lunes, 17 de diciembre de 2018

Viaje a Rusia (VIII). La isla de Popov.

Tras haber visitado muchos lugares imprescindibles tales como el Machu Picchu, las ruinas de Angkor Wat, los templos de Bagan, etc. si tuviera que asociar un sitio con un documental de la 2 (una cadena pública española especializada en programas de divulgación cultural), ese sería la isla de Popov, a unas dos horas en barco desde Vladivostok. Tal vez, el haber leído y ver muchas documentales de los primeros y y que haya poca información del segundo, tenga algo de culpa.

Sin duda, esa conjunción de factores entre las típicas casas rusas de campo (conocidas como dachas), la hermosa naturaleza junto con ese toque retro y decadente que suelen tener las poblaciones rusas,  le daba un toque especial. Si a ello le unimos que es un centro vacacional muy importante entre los rusos pero inexistente para los extranjeros, pues nos encontraremos con un viaje muy difícil de olvidar. Si alguna vez visitan Vladivostok, visiten esta isla.




Ubicación

La isla de Popov, perteneciente al Archipiélago Eugenia de Montijo, (el nombre de la esposa del emperador Napoleón III, hasta donde llega a veces los nombres de españoles ilustres) se encuentra  al sur de la ciudad de Vladivostok, a unas dos horas en barco, y tiene una superficie de 12,4 kilómetros cuadrados y una población (censo de 2005) de 1.300 habitantes si bien es cierto, que durante el período estival, su población aumenta considerablemente tras la llegada de turistas y campistas aunque nunca a niveles desorbitados que podríamos encontrarnos en algunas localidades costeras de España.

En esta foto, de la compañía naviera que comento más abajo, se observa la situación de Popov (Попова en ruso) con respecto a Vladisvostok (Владивосток)



Como llegar

A diferencia de la isla Russky, que habíamos comentado en el post anterior y que se podía llegar también a través del impresionante y flamante Puente Russky, para este caso, la única opción que existe es por mar.

Como había indicado anteriormente, la isla de Popov es un sitio relativamente importante en lo referente al turismo local y ello se nota mucho en el número de frecuencias diarias. Así, durante el verano puede haber durante los viernes y domingos (aprovechando los largos fines de semana con muchas horas de sol) hasta tres o cuatro servicios entre Vladivostok y Popov  pero en el caso de los largos y duros inviernos, la gran mayoría de los días, se limita a uno y muchos de esos servicios se realiza a través de barcos rompehielos.

Para ver los horarios, lo mejor es remitirse a la web oficial de los barcos que proveen dicho servicios, que es http://pereprava.su/. La página está únicamente en ruso pero con las opciones que ofrecen los navegadores en lo referente a la traducción, no habría ningún problema en pasarlo al español o a otro idioma.

Para saber los horarios de los barcos para la isla de Popov y también de otros lugares cercanos a Vladivostok, debemos picar en la opción de Servicios y ahí nos los indicará. Hay que tener en cuenta que la web solo ofrece horarios para el día actual y los dos posteriores. 

En lo referente a la reserva de dichos billetes, no se puede hacer online y únicamente permite hasta dos días antes del trayecto, lo cual, se puede considerar una fatalidad o una virtud, según se vea. Por el lado positivo, hay que verlo que si llegamos a Vladivostok hasta unos días antes, tenemos opciones en los días de verano de coger plaza. Por el lado negativo, al no poderse reservar por internet, nos obliga en fechas de gran demanda el ir dos días antes para comprar el ticket, que es lo que hicimos mi mujer y yo al coincidir con finales de agosto.

El precio para los no residentes es de 163 rublos, que redondeando son unos dos euros. Una auténtica ganga para un viaje de casi dos horas.

Para comprar el ticket, hay que ir a las oficinas que tiene dicha compañía naviera en Vladivostok y que está a unos doscientos metros de la Plaza de los Héroes y por tanto, en el centro histórico de la ciudad.



