martes, 13 de agosto de 2019

Viaje a Egipto (X). El Cairo, 1º parte

Y por fin llegamos a la capital de Egipto, El Cairo. Nuestra decisión de dejar dicha ciudad para el final del viaje, creo que fue acertada. Haberla tomado como primera parada, tal vez nos hubiera agobiado mucho y desanimado bastante el caos y el desorden que impera en muchos aspectos en este país.

El Cairo es una inmensa ciudad que hay que dedicarle varios días ya que tiene una gran cantidad de lugares a visitar y las distancias entre éstos, a veces es de decenas de kilómetros. Si a eso le unimos el tráfico automovilístico que hay, pues el tiempo de traslado, aumenta considerablemente.

En este primer post, hablaremos de generalidades y consejos de la ciudad así como de algunos monumentos de arquitectura islámica.




UBICACIÓN DE EL CAIRO

El Cairo se encuentra al norte de Egipto, en el inicio del Gran Delta del Nilo. De hecho, la ciudad está atravesada por dicho río y el paseo que discurre a través de su litoral, es un referente y lugar de relajación entre los cairotas. 



COMO LLEGAR

El Aeropuerto Internacional de El Cairo es normalmente la gran puerta de acceso a Egipto y es principalmente a través de su aeropuerto. La inmensidad de esta gran urbe, ha hecho necesaria la construcción de un nuevo aeródromo, el de Sphinx (La Esfinge), aunque prácticamente ahora está limitado al tráfico aéreo doméstico.

La gran mayoría de los hoteles ofrece la posibilidad de traslado gratuito desde/hacia el aeropuerto. También está la posibilidad de usar Uber, cuyo trayecto puede costar unas 80 LE (unos cuatro euros).

Desgraciadamente, si se va a utilizar la opción de los taxis oficiales del aeropuerto, tal vez los precios estén algo inflados y no estén claramente determinados.

Si proviene desde otra ciudad de Egipto y sin ser por avión, aquí te dejo una guía de como moverse por dicho país por transporte terrestre.

DONDE ALOJARSE

El Cairo ofrece una gran cantidad de alojamiento, a todos los niveles. Quizá la mejor zona para ubicarse y de hecho, donde se encuentra la gran mayoría de hoteles, es por la zona de la Plaza Tahrir o de La Liberación (ver ubicación) y alrededores.

Sin embargo, en la elección del hotel, mi mujer y yo tuvimos mala suerte y se puede decir que es el único alojamiento que no nos gustó en todo el país.

El hotel en cuestión se llama Hostgram y al ver que tenía una buena nota en booking.com (un 8,6), con el precio diario que tenía (unos 25 euros diarios con desayuno incluido) y la ubicación, a unos 10 minutos de la Plaza Tahrir y con muchos comercios alrededor, pensamos que sería una buena opción pero para nada.

Zona por donde se encontraba nuestro hotel


Lógicamente, para un hotel con ese precio (aunque son los estándares de Egipto para un hotel medio) no espero mucho pero lo que veo inconcebible es que sean los propios trabajadores del hotel los que voluntariamente sean los problemáticos de dicho establecimiento.

Para empezar, nos dieron una habitación justo al lado de recepción y que se oía todo pero lo peor es que a una hora determinada de la noche, en vez de guardar silencio, lo que hacían eran traer a sus amistades a comer y empezar a hablar hasta altas horas de la noche y, quizá a la una o las dos, era imposible dormir. Y a las siete y media venía la mujer de la limpieza con el consiguiente ajetreo de voces y trasteo.



Todas las noches, salí de mi habitación para decirles que bajaran la voz pero les daba igual, seguían hablando e ignorándonos totalmente. La verdad es que fueron unos días un poco tensos porque entre comillas puedo entender que algún huésped me pueda molestar pero ¿los propios trabajadores del hotel? 

Como indico, no sé cómo dicho hotel está tan sobrevalorado en booking porque no creo que precisamente todo ese escándalo fuera por mi presencia y habrá habido gente que se haya alojado en esa habitación.

COMO MOVERSE

Las distancias en El Cairo son enormes y el transporte público es caótico. Coger un taxi oficial es desesperante porque hay que regatear la tarifa. Ante este panorama, no queda otra que coger un coche con la aplicación Uber y cuyas tarifas, ya se saben de antemano. El precio normal de una carrera no debe sobrepasar por término medio los 2 euros.

El principal motivo por el que mi mujer y yo compramos una tarjeta SIM egipcia, fue precisamente por este tema. Y sin duda, fue una opción muy acertada.

También, si se es muy osado, está la posibilidad de usar el metro de El Cairo.

QUE VISITAR

El Cairo tiene muchos lugares que visitar y requiere varios días. Sin incluir las cercanas pirámides de Giza y también Saqqara, una visita mínima de tres días sería recomendable.

En este primer post, la ruta sugerida es la que podríamos denominar El Cairo islámico:





El Barrio Islámico

El inicio por este barrio empieza en la puerta de Bab El Futuh y va transcurriendo a lo largo de la Calle Muiz. Así, por ejemplo, nada más empezar dicha vía tenemos por ejemplo la Mezquita Al Hakim y numerosos edificios históricos.














