar también la torre de reloj que hay en una de sus entradas, de un estilo que nunca habíamos visto en otras latitudes. También de un estanque sobre el cual muchos birmanos se sientan para descansar y refrescarse un poco.

Sin duda, precioso el reloj


Estanque que hace que en su orilla, las temperaturas aminoren un poco


Asimismo, dispone de pequeños museos, bibliotecas, galerías de arte, etc. que versan sobre la historia de Myanmar y del budismo.

Mapa que incluye la India y el Sureste Asiático en referencia
al avance del budismo en dicha zona del mundo






En horas de calor, es una buena opción ya que la gran mayoría del complejo es cubierto y además, dispone de numerosas tiendas de productos budistas o souvenirs como vemos en estas fotos.




Y aquí termina nuestra crónica sobre esta ciudad y también sobre este país, Myanmar, muy interesante y aún relativamente virgen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario