viernes, 3 de julio de 2015

Viaje a Rusia (I). Moscú, 1º parte.

Uno de los viajes que últimamente me apetecía bastante, era visitar las dos principales ciudades rusas, Moscú y San Petersburgo. Son urbes con un gran legado, que han pasado por muchos momentos históricos y por tanto, la visita estaba más que jutificada. Además, teniendo en cuenta las baratas opciones de stopover que tiene la compañía Aeroflot, pues otro aliciente.

Así pues, empezaremos hablando primero de Moscú, una de las principales urbes del mundo y donde gran parte del poder mundial, ha radicado en estas últimas décadas. En este primer post, hablaré de consejos a la hora de visitar dicha ciudad, para ya posteriormente en el siguiente, hablar de los lugares recomendables a visitar.

Pero antes de empezar a hablar de la ciudad en si,  unas consideraciones generales a tener en cuenta en toda Rusia en general.




CONSIDERACIONES GENERALES

Para entrar en Rusia, aunque sea para visitar la ciudad de Moscú unas horas entre avión y avión, hace falta visado. Para más información sobre la obtención, pulse aquí.

La moneda oficial de Rusia es el rublo. Su cambio en los últimos meses es de 60 rublos por cada euro. Aunque por la situación económica de dicho país, puede variar bastante de una semana a otra. Mejor ver la cotización, por ejemplo en la web www.xe.com. Los cajeros automáticos (conocido en el mundo como ATM) estaban en inglés y no hubo problema en ningún momento problema para sacar dinero, ya que todos los cajeros que fuimos, reconocían las tarjetas españolas.

De todos es conocido la adversidad del clima en Moscú, por tanto hay que ser muy precavido con este tema. Los mejores meses son de mayo a septiembre, por su buena temperatura y sus largas horas de día. Así, cuando mi mujer y yo estuvimos (principios de junio), amanecía sobre las 3:00 de la mañana y anochecía alrededor de las 20:30. Para más info del tiempo, ver por ejemplo la web espanol.weather.com.

El día 09 de mayo es el Día de la Victoria, que se conmemora en todo el país la derrota de los nazis por parte de los soviéticos. Ese día (y los anteriores y posteriores) no es buen momento para visitar Moscú ya que la Plaza Roja está totalmente cerrada para el famoso Desfile Militar que se celebra cada año.

La implantación del inglés en Rusia es casi nula. Aún siendo Moscú la capital, prácticamente no hay ningún cartel en latino y casi nadie habla inglés. Hay que dotarse de paciencia. Pero el ruso es una persona muy agradable (cuanto daño por desgracia ha hecho la mafia rusa para pensar justamente lo contrario) y siempre intenta ayudar, ya sea a través de mímica o como nos pasó a nosotros más de una vez, tras mostrarle algo en el mapa, acompañarnos hasta el mismo lugar.

Una cosa que si nos sorprendió negativamente de Moscú (y también en San Petersburgo) es el servicio en restaurante. Simplemente, son lentos y no entiendo como para servir cosas tan elementales, podían tardar tanto. Y esto iba desde un restaurante normalito a uno de calidad. Pero bueno, estábamos de vacaciones ¿para qué estresarnos? ;)


COMO LLEGAR A MOSCÚ.

La opción más rápida es volando a través de las numerosas compañías aéreas que llegan a esta ciudad. Pero hay que tener en cuenta que Moscú tiene tres aeropuertos y por tanto, antes de partir para allá, hay que saber a cual se llega ya que Moscú (al igual que en la gran mayoría de Rusia), los carteles en inglés son prácticamente nulos y la población local no habla inglés. Los tres aeropuertos son Domodedovo, Sheremetyevo y Vnukovo.

Yo, como aterricé y despegué desde Sheremetyevo (SVO), hablaré de este para acceder a Moscú (en mi post anterior, hablé de dicho aeropuerto en si). Sin duda alguna, la mejor manera de llegar a Moscú es utilizando el tren Aeroexpress. Su funcionamiento a groso modo es el siguiente:

-      Parte desde la Terminal E, del aeropuerto de Sheremetyevo. Desde las terminales D y F, se puede acceder a ésta caminando y para el caso de las terminales A y C, hay que coger un bus lanzadera.

