martes, 19 de marzo de 2019

Viaje a Egipto (I). Consejos prácticos.

Pocos países evocan tanta historia como puede ser Egipto. Su nombre ya nos remite a épocas de faraones y del inicio de la civilización humana que, pese al tiempo transcurrido, aún nos fascina todos sus descubrimientos y técnicas y más aún, en aquellos tiempos.

Lógicamente, el Río Nilo jugó un papel fundamental en el nacimiento de aquella cultura ante tanta hostilidad natural que ofrece el desierto.

Y en lo personal, es un viaje que nunca puede faltar para alguien que le encanta viajar y más aún, a lugares con historia. El viaje que realizamos mi mujer y yo, tuvo un mes de duración y fue totalmente por libre, sin organizar nada previamente (salvo las reservas de los hoteles), con lo cual ante la duda de muchos si se puede viajar por libre en dicho país, si que se puede y sin ningún problema.

En este primer post, daremos algunos consejos prácticos muy a tener en cuenta en dicho país.




SITUACIÓN DE EGIPTO

Egipto se encuentra al norte de África, en una encrucijada de caminos entre Europa, África y Asia y donde su culmen principal de posición geoestratégica lo ostenta el Canal de Suez, que permite un gran ahorro de tiempo para las embarcaciones, sin tener que rodear todo el continente africano.




COMO LLEGAR

La forma más rápida desde España es en avión y ya dependerá de la balanza entre el precio y el tiempo de vuelo, el que determine el usuario. Así, por ejemplo, normalmente los vuelos directos Madrid-El Cairo suele ser más caro que haciendo escala. 

Aquí, por ejemplo, para fecha de mayo de 2019, hay una comparativa que haciendo una escala en Kiev (Ucrania), el vuelo cuesta unos 230 euros i/v pero cogiendo uno directo a El Cairo, cuesta 447 euros i/v, o sea, el doble. Aquí hay un link de dichos resultados  y donde puede personalizar su búsqueda.

Prácticamente la gran mayoría de los vuelos a Egipto, suelen llegar a El Cairo al menos que no se cojan charters de viajes organizados donde probablemente se pueda llegar a Asuán o Luxor, al sur del país.

La época del año también suele influir notoriamente en el precio ya que al menos que no sea una necesidad imperiosa, no se recomienda viajar a Egipto entre mediados de junio y mediados de septiembre ya que las temperaturas suelen ser muy altas, rozando en muchos lugares casi los 50º. Nosotros fuimos entre mediados de enero y febrero y las temperaturas fueron fabulosas, no superando prácticamente los 25 grados de día y con la noche muy agradable.

VISADOS

La forma más fácil de conseguir el visado, es en el mismo aeropuerto de El Cairo y cuesta 25 euros, para una única entrada y estancia máxima de 30 días. Hay un pequeño mostrador situado antes del control de pasaportes y debe comprarse antes de pasar por dichos controles. También existe la posibilidad de conseguirlo vía online, con siete días de antelación, en el siguiente vínculo: www.visa2egypt.gov.eg.

DINERO 

La moneda oficial de Egipto es la libra egipcia, cuyo cambio normalmente es un euro por cada 20 libras. Para saber su cambio exacto, ver la web www.xe.com

En muchas zonas y lugares turísticos, perfectamente se puede pagar en dólares o euros. Asimismo, es relativamente fácil encontrarse cajeros para sacar dinero.

Con lo que hay que tener cuidado, es cuando nos devuelven el cambio. Sinceramente, no he visto un país donde más se intente engañar al turista y descaradamente que Egipto. Hasta los propios vendedores de tickets de lugares a visitar, si pueden, intentan engañar. Por eso, siempre es recomendable revisar el cambio y familiarizarse rápido con los billetes y las monedas de dicho país.

Asimismo, en los hoteles que reservamos en www.booking.com, indicaba que el pago para el caso de extranjeros, había que realizarlo en dólares o euros, pero nosotros, en los que no se podía pagar con tarjeta de crédito, lo hicimos en libras egipcias y no hubo ningún problema.

Probablemente, habrá niños que le pidan dinero. No le dé nunca nada ya que el darle, incentiva al absentismo escolar porque de esa forma, probablemente, gane más dinero que los padres trabajando y se convierta en otra ganancia de dinero. Pero en el fondo, lo que hace es hipotecarle y anularle el futuro al no ir a la escuela.

DATOS ÚTILES

Egipto es un país que tuvo sus momentos de gloria turística y se nota en muchos aspectos aunque desgraciadamente, y debido al terrorismo internacional, ahora se nota mucho el bajón. Ello hace que en muchos lugares se vea que la infraestructura turística esté bien pero debido al decremento de los ingresos económicos, muchos vendedores de forma muy pesada y reiterada intentan atraer a los turistas a sus tiendas y al final, hasta puede ser desesperante y poco agradable pasear.

El zoco de Luxor


Además, en muchos lugares como el complejo de Giza, van muchos egipcios simplemente a pedir dinero a los turistas por cualquier nimiedad. Por tanto, hay que tomárselo tranquilo y llegar a la conclusión que en este país, no hay nada gratis en lo relativo a gentileza y tal vez, detrás de una ayuda, siempre haya la búsqueda de una recompensa económica.

Creo que en ese sentido, en vez de intentar recuperar el turismo con un servicio agradable, están matando un poco las gallinas de los huevos de oro.

La seguridad es un aspecto muy importante en Egipto y constantemente veremos controles policiales o presencia militar. Para entrar a cualquier recinto turístico, previamente hay que pasar por arcos de seguridad.

Puesto de seguridad en la carretera a Abu Simbel


Realmente, mi mujer y yo, no pasamos ningún miedo durante el tiempo que estuvimos en Egipto. Era más molesta la sensación de cuando estábamos en sitios turísticos,(especialmente los zocos), nos intentarán vender cualquier cosa.

Como indiqué anteriormente, mi mujer y yo realizamos este viaje por libre. Gran parte del éxito o no de esta alternativa, radica en saber desplazarse de un lugar a otro y también, dentro de las ciudades, de los recorridos en ella. De este tema, el transporte, lo dedicaré en el próximo post debido a su larga extensión.

Viajar en tren permite adentrarse y conocer más un país


Un factor a tener en cuenta en que los taxis no tienen taxímetros  pero afortunadamente está implementado el servicio de UBER  (al menos hasta febrero de 2019 estaban en El Cairo, Alejandría y Hurghada), y como comentaré en el siguiente post, es muy recomendable su uso por el cuantioso ahorro económico que tendremos. Para ello, hay que tener una tarjeta de teléfono egipcia. Nosotros contratamos una tarjeta con 20 Gigas de datos por 165 libras egipcias (unos 8 euros), con una duración de un mes. También había tarjetas de 10 gigas aunque la diferencia era tan poca, (unos dos euros), que compensaba mucho más comprar la primera. Más info en Orange Egipto.

También, es muy recomendable descargarse un traductor de árabe, el de Google está muy bien. En las zonas turísticas, todo el mundo habla inglés (y español, francés, alemán, etc) pero si ya nos adentramos en zonas más remotas de Egipto (o incluso en la poca turística Alejandría), ahí el conocimiento del inglés ya es muy limitado.

ALOJAMIENTO

En general, el alojamiento en Egipto es mucho más barato que en la gran mayoría de Europa. En cada uno de los lugares donde nos alojamos, describiré más detalladamente los hoteles pero para hacerse una idea, un hotel de tres estrellas (o similar) ronda los 30 a 35 euros. 


Y debido a estos precios asequibles, también uno se puede dar un capricho y alojarse en el fabuloso Hotel Hilton de Luxor, por un precio de unos 85 euros diarios, con desayuno incluido.

Piscina "infinita" con vistas al Rio Nilo


NUESTRA RUTA

En Egipto, mi mujer y yo, estuvimos un mes en total. Es el país en el que más tiempo hemos estado de visita de forma continuada. Tal vez fue mucho tiempo pero no todo fueron visitas a templos egipcios, pirámides, museos, etc. También, y para recargar pilas ante el frío de Pekín (donde vivimos ahora) estuvimos varios días en el Mar Rojo, concretamente en Hurghada, deleitándonos con ese fondo marino único.

Aquí les indico de forma resumida la ruta que hicimos:

Empezamos en las pirámides de Giza. Posteriormente, cogimos un tren que atravesó todo Egipto para llegar a Asuán. De ahí, fuimos un día al increíble templo de Abu Simbel. Tras finalizar esa zona, nos dirigimos a Luxor, para deleitarnos con los templos de Luxor y Karnak y con el Valle de los Reyes.

Tras mucho cansancio y de madrugones, cogimos unos días de playa en el Mar Rojo, concretamente en Hurghada. Posteriormente, fuimos a Alejandría, una ciudad que no suele estar en los circuitos turísticos pero que nos fascinó.

Y finalmente, en la caótica y cosmopolita El Cairo, con muchísimo que ver y que también incluímos una visita a las pirámides de Sakkara, a unos 40 kilómetros de la capital egipcia.

De todo ello, junto con información muy interesante si se va a viajar por libre por Egipto, hablaremos en los próximos posts.

Posts sobre Egipto en este blog:



No hay comentarios:

Publicar un comentario