jueves, 31 de mayo de 2018

Que ver en Pekín (VI). La Gran Muralla China.

Un lugar que no puede faltar en una visita a China es, sin lugar a dudas, la Gran Muralla China.

Pero dicha construcción, consta de más de 6.000 kms de largo y lógicamente, habrá unos sitios con una logística mejor para visitarlo que otros. Pekín, al ser uno de los principales accesos a China y también un lugar inexcusable para visitar en este amplio país, pues ofrece una de las mejores opciones.

Y entre estas opciones, aquí hablaremos de la posibilidad de hacerlo la franja de Mutianyu, algo más alejada de Badaling (el lugar tradicional de visita de los extranjeros al ser el punto más cercano a la capital china) pero sin embargo, muchísima menos frecuentada por visitantes. Además, si dicha visita la puede realizar entre semana, se ahorrará una gran parte del turismo chino que suele frecuentar esta gran construcción humana.


COMO LLEGAR

Las opciones son muchas y lógicamente dependerá del bolsillo de cada uno. En los hoteles, es un clásico ofrecer esta excursión y el trayecto del taxi, cuesta unos 800 yuanes (unos 100 euros). Realmente, no es un precio muy excesivo ya que hay que tener en cuenta que este punto de la Gran Muralla, se encuentra a unos 70 kms de Pekín y si el coche fuera alquilado para cuatro personas, pues sería unos 25 euros por cabeza.

Pero aquí, detallaremos con más exactitud lo referente al transporte público, que en China está bastante bien y las frecuencias, para este caso, son constantes.

Los pasos a seguir, si se desea coger transporte público, son los siguientes:

Hay que dirigirse a la estación de buses de Dongzhimen. Para ello, puede coger un taxi desde el hotel que se aloja (tal vez sea la opción más cómoda y con mejor relación calidad precio ya que los taxis en Pekín no son caros) o bien coger la línea de metro 2 o 13. En esta misma estación, tiene su parada final el tren expreso que va al Aeropuerto de Pekín.

Exterior de la estación de Dongzhimen


Una vez dentro de la estación, sería interesante adquirir una tarjeta muy útil para el transporte público en Pekín (la Beijing Transportation Smart Card) ya que así, el precio del bus sería la mitad. Con esta tarjeta, el precio desde esta estación hasta Mutianyu (ya muy cercano a la Gran Muralla) valdría 6 yuanes (unos 80 cts. de euro). Si no, valdría 12 yuanes (aproximadamente 1,5 euros) que bueno, tampoco está mal. Esta tarjeta, vale 20 yuanes como depósito, que cuando sea devuelta al finalizar el uso, se devolvería dicha cantidad.

La línea que hay que coger es la 916 Express, y lo de express, es muy importante tenerlo en cuenta ya que si coge la 916, el autobús nos dará un gran paseo por todos lados menos por la Gran Muralla precisamente. Pero como en China, muchas veces el alfabeto en latino brilla por su ausencia, tendremos que fijarnos en la parte posterior del autobús y que indique lo que se ve en la foto:




Tras aproximadamente una hora de viaje en bus, tendremos que fijarnos en la parada del edificio principal de una compañía telefónica en Mutianyu (ver foto). Esa parada, debe ser fácil de localizarla ya que es donde se bajará la gran mayoría de la gente proveniente de Pekín.



Al bajarnos en esta parada, hay dos opciones. Por un lado, coger al otro lado de la carretera que se en la foto, los buses locales H23, H24, H35 o H36, para llegar finalmente a las puertas de acceso a la Gran Muralla. La ventaja de coger estos buses es, lógicamente, su precio de 6 yuanes pero el problema que tiene es que antes de llegar al punto deseado, dará un gran recorrido por la ciudad, con la consiguiente pérdida de tiempo.

Como alternativa, tendremos que en esta misma parada habrá conductores privados que se nos ofrecerán llevarnos. Tratándose de China todo se regatea y si se sabe algo de chino, pues mejor que mejor. Pero como probablemente, uno vaya a China y no salga del “Ni hao” o del “Xie Xie”, no se debería pagar más de 30 yuanes (menos de cuatro euros) por una pareja o unos 50 yuanes (unos 6 euros) para una camioneta llena.

Lo más normal sería que las autoridades chinas pusieran un transporte directo hasta la Gran Muralla China desde Pekín. Son a veces los misterios de este país. Yo personalmente pienso que es un poco para fomentar la economía local y así que algunos lugareños puedan sacarse un extra con este servicio de transporte.

PRECIOS

Asumiendo que se coge esta última opción, llegaremos a los accesos a la Gran Muralla pero no a ésta en si. Realmente, al Centro de Atención al Turista.



Primero hay que comprar la entrada para la entrada a la Gran Muralla, que cuesta 40 yuanes (unos cinco euros). El horario, es del 16 de marzo al 15 de noviembre, de lunes a viernes de 07:30 a 18:00 y los fines de semana, de 07:30 a 18:30. Para el intervalo entre el 16 de noviembre al 15 de marzo, abre todos los días de 08:00 a 17:00.