-          Su frecuencia es aproximadamente de 20 a 30 minutos.

-          La duración de su recorrido es de unos 35 minutos, hasta la estación de Belurriskaya.

-     El precio por trayecto es de 470 rublos (unos 7 euros aproximadamente) y 130 rublos para niños (unos dos euros). Hay máquinas expendedoras para comprar el ticket y se puede seleccionar la opción del idioma español.

-      Una vez que se llega a la estación de Belorriskaya, hay que salir de la estación de trenes y seguir unas líneas hasta llegar a la estación de metros (ver web oficial de Metro de Moscú) con dicho nombre y coger la línea verde con destino a Teatral´naya, que es la más cercana a la famosa Plaza Roja de Moscú. (más abajo se indica como moverse por Moscú).

Quizá sea la mejor y más rápida opción ya que dicho aeropuertos se encuentra a unos 40 kms y el tráfico de Moscú está normalmente muy congestionado y los taxis en esta ciudad son totalmente prohibitivos y previamente debes pactar el precio con el conductor, que al ver que uno es extranjero, pues aumentará un buen porcentaje la carrera. Más o menos ocurriría con el bus, mucho más barato  (sobre un euro) pero de media, durante el día llegar al centro de Moscú, puede ser entre una hora y media o dos. Si se llega al aaeropuerto de noche, una opción es coger el bus H1. Pero el término “noche” en Moscú es relativo y dependerá del mes que lleguemos. Así, en mi caso, para principios de junio, a las cuatro de la madrugada, ya era totalmente de día. Más info de los precios de los autobuses desde Sheremetyevo a Moscú.


Las máquinas expendedoras de tickets están en español


Interior del Aeroexpress, muy cómodo.



Estación de trenes de Belorriskaya

Entrada a la estación de metro de Beloriskaya

COMO MOVERSE POR MOSCÚ.

Ya una vez que lleguemos desde el aeropuerto a Belurriskaya, como indiqué habrá que coger metro. Y sin lugar a dudas, es la mejor manera de moverse por Moscú, ya que la frecuencia de paso es de tan sólo un minuto y medio. Y luego, quien no ha oído alguna vez del famoso metro de Moscú. Pues si, la gran mayoría de las estaciones son auténticas obras de arte.

El mapa del metro de Moscú, es el siguiente:

Muy recomendable un mapa en cirílico y latino. (Fuente del mapa)


Algunos consejos son los siguientes:

-       Antes de ir a Moscú, hay que proveerse con un mapa del metro y que las estaciones estén en latino y cirílico. Más info en la web oficial del Metro de Moscú.

-         Es bueno sacarse una tarjeta con varios viajes. Hay muchas modalidades, que van desde los 50 rublos por viaje (unos 90 cts.) hasta viajes ilimitados en un día o en varios. Ya lógicamente dependerá un poco de donde se aloje uno. (Más info de precios y tickets).

-         Hay una línea de metro, que es circular (de color marrón en el mapa), que es el verdadero eje por donde confluyen todas las demás líneas. Una ruta muy común es ir parando en algunas de estas estaciones, sin pasar el torno de seguridad para no volver a parar, y fotografiar las estaciones. Como el tren pasa cada minuto y medio, pues no hay ningún problema en lo referente a la espera. Si quiere hacer este hermoso tour fotográfico, no lo haga en hora punta. El metro pese a ser casi un museo, no deja de ser el principal medio de transporte que utilizan los moscovitas y así una buena opción sería por ejemplo un domingo por la mañana. En el siguiente post, hablaré de algunas estaciones interesantes para fotografiar.

-         El metro de Moscú es tan grande que no basta con llegar a la estación deseada sino que tiene tantas bocas de metro que hay que seguir las indicaciones para llegar al lugar deseado (en este sentido, se veían algunas indicaciones en inglés).

