lunes, 9 de marzo de 2020

Viaje a Japón (VI). Okinawa, consejos prácticos.


Japón, para la gran mayoría de los que han tenido la oportunidad de ir, es un destino que marca para siempre. Ante todo, destaca su gran sentido de la educación y el respeto, perdido por desgracia en muchas partes del mundo.

Pero, en nuestro caso, tras haber estado dos veces anteriormente en dicho país y viviendo en China en la actualidad, el mes de diciembre, que teníamos unos días libres, no era una buena opción, por la climatología, huir a los principales lugares del país, en si o a lugares nuevos situados en las islas principales, así que mi mujer y yo decidimos  ir la paradisíaca isla de Okinawa, donde las temperaturas a lo largo del año, son estupendas y así poder huir del frío de Pekín, que en diciembre raramente supera los cero grados.

Como hemos estado prácticamente en los principales lugares turísticos del sureste asiático, pensábamos que variar un poco y elegir Okinawa, podría ser una buena opción y en efecto lo fue ya que nos ofreció una combinación perfecta de cultura japonesa y buen clima, aunque por desgracia, algunos días hubo de lluvia y eso nos empañó un poco las vacaciones.


Pero es un lugar que nos encantó y para los meses fríos de invierno, es una buena opción y tal vez podamos volver.

UBICACIÓN

Okinawa se encuentra al sur de las principales islas de Japón, a unos 1.000 kilómetros aproximadamente. Eso hace, que goce de unas temperaturas maravillosas a lo largo del año, entre los 23 grados en diciembre y unos 30 grados en agosto. Las temperaturas del mar, están bastante bien y mi mujer y yo no tuvimos ningún problema. Tal vez sea en parte también porque como somos de Canarias y ahí, la corriente del Océano Atlántico hace que las aguas sean muy frías y por tanto, ya estemos habituados a otras aguas.




VISADOS

Para entrar a Japón, para el caso de los españoles, no hace falta ningún visado. Únicamente, tener un pasaporte con una fecha de caducidad superior a los seis meses.

Ahora mismo, por desgracia, el mundo está asolado por el coronavirus y no es la mejor opción para ir, ya no solo por temor allá sino que muchas nacionalidades, tendrían que hacer una cuarentena de 14 días. Por tanto, ir ahora a Okinawa, para pasar los primeros 14 días confinado en un hotel o un lugar habilitado para ello, no es la mejor opción.

Una cosa que llama mucho en Japón, es que la gran mayoría de las veces, ante los controles de aduana, hay que abrir la maleta para que sea inspeccionada. Hay que asumirlo si se produce y colaborar con las autoridades. Japón, en muchos aspectos, es una cultura totalmente diferente y se nota en esos aspectos. Por tanto, colabore con las autoridades porque son ellos los que en última instancia tienen la decisión de dejarte entrar o no.

Tampoco es recomendable traerse productos frescos del extranjero, ya que serán decomisados en la aduana. En Japón, se come muy bien y a todos los precios y por tanto, se puede sobrevivir perfectamente sin chorizo, salchichón o el jamón serrano. De hecho, ni lo echará de menos cuando lleve allá unos días.

DINERO

Japón es uno de los países tecnológicamente más avanzados del mundo. Ello daría a pensar que el dinero físico en si tendría una presencial casi testimonial (como ocurre en China) y que se puede pagar todo con los móviles o con las tarjetas.

Pero nada más lejos de la realidad, es una sociedad que todavía usa mucho el dinero físico y a unos niveles que sorprenden. De hecho, muchas veces es difícil encontrar un cajero automático en la calle y muchas veces, que nuestra tarjeta de crédito o débito, la reconozca y podamos sacar dinero. Con los establecimientos comerciales, ocurre algo similar.



Por tanto, el consejo es que si ve un cajero, el del aeropuerto por ejemplo, se provea de bastantes yenes ya que nunca se sabe cual puede ser el próximo cajero y en el caso de Okinawa, donde una gran parte de la zona norte de la isla está casi deshabitada, si ya encontrar a veces un restaurante era difícil, imagínese un cajero.

COMO LLEGAR

Llegar a la isla de Okinawa, la principal del archipiélago del mismo nombre, en condiciones normales, antes de surgir el coronavirus, desde muchos lugares del noreste de Asia (China, Corea del Sur y la propia Japón) era relativamente fácil y con muchas opciones.

Ahora, por desgracia, las opciones se han limitado mucho. Para el caso de combinarlo con un viaje a Japón, es una posibilidad muy interesante ya que Okinawa es un lugar muy seleccionado entre los japoneses ya que sirve de retiro para muchas personas jubiladas y también para viajes de fin de curso de las escuelas japonesas. Por tanto, siempre solía haber una gran frecuencia de vuelos. Partiendo desde Tokio, los vuelos tardan aproximadamente dos horas.

Mi mujer y yo, partiendo desde Pekín, conseguimos una tarifa por unos 200 i/v, que no está nada mal, con la compañía Hong Kong Airlines. En ese viaje, incluimos también unos días en Hong Kong.

El aeropuerto principal de la isla de Okinawa, es el de Naha (con código OKA). El aeropuerto está modernizándose y es probable que a su llegada, haya obras pero no molestas en ningún momento. Tan solo cerrado al público en algunos sectores. Si desea más información sobre dicho aeropuerto, puede ver su página web.





Conviene llegar con más de dos horas de antelación al aeropuerto, ya que los controles de seguridad suelen ser exhaustivos y precisamente, no hay muchos puestos al respecto. Tal vez, en esas futuras remodelaciones de las instalaciones, se solvente este problema.

COMO MOVERSE POR LA ISLA DE OKINAWA

Una visita a la isla de Okinawa, no se entendería ni se disfrutaría si no se alquila un coche. El transporte público, en términos turísticos, es totalmente ineficiente y con muy pocas frecuencias, algo que sorprende cuando todos tenemos en la mente la organización perfecta al respecto en las grandes islas niponas y su infraestructura de trenes de alta velocidad.

Pero no, Okinawa, en algunos aspectos parece fuera de ese orden japonés y el transporte público, es uno de ellos. No obstante, si aún estuviera interesado, aquí le dejo la página web de dichos transportes públicos junto con una breve descripción del funcionamiento, como indico ahora.

Uso del transporte público

Mi mujer y yo solo utilizamos los autobuses una vez y fue para dirigirnos de nuestro primer hotel, situado en Yonabaru, hasta la capital de la isla Naha, con una distancia de 15 kilómetros. Cogimos básicamente el bus porque creemos que visitar una ciudad es mejor sin coche ya que así nos olvidábamos del problema del tráfico y del aparcamiento. Además, que en todo Japón, se conduce al estilo británico, con el volante a la derecha, y si no se está acostumbrado, pues cuesta mucho. En pequeños pueblos o autopistas, ese problema es menor al haber menos tráfico y menos efecto sorpresa.

Aquí, te dejo unas pequeñas indicaciones si al final te decantas por el transporte público.

Es recomendable saber, lógico como en cualquier parte del mundo, saber adonde se quiere ir y que autobús hay que coger. Eso se puede saber a través de la web anterior.

En todas las paradas, está el horario de cuando pasa el bus en cuestión. Es interesante verlo con anterioridad al viaje a realizar ya que debido, a las pocas frecuencias que suele haber, es probable que lleguemos a la parada y veamos que nuestro bus acaba de pasar y tengamos que esperar a veces hasta unas horas.

Ya una vez que cojamos el bus, no se paga en ese momento. El chófer nos dará un pequeño boleto en el que se indica la zona del bus donde lo hemos cogido. En la parte delantera del bus, hay una pequeña pantalla donde indica lo que hay que pagar, según la zona donde nos subimos y donde queramos bajar.


Justo al lado del conductor, hay varios dispositivos para sacar el ticket
y posteriormente, al final del trayecto, pagar.

Aquí indica lo que habría que pagar, según el sector donde nos hayamos subido.


Al final del recorrido y viendo en la pantalla lo que debemos pagar, depositamos el dinero en una pequeña urna al efecto.

También hay tarjetas tipo bonobus que nos facilitará la labor pero como nosotros solo cogimos el bus para la ocasión anteriormente comentada, pues no lo adquirimos.

Los autobuses son algo vetustos, nada que ver con la modernidad que podríamos ver en ciudades como Tokio u Osaka. En el fondo, Okinawa, es una de las regiones más pobres de Japón y en esos pequeños aspectos se notaba.


Autobús en la estación central de Naha

Alquiler de un coche

Como había comentado, si no alquila un coche en Okinawa, tal vez pueda decir que no disfrutó de ese idílico lugar. El mal servicio de los buses junto con que no llega a los lugares más hermosos de la isla, hace que alquilar un autómovil, sea una imperiosa necesidad.

Hay que tener en cuenta que para poder alquilar un automóvil, no solo basta con el carné de conducir español, sino que además debemos tener el carné internacional de conducir. 