Al comprar la misma entrada, nos preguntarán si deseamos también comprar los tickets para el bus lanzadera que va desde el Centro de Atención al Turista los accesos a la Gran Muralla. El precio es de 15 yuanes ida y vuelta (unos 2 euros). Yo lo recomiendo bastante porque hay un buen trecho y no tiene sentido perder energías por el camino.

Interior de autobús lanzadera

Buses lanzadera

Tras llegar a los accesos, veremos que la Gran Muralla se encuentra unos pocos cientos de metros montaña arriba desde los accesos. Aquí, nuevamente tendremos varias maneras de acceder:

Por un lado, se puede acceder con telésferico. El precio es de 100 yuanes (unos 12 euros) para un recorrido y de 120, para la ida y vuelta (unos 15 euros). Sinceramente, me parece un atraco.


Listado de precios


La otra opción, y sin coste adicional, es haciendo un pequeño senderismo que no llevará poco más de 30 minutos caminando. El camino está totalmente señalizado y tendremos acceso o bien a la torreta de vigilancia 6 o la 8, que podremos decidirlo en una bifurcación que hay en el camino. Yo, particularmente, y si no se tiene mucho tiempo, elegiría la 6 pero si se desea estar casi todo el día, quizá sea mejor la 8. No obstante, ya desde la Gran Muralla, ambos están enlazados entre si.





Y tras lo comentado anteriormente, llegaremos al lugar en sí y nos asombraremos de su grandeza y majestuosidad. Hay fotos más abajo.


ANÁLISIS DE PRECIOS

Finalmente, ¿Cuánto nos costará llegar a la Gran Muralla desde Pekín? Pues como hemos visto, hay varias opciones pero haré un pequeño resumen:

Forma más barata (y la más lenta): Aquí, añadiríamos el precio del autobús desde Pekín a Mutianyu pagando con la tarjeta anteriormente comentada (6 yuanes), el bus desde Mutianyu a los accesos (3 yuanes) y la entrada (40 yuanes). En total, 49 yuanes (poco más de 6 euros)

Forma para ahorrar en tiempo (mejor relación tiempo/precio) Incluiríamos el precio del bus de Pekín a Mutianyu, con la tarjeta anteriormente comentada (6 yuanes), un conductor privado o taxi hasta las taquillas de la Gran Muralla (unos 15 yuanes por persona), la entrada (40 yuanes), el bus lanzadera de las taquillas a los tornos de acceso (15 yuanes). En total, 76 yuanes (casi 10 euros).

Forma más cómoda (y la más cara): A todo lo anterior, sumarle el acceso a la Gran Muralla con el teleférico, ida y vuelta (120 yuanes). En total, 196 yuanes (casi 24 euros).

Como ven, las posibilidades son varias pero yo creo que la segunda opción que incluí, es bastante interesante y ahorra mucho en precio, especialmente si fuera una familia de cuatro miembros por ejemplo.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Si se va a la Gran Muralla, se debe pensar que independientemente de si accedemos por el sendero anteriormente comentado o no, el suelo de es empedrado y por tanto, debe usarse un calzado cómodo. Quizá la mejor opción, sean unas zapatillas deportivas.












La meteorología es un factor a tener en cuenta y habrá que informarse primero. No obstante, si el frío o el calor se puede saber previamente, siempre es bueno llevarse una gorra ya que puede que el tiempo cambie y de repente aparezca el sol. Mi mujer yo yo fuimos en primavera y se ve veía todo el paisaje verde. En invierno, es muy común que esté todo nevado.




Conviene llevar agua y en lo referente a alimentos, a lo largo de la Gran Muralla, existen pequeños puestos donde comprar chocolatinas y otros productos altos en calorías, junto con refrescos, helados, etc. Hay que tener en cuenta que tal vez los precios sean algo inflados.




Si es verano, conviene ir con pantalones cortos ya que debido al gran número de escalones que hay, el roce de un pantalón largo, podría molestar a la larga. También, no es recomendable que las mujeres lleven faldas ya que los desniveles en la Gran Muralla o el viento reinante a veces, puede ocasionar ciertas molestias.





En la zona del Centro de Atención al Cliente hay numerosos restaurantes que si bien, tal vez la calidad no sea la idónea, al menos nos saciará el hambre que podamos tener al terminar la visita.  Incluso, está la opción de un Burger King. También, hay lugares de souvenirs.






CONCLUSIONES

Como indiqué al principio, esta parte de la Gran Muralla, está algo más lejano de Badaling. Además, que como han podido ver, la forma de acceder es un poco más complicada.

Pero si finalmente optan por esta decisión y especialmente, si van entre semana y temprano, se encontrarán con la Gran Muralla prácticamente para ustedes y eso, es algo impagable. 





Los grupos de turistas o chinos, empiezan a venir a partir de las 10:30 de la mañana aproximadamente y si es entre semana, la afluencia de público, no es grande. Si cogemos el bus en Pekín a las 07:00 de la mañana, perfectamente ya podemos estar en la Gran Muralla, sobre las 08:30 aproximadamente.







No hay comentarios:

Publicar un comentario