Realmente Moscú es una ciudad que aglutina la mayor parte de sus monumentos a ver en torno a la Plaza Roja y por tanto, no se tiene tanta dependencia del transporte público como podría ser en otras ciudades, que tienen las atracciones turísticas más dispersas.

El eficiente metro de Moscú, con una frecuencia de minuto y medio

Muy reocmendable traerse un mapa con las estaciones en
cirílico y latino, sino es muy fácil perderse


DONDE COMER EN MOSCÚ.

La oferta gastronómica en Moscú es amplísima y nos podremos encontrar desde comida tradicional rusa a comida continental. Ahora, una de las comidas que más triunfan en Moscú es la japonesa, con los sushis y sushimis.

En la zona cercana a la Plaza Roja, hay un centro comercial subterráneo que tiene una buena oferta gastronómica, está justo enfrente del Four Seasons Hotel, y se llama Manezhnaya Ploshad. También entre la Plaza Roja y el Teatro Bolshoi, hay terrazas a precios muy interesantes. Asímismo, la calle Nikolskaya, justo a la izquierda entrando por la Plaza Roja, hay muchos restaurantes. Quizá los precios sean más baratos que en España y por tanto, en Moscú, no es un problema económico comer en restaurantes.

Interior del Centro Comercial Manezhnaya Ploshad

Parte destinada a comida rápida pero con mucha gastronomía rusa


Buena cerveza la fabricada en Rusia

La calle Nikoslskaya
En la misma Plaza Roja, existe la posibilidad también de comer en los famosa galería GUM, de la cual hablaré más detenidamente en el siguiente post. Tal vez sea más indicado para tomarse un café o un helado en sus innumerables puestos que tenía.

Interior de la Galería GUM


Si uno se quiere dar un pequeño placer gastrónomico, puede ir al famoso Restaurante Pushkin (estación de metro Tverskaya, a dos estaciones de la Plaza Roja con la línea verde). Una comida para dos personas, con entrante, plato principal, bebida y postre, ronda sobre los 80 euros pero ese mismo restaurante con el mismo servicio, calidad y presentación de los platos, decoración, etc. en Madrid, podría estar rondando los 200 euros. Aún así, si uno no deseara gastarse tal cantidad, podría tomar unas cervezas y deleitarse con la decoración de dicho restaurante.





Una opción cerca del restaurante anterio (a unos 100 mts) , en la calle Trevskaya (la gran avenida que termina en la Plaza Roja), hay un supermercado llamado Catalina. Si les coge de paso, recomiendo que lo visiten porque es algo más que un supermercado, es un auténtico museo de decoración de madera y también un buen lugar para comprar souvenirs gastrónomicos como el caviar.

Simplemente hermoso, para no querer salir de ahí nunca.





DONDE ALOJARSE.

Este es quizá uno de los puntos más preocupantes de Moscú porque es donde probablemente más se vaya buena parte de nuestro presupuesto. Realmente lo bonito de Moscú, se encuentra en la Plaza Roja y todo su entorno pero claro, estar alojado cerca es caro relativamente. Se puede conseguir cosas interesantes sobre los 80 euros por noche. Lo mejor es visitar una web de reservas de hoteles, por ejemplo www.booking.com.


Mi mujer y yo nos quedamos en un apartamento (con cocina, nevera, etcc.) que se reservaba a través de la web anterior (ver características). Estaba a cinco minutos caminando de Moscú y el encanto que tenía es que estaba en un edificio típico de la etapa soviética con sus correspondientes vecinos y forma de estilo. Fue una buena opción porque es como realmente se disfruta de Moscú ya que si uno estuviera lejos y tuviera que coger metro, ya se pensaría dos veces después de volver y descansar un poco, volver a salir. El precio era de unos 100 euros diarios pero por su cercanía, merecía la pena. Además, al disponer de cocina, lo cual, uno podría cocinar en dicho apartamento si no deseara salir. Había un buen supermercado (no como el anterior) a unos 50 mts.

La sala de estar de dicho apartamento

Habitación

Vistas al exterior






En el próximo post, hablaré de los principales lugares a visitar en Moscú.

1 comentario: