miércoles, 27 de marzo de 2019

Viaje a Egipto (II). Como viajar por libre.

En este blog, hablaremos de cómo moverse por libre por Egipto y un factor fundamental, va a ser el trasladarse entre una ciudad y otra.

Quizá, en el conocer el sistema de transportes terrestres de este país, radique el éxito de terminar satisfactoriamente un viaje a Egipto sin necesidad de intermediarios ni de caros traslados entre un lugar y otro.

Viajar en avión dentro de Egipto, no es lo más idóneo ya que aparte del relativamente caro precio de los billetes, se une también que prácticamente no hay enlaces directos entre ciudades, teniendo la gran mayoría de las veces que hacer escala en El Cairo.

Además, creo que Egipto es de esos países que hay que conocer a ras del suelo y sin duda, el tren y autobús es lo más recomendable para ello.

En este post, precisamente indicaremos todo ello así como de los bajos precios que conlleva.




LOS TRENES EN EGIPTO

Viajar en tren por Egipto es bastante recomendable y debe hacerse aunque sea en un pequeño trayecto como por ejemplo entre Asuán y Luxor, con unas tres horas de duración.

La gran mayoría de la infraestructura ferroviaria de este país, discurre en paralelo por el gran vergel que forma el Río Nilo a sus orillas y ahí nos podemos dar cuenta de lo que significa este río para Egipto, tanto en su larguísima historia como en la actualidad. También, un poco, algunas postales rurales difíciles de ver en una ciudad.

El fértil delta del Nilo


Paso a nivel con barreras en el Egipto "profundo"




La página web oficial y donde se pueden comprar los billetes (aunque no siempre deja) es https://enr.gov.eg/ticketing/public/login.jsf

Para usar dicha web, previamente hay que registrarse y ya su uso, es similar a cualquier buscador, como podría ser el los ferrocarriles españoles, RENFE.

No obstante, en lo referente a la venta de tickets, hay que tener en cuenta unos factores:

Si no deja comprarlos por Internet, ya sea por la tarjeta de crédito que tenemos o por cualquier otra circunstancia, obviamente, los tickets también se pueden comprar en las estaciones de trenes pero ahí nos podemos encontrar con el hándicap de colas algo largas, que el taquillero no sepa inglés y que también, como somos turistas, muchos se ofrezcan (a cambio de dinero, lógicamente) a ayudarnos a comprar el billete. 

E incluso, también existe la posibilidad de comprarlo dentro del propio tren. Es decir, nos podremos subir sin ningún ticket y al ver un revisor, comprarlo justo en ese momento. Es algo relativamente generalizado.

Los precios del billete, salvo algunos trenes en concreto, son muy baratos. Por ejemplo, entre El Cairo y Alejandría, en primera clase, cuesta sobre tres euros o entre El Cairo y Asuán, de unas catorce horas, también en primera clase, unos 11 euros.

Un aspecto muy a tener en cuenta para los extranjeros, es que si deseamos hacer el trayecto entre El Cairo (o Giza) a Asuán (o Luxor), si lo deseamos comprar en una taquilla, lo primero que nos dirá el taquillero, es que los extranjeros solo pueden hacer dicho recorrido en el tren de lujo llamado Watania, cuyo precio para una cabina individual es de 120 dólares (unos 100 euros) y para una cabina doble, de 100 dólares (unos 80 euros). Además, dicho trayecto es nocturno y no podríamos ver los paisajes, sino prácticamente limitarnos a dormir.
Booking.com

Pero si se quiere hacer el trayecto de día y con el precio mucho más bajo (11 euros), el truco consiste en o bien comprar el ticket en las máquinas de la estación (prácticamente solo existentes en El Cairo), que nos lo compren en taquilla un egipcio (tal vez haya que darle una pequeña comisión) o que en el hotel, donde nos alojemos, nos lo compren y cuando lleguemos allá, pagarles.

Pero si lo que desea es no depender de nada ni nadie, entonces la mejor opción (perfectamente legal), es entrar directamente al tren en cuestión y pagar ya una vez dentro. Los revisores, no nos pusieron ninguna pega y se limitaron a cobrarnos.

Se daba el caso incluso, que cuando cogimos el tren para Asuán (en nuestro caso, en la estación de Giza), venían policías a preguntarnos adonde íbamos y cuando le decíamos Asuán, ya decían que no podíamos en dicho tren pero yo creo que más que por una razón de seguridad, era más bien por la posible comisión que se podría llevar del tren de lujo comentado anteriormente. La corrupción y el buscavidismo que existe en Egipto, hace que al final no confíe en nadie.

Por tanto, como conclusión, es que si se desea ir desde El Cairo (o Giza) a Luxor o Asuán, no hay ningún problema en coger cualquier tren. El único problema es que como vamos sin billete, luego nos vemos condicionados a que haya algún asiento libre o no. En nuestro caso, para estar los dos sentados, nos costó esperar un poco a que algunos pasajeros se bajaran en estaciones intermedias.