Para visitar la gran mayoría de los lugares en el interior, se puede comprar un ticket que cuesta 100 LE (cinco euros) y da derecho a visitar 8 monumentos, todos ellos de una gran belleza y relativamente poco visitados.

Algunos lugares recomendados son:

  • El Complejo del Sultán Qalawun











  • Madrasa y Ribat del Sultán Barquq











  • Madrasa Al-Kamiliya








  • Mezquita, Qubab y Samil El-Silahdar








En dicha zona, se encuentra también el mercado de Khan El Khalili, quizá el más importante de artesanía de la ciudad.









La visita a dicha zona es muy recomendable y puede llevar unas horas debido a la gran cantidad de lugares a ver con el ticket que había comentado anteriormente. 

Mezquita Al Akzhar

La mezquita de al-Azhar es una de las más importantes del El Cairo desde el punto de vista histórico, religioso y arquitectónico. Forma parte del conjunto conocido como El Cairo Histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La mezquita está situada en el centro de la antigua ciudad Fatimí y es considerada como la mezquita nacional de Egipto.



La mezquita pertenece a la época fatimí y fue fundada en el periodo (970-972), aunque con el transcurso de los siglos ha sufrido muchas modificaciones. Desde su fundación ha funcionado casi siempre como centro de enseñanza, función que todavía conserva a pesar de que ahora esta actividad, que atrae estudiantes de todo el mundo, se ha desplazado a otros edificios, quedando esta mezquita como centro religioso.





Al-Azhar se fundó como mezquita central de la nueva ciudad de al-Qahira. No lleva el nombre de su fundador, Al Muizz (952-975) o bien Jàwhar as-Siqil·lí, el militar que llevó a cabo el establecimiento de la nueva ciudad y de la mezquita, como era habitual. El califa Al-Muizz entró en El Cairo en el mes de ramadán de 973 y dirigió la oración en esta mezquita acompañado de Jawhar.







Al tratarse de una mezquita, lógicamente hay que descalzarse y en el caso de las mujeres, cubrirse la cabeza.

Mezquita de Rifai

Tras coger un taxi con la aplicación UBER, nos dirigimos a la Mezquita de Rifai, de una gran belleza.

La Mezquita de Al-, transcrita también como Al-Rifai , Al-Refai, Al-Refa'i , y nombrada también como la «Mezquita Real»), se encuentra en Midan al-Qal'a, adyacente a la Ciudadela de El Cairo. Data de alrededor de 1361, y fue concebida arquitectónicamente como un complemento de la estructura más antigua. Esta nueva mezquita fue parte de una gran campaña de los gobernantes de Egipto del siglo XIX para asociarse con la gloria percibida de períodos anteriores en la historia islámica de Egipto y modernizar la ciudad. La mezquita fue construida junto a dos grandes plazas públicas y fuera de varios bulevares de estilo europeo construidos en la misma época.









La mezquita es el lugar de descanso de Khushyar Hanim y su hijo Ismail Pachá, así como de otros numerosos miembros de la familia real egipcia, incluido el rey Faruq, el último rey reinante de Egipto, cuyo cuerpo fue enterrado aquí después de su muerte en Roma en 1965. La mezquita sirvió brevemente como el lugar de descanso de Reza Shah de Irán, quien murió en el exilio en la Unión de Sudáfrica en 1944, y fue devuelto a Irán después de la Segunda Guerra Mundial. Fue enterrado en El Cairo después de la Revolución iraní de 1979. Parte de la cámara funeraria está actualmente ocupada por el hijo de Reza Shah, Mohammad Reza Pahlavi, que murió en El Cairo en julio de 1980.

Tumba del último Sha de Persia


Tumba de un rey de Egipto


Mezquita del Sultán Hasán

Esta mezquita se encuentra justamente enfrente de la comentada anteriormente, la de Rifai. Indicar que hay un ticket que vale 80 LE (unos cuatro euros) y permite ver las dos mezquitas, de una gran belleza.

Ambas mezquitas, una frente a otra
La mezquita-madrasa del Sultán Hasán es una imponente mezquita y madrasa de la época del sultanato mameluco de Egipto ubicada cerca de la Ciudadela. Su construcción comenzó en el año 1336 (757 del calendario islámico), y los trabajos concluyeron al cabo de tres años «sin que hubiera habido un solo día en que no se trabajara»,1 aunque se finalizaron definitivamente en 1363. En el momento en que se construyó la mezquita, destacaba por su tamaño y por algunas características arquitectónicas innovadoras. Su construcción fue ordenada por An-Nasir Hasan, un sultán con un perfil poco llamativo. 







La mezquita del Sultán Hasan es una de las mayores mezquitas del mundo: tiene una longitud de 150 metros y ocupa una superficie de 7906 metros cuadrados. Sus muros principales se elevan hasta los 36 metros y su minarete más alto se eleva hasta los 68 metros. Los visitantes entran en el complejo a través de un portal muy alto que en sí mismo es una obra de arte.








No hay comentarios:

Publicar un comentario