Conviene ir con una app de traducción de ruso (Google Translate tiene la opción de descargarse el diccionario en ruso y no usar datos allá) ya que el personal de la oficina solo habla ruso, como el 99% de la gente que se dedica al sector turístico. El inglés aún es una asignatura pendiente.

Mi mujer y yo tuvimos la suerte que al estar comprando los billetes, justo en ese momento estaba merodeando el capitán del barco y al ver que la cajera no nos entendía, intercedió y nos tradujo. Luego, nos dijo que cuando embarcáramos, nos acercáramos al puente de mando del barco y en efecto, desde esa posición privilegiada pudimos ver la travesía y preguntar al capitán (Alexei) cualquier duda que tuviéramos sobre náutica. La verdad es que fue de esos momentos que uno se puede sentir afortunados de disfrutarlos. El mismo placer tuvimos en el viaje de vuelta.




También, lógicamente, disfrutamos de unas vistas increíbles durante la travesía.





En lo referente al barco ya en si, los asientos son numerados y el servicio bastante bueno, eficaz y puntual.

El barco que realiza dicha travesía

Interior del barco


Donde alojarse

Popov es una isla con una naturaleza frondosa y con una costa hermosa. Ello hace que una gran mayoría del turismo sea de acampada pero está claro que al menos, para los españoles, no nos vamos a llevar una tienda de campaña y sacos de dormir desde España para acampar unos días en una isla a 12.000 kms de nuestro país.

Booking.com

Por tanto, para el tema del alojamiento tradicional, en ese sentido, la isla de Popov es aún bastante virgen y muy enfocado al turismo local ruso, que tal vez, con contactos sepan directamente donde alojarse unos días allá. 

Por ejemplo, buscando en booking, el único alojamiento que se nos ofrece es en el que nos alojamos mi mujer y yo, el Hotel Zvezda. El hotel nos gustó mucho ya que las vistas desde la habitación, dan directamente al mar y es una delicia levantarse y ver esa inmensidad oceánica.


Nuestra habitación

El balcón de nuestra habitación

Vistas al mar y a la montañas


La comida también está bastante bien y en el fondo, es el único restaurante que prácticamente vimos en toda la isla. La comida era fresca, buena y excelente relación calidad precio.




Carta del restaurante en rublos. Dividir entre 75 para
convertir a euros

Hermosas vistas al comer


El precio de una habitación doble, con desayuno incluido,era de 60 euros la noche.

Otra opción más barata, es la posibilidad de quedarse en unos complejos turísticos rusos, situados en la costa sur (más abajo hablo de dicha zona). Preguntando, nos dijeron que el precio era, al cambio de unos 10 euros la noche. Si desean más información sobre este establecimiento, lo pueden hacer a través de su mail oficial, laguna.vl.2015@mail.ru

Como moverse por la isla

Debido a la pequeña superficie de la isla, se puede ir de un lado a otro caminando y disfrutando de las bellezas de esta isla.

No obstante, el hotel donde nos alojamos tenía servicio de préstamo de bicicletas y también para aquellos que no se alojen en zonas cercanas al muelle (como la parte sur o norte de la isla), a la llegada de cada barco, había un pequeño autobús esperando a pasajeros para llevarlos a dichos lugares. Si se opta por esta opción, sería interesante llevar la dirección del lugar en ruso.




Que ver en Popov

Popov es una isla para disfrutar de su naturaleza y forma de vida que nos hacer retroceder en el tiempo.  Aunque haya carreteras que más bien se asemejan a pistas de tierra, realmente no hace falta usar vehículos para ver toda la isla, sino al contrario, lo mejor es explorarla a pie.

Si va en verano, que es la época más indicada para disfrutar de ella, no se olvide de llevar un bañador y tal vez, un repelente antimosquito. También, unas pequeñas provisiones alimenticias y agua, lógicamente.

Para hablar de las diversas zonas, delimitaré el mapa de la isla en cuatro zonas, como vemos en el siguiente mapa de Google Earth:






Zona Oeste (parte marcada más a la izquierda del mapa)

Es la parte más poblada de la isla y ahí radica su capital. Es muy interesante un paseo por sus principales “calles” ya que como había indicado al principio de este post, da una sensación de haber retrocedido en el tiempo y estar inmerso en un documental de la 2 de una ciudad perdida de Rusia. En el fondo es eso, pero parece algo tan al alcance de unos pocos que uno se queda abducido cuando lo siente.








Por supuesto que no falta el homenaje a los soldados caídos durante la Segunda Guerra Mundial que nos podemos encontrar en cualquier ciudad o pueblo de Rusia así como pequeños supermercados, una oficina de correos, ambulatorio, etc.








En esta misma zona, se encuentra el puerto principal de llegadas de pasajeros de esta isla así como el hotel donde nos alojamos. En el mismo puerto, hay una gran fábrica de procesados de productos del mar, ahora ya cerrada.


El litoral de la zona oeste

Nuestro hotel

La fábrica, ya cerrada

El interior de la fábrica


Zona Sur (parte marcada más abajo del mapa)

Esta zona es donde se encuentra la zona de alojamientos donde indiqué el correo electrónico más arriba. Son casas típicas rusas de campo (más conocidas como dachas). 







En esa zona también hay playas prácticamente vírgenes y también si se sigue en dirección más al sur a través de la costa, nos adentraremos en un sendero muy interesante para aquellos que les guste caminar por la naturaleza.







Si desea combinar campo y playa, esta es la mejor zona.








Zona Oeste (parte marcada más a la derecha del mapa)

Quizá sea la zona menos interesante de la isla. Ahí radica el otro puerto y está destinado más bien al tráfico de transporte debido a la cercanía con la isla Russky. Es interesante sentarse un rato en el muelle y ver las vetustas embarcaciones que se utilizan para dicho fin.








Zona Norte (parte marcada más a arriba del mapa)

Es otra de las hermosas zonas de esta isla y también un lugar de vacaciones entre la población local. Destacan sus hermosas playas de aguas cristalinas, quizá de las más limpias que hemos visto mi mujer y yo.







Si van a darse un baño en esas playas, es recomendable ir con zapatillas de playa ya que a veces hay medusas y erizos pero pese a este hándicap, la sensación de bañarse en esas playas tan limpias y cristalinas, es inenarrable. Si le gusta el snorkel, también es una buena zona.

También, es otra zona de veraneo entre los rusos, en sus inconfudibles dachas.







Caminos entre ambos puntos cardinales

Aparte de la belleza comentada entre los puntos anteriores, también los caminos y sendero que hay para ir a ellos, son preciosos y se pueden hacer perfectamente a pie. Aunque a veces los senderos no estén bien señalizados, por la pequeña longitud de la isla, es fácil seguirlos aunque si nos descargamos el mapa offline en Google Maps de esa zona, nos ayudará más.








La opción de visitar la isla de Reyneke

A unos pocos kilómetros de la isla de Popov y accesible desde en barco con la compañía naviera que comenté anteriormente, se encuentra la isla de Reyneke.

Este territorio es mucho más pequeño que Popov, con tan solo unos 5 kilómetros cuadrados. Tuvimos la oportunidad de otearla un poco en la escala que hizo nuestro barco cuando partimos de Vladivostok y, sinceramente, no nos gustó mucho el ambiente ya que se veía mucha algarabía y más bien de descansar poco y ver naturaleza, que es lo que nos interesaba. Siendo sinceros, lo poco que vimos de ella, nos pareció una especie de concierto de Woodstock o de un festival musical de verano.





Y aquí termina nuestra crónica sobre este hermoso lugar que probablemente repetiremos algún año. En esta ocasión solo nos quedamos dos días pero si volvemos seguro que estaremos varios días y no nos aburriremos de ver tanta belleza natural.

Posts relacionados con Rusia en este blog:




No hay comentarios:

Publicar un comentario