Como resumen del sistema ferroviario en Egipto, indicar que los trenes son algo antiguos pero no por ello incómodos. La estructura de los vagones de primera clase, es de un asiento por un lado de la ventanilla y de dos por otro. Al final de cada vagón, hay baños y periódicamente pasa un vendedor con un carrito ofreciendo agua, refrescos y snacks (patatas fritas, chocolatinas, etc) El precio de una Coca-Cola, por ejemplo, es de 10 libras egipcias (unos 50 céntimos de euros).

Estación de trenes de Giza



Vagón de un tren de Primera Clase en Egipto

Vendedor pasando el carrito


Hay que prever retrasos en los trenes, la puntualidad brilla por su ausencia aunque tampoco son unos ratios muy desmesurados. Por ejemplo, el tren que cogimos de Giza a Asuán, para catorce horas, “solo” tuvo una hora de retraso y prácticamente la cogió en las primeras horas de viaje.

También indicar el elevado número de accidentes que se producen al año pero bueno, eso es algo generalizado en la gran mayoría de los países en vías de desarrollo.


LOS AUTOBUSES EN EGIPTO

Para desplazarse por las diversas ciudades de este país, hay varias compañías pero yo recomendaría por precio y por calidad de servicio (al menos en lo referente al estado de los autobuses en sí), la compañía Go Bus (ver web).


Tipo de autobús en el que realizamos los dos trayectos

Estación de dicha compañía en Hurghada


Se puede reservar a través de la propia web. La ventaja de ello es que si lo hacemos con antelación, podremos elegir buenos asientos. Uno tal vez, pensaría que los mejores asientos son justo los que se encuentran a la derecha del conductor y que permiten una visión total del horizonte pero viendo los adelantamientos que hay en las carreteras egipcias, si se tiene mucho miedo, tal vez no sea la mejor opción.


Visión de los asientos a la derecha del conductor


Mi mujer y yo utilizamos dicho servicio cuando no existía el servicio en tren (pese a su supuesto índice de siniestralidad, da la sensación de ser más seguro que las carreteras egipcias), concretamente para llegar o salir de la localidad costera de Hurghada, que actualmente no dispone de servicio de ferrocarril aunque en un futuro lo estará.

Los autobuses en sí, no estaban mal y eran relativamente cómodos. Otra cosa, eran la temeridad de los conductores pero por desgracia, es una tónica generalizada en este país.


Interior de dicho bus

Servicio también muy utilizado por los turistas


Como características principales tenemos que los buses disponen de baño y realizan una parada cada dos horas aproximadamente en lugares de avituallamiento ya específicamente preparados para ello. En las fotos que pongo abajo, es un grandísimo que había en el recorrido entre Hurgahda y Alejandría y también usado para los buses a/desde El Cairo. Asimismo, los buses tienen una pantalla al principio donde se ponen películas, obviamente de cine local aunque realmente los egipcios no le hacían mucho caso tampoco.







Indicar que por cada maleta que transportemos en el maletero inferior, cobran 5 libras egipcias (unos 25 céntimos de euro).

Los trayectos que realizamos, fueron los siguientes:

Traslado de Luxor a Hurghada.- Una duración total de cinco horas, y un precio 110 libras egipcias (unos 5,5 euros). Cogimos el autobús que salía de Luxor a las 15:30 (hay otro a las ocho de la mañana) y la lástima fue que a partir de las 18:00 ya era de noche y el trayecto discurría por una zona montañosa desértica muy hermosa en paisajes. También, dicho bus, atravesaba aldeas rurales donde parece que el tiempo se ha parado.






Traslado de Hurghada a Alejandría.-Con una duración total de nueve horas, y un precio de 240 libras egipcias (unos 12 euros). Cogimos el autobús que partía a las 14:05 y nos permitió ver una gran parte de la costa del Mar Rojo, que discurre en paralelo con la carretera. Asimismo, vimos la gran cantidad de complejos hoteleros que hay en las cercanías de Hurghada y que se han visto mermados (o cerrados) por el aumento del terrorismo en Egipto.


Al fondo, el Mar Rojo



Aunque en principio podría parecer una eternidad las nueve horas en un autobús (recordemos que hace varias paradas cada dos horas aproximadamente), si lo hubiéramos hecho en avión, prácticamente hubiéramos tardado lo mismo ya que no hay servicio directo entre Hurghada y Alejandría y tendríamos que haber hecho escala en El Cairo y entre esta ciudad el destino final, por la tarde noche solo hay un vuelo y sale prácticamente a media noche.

COMO MOVERSE DENTRO DE LAS CIUDADES

El principal motivo por el que mi mujer y yo contratamos una tarjeta telefónica de datos en Egipto (con Orange, 20 Gb de datos con una vigencia de un mes, nos costó 160 libras egipcias, unos 8 euros) fue para poder tener la opción de usar el servicio de taxis UBER. Era la primera vez que contratábamos una tarjeta telefónica en el exterior porque relativamente nunca nos ha hecho falta. Si siempre estamos juntos y podemos descargarnos offline los mapas de Google así como el traductor correspondiente y para navegar por internet, ya tenemos la wifi que nos provee gratuitamente los hoteles, pues no nos urge comprarlas

Pero en este caso, y por recomendaciones que había leído en otro blogs, el moverse dentro de una ciudad con Uber, fue una de las opciones más acertadas. Concretamente, cuando estuvimos, las ciudades de El Cairo, Alejandría y Hurghada (febrero de 2019), disponían de dicho servicio.

Si no deseáramos usar Uber, por ejemplo, nos veríamos expuestos a precios inflados de los taxistas ya que los taxis en Egipto, no disponen de taxímetros y previamente hay que fijar los precios y por la experiencia de estar un mes de vacaciones en este país, nos dimos cuenta que cuando hay turistas por medio, los precios suben disparatadamente. 

Y no digo nada ya el llegar a una estación de autobuses o de tren a altas horas de la noche, como nos ocurrió alguna vez, no me quiero imaginar esos “lobos” del volante en busca de una víctima fácil y desesperada por llegar a un hotel.

Con Uber, eso no ocurre ya que el precio viene fijado al indicar la ruta y uno ya decide si contratar el trayecto o no. Nosotros ya teníamos la experiencia del uso de Uber tras vivir cuatro años en India y para este tipo de países, es la mejor opción.

Con respecto a como usar esta aplicación, es fácil. Aquí te indico algunos pasos:

Primero, hay que descargarse dicha aplicación en el móvil y asociarla a un teléfono móvil. 

Y ya en lo referente al uso, consiste en que un taxi (más bien un coche privado con conductor) irá al lugar indicado a buscar al cliente hasta el lugar deseado. A la hora de indicar el lugar de recogida, la aplicación, por defecto y mediante el GPS, determinará la ubicación. Como consejo, es recomendable ubicarse en un punto fácilmente determinable como podría ser un museo, un edificio gubernamental o un restaurante. Así, si el conductor nos llamara, podremos indicarle dicho lugar y le será más fácil encontrarnos. También, intentar evitar a veces, el solicitar un coche en una intersección con muchos cruces, ya que es probable que al pedirlo, nosotros estemos en una esquina y el coche aparezca en otra y debamos desplazarnos hasta allá.

En lo referente al precio medio de las tarifas, para un trayecto entre dos puntos de la ciudad, difícilmente pasaba de 15 libras egipcias (unos 75 céntimos de euro) y para el caso de El Cairo (zona de la Plaza Tahrir) a las pirámides de Giza, con una distancia de unos 20 kilómetros, costó 60 libras egipcias (unos 3 euros). Contratar este trayecto en cualquier hotel de El Cairo, ya hubiera estado fácilmente por encima de los 15 euros.

Y el trayecto de El Cairo a las pirámides de Sakkara, de unos 30 kilómetros, costó 120 libras egipcias (unos 6 euros).

CONCLUSIÓN

Si se dispone de tiempo y se quiere conocer bien el interior del país, el viajar por tierra es una de las opciones más interesantes y muy a tener en cuenta.

Como se ha podido ver en esta blog, es perfectamente factible recorrerse Egipto por libre y no es necesario recurrir a agencias de viajes intermediarias que lo único que harán, será aumentar el precio considerablemente. Aquí indico el coste por trayecto que realizamos de cada recorrido (precios para febrero de 2019), teniendo en cuenta que para el caso de los trenes, fue en primera clase.


  1. Trayecto Giza (El Cairo) – Asuán (en tren).- Catorce horas, 244 libras egipcias  (LE)(unos 11 euros)
  2. Trayecto Asuán – Luxor (en tren).- Tres horas, 53 LE (2,5 euros)
  3. Trayecto Luxor – Hurghada (en autobús).- Cinco horas, 110 LE (5,5 euros)
  4. Trayecto Hurghada – Alejandría (en autobús).- Nueve horas, 240 LE (12 euros)
  5. Trayecto Alejandría – El Cairo (en tren).- Tres horas, 72 LE (3,5 euros)

Aquí indico el mapa, con el número correspondiente del trayecto.




Por tanto, pudimos recorrer la gran mayoría de Egipto, con sus puntos principales, por un total aproximado de unos 35 euros por persona, que no está nada mal. 

Posts sobre Egipto en este blog:






No hay comentarios:

Publicar un comentario