Su obtención, si se reside en España, es muy fácil y bastará con pedir cita previa en Tráfico y posteriormente, presentarse ahí con el carné de conducir español y unas fotografías. Aquí te dejo el link de la Dirección General de Tráfico, donde se habla al respecto. Hay que tener en cuenta, que la validez de dicho carné es de tan solo un año, lo cual lo veo un poco incomprensible teniendo en cuenta que el carné español dura como mínimo cinco años.

Y aparte de eso, también está el problema de si se reside en el extranjero como es nuestro caso. Tuvimos que necesitar la ayuda de un familiar para que nos lo gestionara y que posteriormente, nos lo enviara por correo ordinario. Creo que esto podría ser una función a desempeñar por los consulados ya que para la obtención, no se requiere ninguna prueba mental ni física y por tanto, bastaría con pedirlo online. El único requisito es tener el carné español de conducir que éste, curiosamente, si se puede obtener en el extranjero pero que, salvo que haya convenio con determinados países, poco nos sirve como es el caso que nos atañe.

Para nuestra reserva, usamos la página www.rentalcars.com y de ahí seleccionamos un coche con la empresa Orix. Habíamos elegido un coche pequeño pero nos hicieron un upgrade a un coche mejor. El precio fue de 202 euros por siete días en total, lo que equivale a un poco menos de 30 euros al día. Si tenemos en cuenta la libertad que nos daba un coche y que el autobús, aparte de sus limitadas frecuencias y zonas de servicio, también es relativamente caro, pues la inversión está más que justificada.


Nuestro coche en Okinawa

Hay que indicar que los coches en Japón que se alquilan, son de marcha automática, no manual. Pero si nunca se ha usado este tipo de coches, no es nada difícil. Es en el fondo, como un cochecito de choques, acelerador y freno. Además, al ser Japón, el volante está a la derecha, por tanto, mucha atención a la hora de coger una rotonda o girar en una intersección.




Y conducir por Okinawa es una auténtica delicia. Aparte de los hermosos paisajes que divisábamos desde él, también está la exquisita educación y respeto de los japoneses, que para nada incomodan al conducir. O sea, agresividad en la carretera, cero. Cuanto hay que aprender de dicho país.

Y también, Okinawa tiene una serie de islas pequeñas que están enlazadas con la principal a través de puentes. Pasar sobre ellos, es una increíble experiencia porque muchas veces daba la sensación más de navegar que de conducir.





COMO ENFOCAR LA VISITA A LA ISLA DE OKINAWA

La isla de Okinawa tiene unos 1.000 kilómetros cuadrados aproximadamente. Es un tamaño relativamente pequeño pero el problema que tiene es que es muy ancha. Si se evita la autopista principal de Okinawa y se discurre por las carreteras secundarias, que es lo que le da el encanto a esta isla, para recorrerla de norte a sur, se necesitarían unas cuatro horas de coche.

Nosotros estuvimos un total de siete días y tal vez la mejor opción, y como hicimos nosotros, fue dividir la estancia en dos hoteles. Uno en Yonabaru (ver ubicación) y otro, en Motobu (ver ubicación) y fue una decisión muy acertada ya que ello, no nos hacía volver al hotel desde muchos kilómetros, como hubiera ocurrido si nos hubiéramos quedado solamente en uno de ellos.

¿Cuántos días quedarse en Okinawa? Eso es muy relativo y depende de lo que se busque en la isla y las aficiones que se tenga. Okinawa es famosa por sus playas pero también por su exuberante naturaleza interior y también, y por desgracia, es un lugar histórico muy famoso porque ahí se desarrollaron las batallas más encarnizadas entre japoneses y norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial. A tal efecto, tiene unos museos históricos muy interesantes y que es imposible no perderselos. Al fin y al cabo, los norteamericanos cedieron la soberanía de estas islas a Japón en la década de los 70 y aún mantiene una gran base militar. Esto ha conllevado también a que muchos residentes hablen inglés perfectamente, algo muy difícil de ver por ejemplo en el mismísimo Tokio, por ejemplo.

Yo creo que si uno viene aquí, entre cuatro y siete días estaría bien. Mi mujer y yo, nos venimos aquí para huir del frío de Pekín que hay en diciembre y como habíamos comentado, como ya conocemos casi todo el sureste asiático y que en gran parte del hemisferio norte, ese mes es frío y por tanto, limita mucho las posibilidades de viajar, pues consideramos que Okinawa es una buena opción y cumplió más que de sobra nuestras expectativas y de hecho, lo tenemos como destino “escapatoria” para los dos años y medio que nos queda por vivir aún en Pekín. El problema es que ahora con el coronavirus, ya el problema no es salir de China, sino el entrar, ya que estaríamos obligados a cumplir una cuarentena de catorce días en casa sin poder salir.

HOTELES

La oferta alojativa en Okinawa es amplia. Se le llama el caribe japonés por sus excelentes temperaturas a lo largo de todo el año aunque, por desgracia, también es frecuente a veces las lluvias y muchas veces, casi sin avisar, como quien dice. Su ubicación en el Océano Pacífico, a miles de kilómetros de otras tierras, favorece a esas precipitaciones.

Se puede encontrar una gran cantidad en Booking, desde caros resorts a precios baratos, incluso más que en muchos lugares de costa españolas. Además, si a ello le añadimos la obsesión que tienen los japoneses por la limpieza, por muy barato que pague, siempre se encontrará un lugar limpio, a diferencia de otras partes del mundo.

Se estila mucho los apartamentos en esta zona del país y de hecho, es la opción que elegimos nosotros. Todos estaban dotados de nevera, lavadora, microondas, etc.

En el fondo, es un destino muy de playa y por tanto, no se diferencia mucho de los estándares de otros países europeos para este tipo de turismo.

Aquí, les comento los dos alojamientos donde pernoctamos.

Zona sur de Okinawa

En esta parte de Okinawa, nos alojamos en el Kariyushi Condominium Resort Yonabaru Sunrise Ocean.

La habitación era amplia y desde nuestro balcón, podíamos divisar el mar y parte de la costa donde se encuentra la localidad de Yonaburu.


Nuestra habitación

Cocina con todos los equipamientos necesarios para pasar unos días.

Las vistas desde nuestro balcón


Cerca de dicho hotel, a unos cinco minutos caminando, hay un gran supermercado y algunos restaurantes para comer aunque en muchos supermercados japoneses siempre está la opción de los bentos, que son pequeñas cajitas compuestas de sushi y otras especialidades japonesa.

El precio de dicho hotel fue, cuando nos alojamos, de unos 42 euros la noche.

Zona norte de Okinawa

Aquí, nos alojamos en la ciudad de Motobu y el hotel escogido fue Mr. Kinjo in Motobu, con unas vistas espectaculares al mismo Océano Pacífico, dando incluso la sensación de estar en un camarote de un barco.


Una vista de nuestro apartamento


El dormitorio principal 

Las vistas desde nuestro apartamento


La cadena Kinjo es una opción muy interesante para alojarse en Okinawa ya que tiene precios muy buenos y además los estándares japoneses de limpieza. Hay muchos de ellos repartidos a lo largo de la isla.

Cerca de dicho hotel, había numerosos supermercados y también restaurantes. Motobu, es un buen lugar para tomarlo como campamento base para visitar la zona centro y norte de Okinwa, probablemente la mejor zona de la isla en lo referente a playa y naturaleza.

Como añadido, indicar que yo no me alojaría en la capital Naha, ya que es una ciudad que perfectamente se puede visitar en un día y luego, para salir de ahí con coche, cuesta mucho ya que suele tener bastante tráfico y más especialmente por la noche. De ahí, una de las razones también por la que al hacer la visita a dicha ciudad, lo hicimos en autobús público.

DONDE COMER

Japón es un país que no ofrece ningún problema en ese sentido aunque bien es cierto que no se ve tanta aglomeración de restaurantes como se puede en otras grandes ciudades niponas como Tokio u Osaka.

Si uno se dirige a la zona norte, hasta el punto más septentrional de la isla, el Cabo Hedo, hay muchos kilómetros sin ver un restaurante. Hay que tenerlo muy en cuenta.

Y en lo referente a precios, pues hay de todo tipo pero por unos 20 euros, para dos personas, se puede comer perfectamente. En los posteriores posts, hablaré de algunos de ellos, según la zona que estemos comentando.






Para solventar esto, a lo largo de la geografía insular, hay una gran cantidad de tiendas, muchas de ellas 24 horas, llamadas Lawson. En ellas, se puede encontrar muchas cosas para salir al paso y también, tienen cajeros. Muy recomendables ahí los cafés de matcha.





También, está la opción siempre socorrida de los bentos, que se venden en muchos supermercados. Son cajas que ofrecen diversos tipos de comida típicos japonesas y suelen tener precios económicos.




Y por supuesto, no nos podemos olvidar del cierto frikismo (o excentricidades para nuestros gustos) que nos podemos encontrar en algunos supermercados nipones ni por supuesto, ese gran amor que tienen por las bebidas energéticas, refrescantes, etc. que hace que haya una máquina cada X metros.





Si es un amante de la cerveza, la principal es Orion. Es tan conocida que incluso hay un marketing alrededor de todo lo que representa su marca.








En los próximos posts, hablaremos de los distintos lugares a visitar en esta hermosa isla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario