martes, 16 de abril de 2019

Viaje a Egipto (III). Asuán.

Comenzamos nuestra crónica de lugares que visitamos en Egipto por la ciudad de Asuán (Aswan). El motivo de hacerlo en esta localidad es simplemente por seguir una cronología en los diferentes posts que comentaremos sobre este país. Así, también, dará una idea a otros viajeros a la hora de confeccionar una ruta para recorrer esta nación.

La ciudad de Asuán, es uno de lugares que no puede faltar a la hora de visitar Egipto ya que aparte de tener bastantes lugares interesantes dentro del casco urbano, tiene también numerosos templos en un radio relativamente reducido y a unos 200 kilómetros, quizá, la gran joya de Egipto, junto con las pirámides de Giza, que es el Templo de Abu Simbel y que tuvimos la oportunidad de conocer y que comentaremos en otro post.




UBICACIÓN DE ASUÁN

Asuán es una de las ciudades que se encuentra más al sur de Egipto. Nuestro recorrido por este país, siguió la dirección sur-norte y por tanto, es un lugar típico para empezar la ruta al visitar este país.



COMO LLEGAR

Si bien, en el post anterior, conté grosso modo como recorrer el país mediante transporte terrestre, ya bien sea bus o tren, también existe la posibilidad de llegar desde El Cairo, a través del avión mediante Egypt Air, cuyos precios suelen ser bastantes caros relativamente para el corto trayecto, y Nile Air, con precios i/v desde la capital egipcia, por unos 77 euros.

Estación de trenes de Asuán


DONDE ALOJARSE

Asuán, al ser uno de los principales lugares turísticos de Egipto, tiene una oferta de alojamiento para todos los precios aunque no abundan mucho los hoteles de cinco estrellas, si uno buscara lujo.

Pero como el lujo es un concepto bastante relativo y para uno lujo significa un jacuzzi en su habitación y para otros, es tranquilidad, en este sentido hemos de decir que aquí, en Asuán, y concretamente en la Isla Elefantina, es donde tuvimos el alojamiento que más nos gustó.



Era una casa para nosotros (constaba de dos habitaciones, salón, cocina y baño) y además, tenía unas hermosas vistas al Río Nilo, concretamente a la zona que se puede ver una de las residencias del Aga Khan y también uno de sus mauselos.

Vista de la fachada

Una de las habitaciones de la casa

El salón principal

Vistas desde la casa a la residencia y mausoleo del Aga Khan
Y con estas vistas desayunábamos todos los días



Aparte, el encargado de dicha casa, Mohamed, nos ayudó en todo momento y además, nos consiguió transportes privados para visitar lugares cercanos a Asuán, a precios mucho más baratos  que si lo hubiéramos contratado en una agencia.

La estancia fue maravillosa y sin duda, es una de los recuerdos que más se nos ha quedado a mi y mi mujer del viaje a Egipto.

El alojamiento se encuentra en la Isla Elefantina, como habíamos comentado. Es un lugar con un gran número de residentes nubios, una etnia que prácticamente perdió sus lugares de residencia cuando se construyó la Presa de Asuán.



Aquí dejo el link en booking sobre dicho alojamiento. El precio por día, con desayuno incluido, era de unos 32 euros.

Para trasladarse de la Isla Elefantina a Asuán, hay que coger un barco en los embarcaderos que hay por la isla (unos 3) y el precio es de 5 libras egipcias (unos 25 céntimos de euros) y dura unos cinco minutos en atravesar el tramo del Nilo que separa ambos territorios.

DONDE COMER 

La conclusión general que sacamos de Egipto en lo referente a gastronomía es que no tiene muchos restaurantes donde comer a gusto y bien. Proliferan relativamente los puestos callejeros pero tras un largo día de caminatas y a veces de calor, uno desea sentarse y comer a gusto.

Así que, por regla general, si mi mujer y yo descubrimos algún restaurante interesante, lo indicaré.

En el caso de Asuán, por recomendación de un taxista me dijo que un buen restaurante, era el Makka (ver ubicación). La comida no estuvo mal y entre los dos pagamos unos 15 euros con bebida y postre incluido).


Algunos precios de dicho restaurante. Para pasar a euros, dividir entre 20

Interior del restaurante


Si va a pasear (aunque yo le recomendaría que también se alojara por los motivos que pondré más adelante), en la Isla Elefantina, recomendaría el Nubian Dream Restaurant Café (ver ubicación).


Carta en libras egipcias

Interior del restaurante, con una decoración nubia

Nuestra cena en la última noche en Asuán


COMO MOVERSE POR LA CIUDAD

La ciudad de Asuán es fácil para moverse ya que siempre se tiene como referencia el Paseo Corniche, que bordea el Río Nilo.

No obstante, si deseara coger un taxi, una carrera dentro de la ciudad no debería valer 20 libras egipcias (un euro) y para otros lugares fuera de la ciudad, ya habría que pactarlo previamente. De ello, y para una idea aproximada, hablaré de dichas tarifas cuando comente los templos que visitamos en las cercanías de Asuán.

Taxis típicos de Asuán

También habían tuk tuk en Asuán


Para trasladarse a la Isla Elefantina, hay que ir a uno de los embarcaderos que hay enfrente de dicha isla y pagar 5 libras egipcias, unos 25 céntimos.

Barcas entre Asuán y la Isla Elefantina con algunos nativos



No coja salesas arrastradas por caballos o burros. Lo único que hará será fomentar el maltrato animal.

QUE VISITAR

En este post, hablaremos de los lugares que se encuentran dentro de la propia ciudad de Asuán, junto con la Isla Elefantina, que se encuentra justo enfrente. Por tanto, se puede prescindir perfectamente del uso del taxi para trasladarnos de un lugar a otro por la cercanía entre los puntos a visitar.

Aquí indico una ruta recomendada, cuyo último punto sería el Zoco, ideal para visitarlo por la tarde noche: 





La Iglesia Copta de Egipto

Los ortodoxos coptos de Egipto representan un 10% aproximadamente de la población egipcia. Dicha rama del cristianismo, tiene su origen en las prédicas de San Marcos, autor del Segundo Evangelio en el siglo I, que llevó el cristianismo a Egipto en tiempos del emperador Nerón. Se la engloba en el conjunto de las Iglesias ortodoxas orientales, que se separaron del cristianismo primitivo por causa del Concilio de Calcedonia, del año 451, Más información en wikipedia.

Por desgracia, sus templos en estos tiempos están totalmente amenazados por el fanatismo islamista y una prueba de ello es que en cada templo, por muy pequeño que sea, siempre hay una gran medida de seguridad con tanquetas policiales y exhaustivos controles en bolsos.

Sea comprensivo y siga las recomendaciones que se le indican. Independientemente de la creencia religiosa que uno pueda tener, la libertad de credo es algo que en muchos países, por desgracia, no se puede hacer con total libertad. 

La iglesia es relativamente reciente de construcción y es fácilmente visible desde muchos puntos de la ciudad.





El Museo Nubio

El objetivo de dicho museo es dar a conocer la cultura Nubia, que se divide entre el sur de Egipto y una gran parte del norte de Sudán, el país vecino. Gran parte de la identidad de esta cultura, se perdió en la construcción de la gran Presa de Asuán y Nasser y numerosas localidades, ahora hundidas en dichas presas, tuvieron que ser realojadas en otros lugares.







Sin duda, una visita muy recomendable por la gran cantidad de información que nos ofrece dicho museo y de forma amena.









El horario de visita es de 9:00 a 13:00 y de 17:00 a 21:00. El precio es de 100 libras egipcias (unos cinco euros) y para el uso de la cámara fotográfica, hay que pagar un suplemento de 50 LE (unos 2,5 euros). Más info sobre dicho museo, en este link.

El Cementerio Fatimid

Entre este museo y otro de los grandes platos fuertes de Asuán, el Obelisco Inacabado, se encuentra este cementerio musulmán y que es muy recomendable visitar por las tumbas y pequeño mausoleos que hay en él. La entrada es gratuita pero seguro que se le acercará algún egipcio para ayudarle como guía y explicarle un poco el lugar. Como había indicado en mi post de introducción a este país, aquí lo de ayudar en el 99,99% de los casos conlleva una compensación económica así que ya es el viajero si decide dicha “ayuda” o no.







El Obelisco Inacabado

Unos de los grandes misterios de la cultura egipcia se encuentra en Asuán y es referente a este obelisco, que debido supuestamente a unas perfectas imperfecciones perceptibles casi para el ojo humano, no se utilizó para ningún templo y quedó ahí. Su altura es de 42 metros con un peso de 1.168 toneladas. Apenas está pulido y no tiene grabados.



Una vista del obelisco





Asimismo, en dicho complejo hay varias tiendas para comprar recuerdos aunque es la tónica generalizada en cualquier lugar turístico de Egipto.



El precio es de 60 LE (unos 3 euros) y el horario es de 7:00 a 16:00.

La Corniche

Este nombre es el que se da normalmente en muchos países árabes a largas calles que discurren en paralelo ya bien a través de una bahía (como podría ser en Doha o Mascate) o en nuestro caso, un río, y concretamente el Nilo. 

A lo largo de esta de esta vía encontraremos algunos restaurantes, fondeaderos de los cruceros así como numerosos personal nativo que nos ofrecerá una excursión en falúa (la embarcación típica en estas latitudes) por los alrededores. Lógicamente habrá que regatear pero tal vez un buen precio pueda ser 150 LE la hora (unos 8 euros) aunque si se coge un barco en la Isla Elefantina, como comentaré más adelante, tal vez le salga más barato y el paseo sea más bonito.

Lógicamente, por un lado de la Corniche está el Río Nilo y por el otro lado, los principales edificios de Asuán.







Muy recomendable también pasear por dicha vía al atardecer.





También, en este paseo y si desea comida fastfood, hay un establecimiento de KFC y McDonalds.






La Iglesia de la Inmaculada Concepción

Esta iglesia, fuera de cualquier circuito turístico, nos la encontramos por casualidad. Al ver su tamaño y su belleza, mi mujer y yo decidimos entrar para verla. Siempre que viajamos y vemos una iglesia, si tenemos posibilidad, entramos para verla. No ya tanto desde el punto de vista religioso sino más bien del arquitectónico y también de, viviendo ahora en China, uno parece que estando en una iglesia, parece que está un poco más cerca de casa.

Allí, tras pasar el control policial, al ya estar dentro de la iglesia se nos acercó una persona mayor y era el cura de dicho templo. Era un italiano de unos 70 años que había estado previamente 20 años en Sudán y ahora llevaba 27 años en Asuán. Nos contó un poco como había cambiado Egipto en unos pocos años, siendo un referente de una tolerancia entre la religión musulmana y la copta y que en la actualidad, ya hasta debía tener cuidado muchas veces al salir a la calle.






Estas personas si que me parecen héroes de verdad. Personas lejos de su casa y que no renuncian a sus principios pese a las completas adversidades que puede tener hoy en día un cura católico en un país con una amenaza fundamentalista islámica a la orden del día.

El Zoco de Asuán

El Zoco, o Souq, es un lugar que nunca puede faltar en una ciudad árabe, por muy pequeña que sea. Forma parte de su cultura y de forma de ser.

Básicamente un zoco es un conjunto de calles con una gran cantidad de tiendas, a veces separada por una temática, donde el precio no existe y es pactado entre el vendedor y el cliente. 







Dentro de la tranquilidad que tuvimos en Asuán, parece que todo lo malo estaba concentrado en el zoco. Nos parecieron vendedores muy agresivos y que parece que si no les comprabas algo, actuabas con maldad y de forma irresponsable y mezquina. En principio, íbamos a tomar dicha visitas al zoco ya en la tarde noche, para despejarnos un poco de visitar museos y templos pero con un día, nos bastó para desistir de los siguientes. Y eso que mi mujer yo estuvimos viviendo cuatro en la India, que ahí también los vendedores son muy pesados, pero éstos los superaban con creces.






Afortunadamente, fue una percepción puntual porque en otros zocos que estuvimos, concretamente en el de Luxor, Alejandría y El Cairo, ya parecían más tranquilos. Está claro que el terrorismo que ha habido en Egipto, ha hecho mella en el turismo y pudimos ver que Asuán, había bajado considerablemente porque había veces que los únicos turistas que habían en la calle éramos nosotros dos.

Estos son los principales lugares que visitamos en la parte de continental de Asuán pero también es muy recomendable acercarse a visitar la Isla Elefantina, que se encuentra justo enfrente de la ciudad.

De hecho, como indiqué anteriormente, mi mujer y yo nos alojamos en dicha isla y creo que fue una decisión muy acertada ya que los hoteles de Asuán, parecían algo destartalados y vetustos y el alojarnos en esta isla, nos dio un remanso de paz y también una forma de conocer mejor la cultura Nubia.

Por tanto, comentaré a continuación algunos lugares a visitar en la Isla Elefantina.

LA ISLA ELEFANTINA

Aquí describo una ruta a seguir:



En la parte sur, se encuentra la gran mayoría de lugares arqueológicos de la isla. Cuando estuvimos mi mujer y yo (en febrero de 2019), el Museo de Asuán estaba en obras pero se podía acceder al resto de los yacimientos. 

Conviene estar un buen rato allí deslumbrándose ante tanta historia y normalmente en soledad, ya que es un lugar no muy visitado.









Justo al lado de todo este conjunto, se encuentra un pequeño poblado con casas típicas de la cultura Nubia. Son muy hermosos los colores que usan para adornar el exterior de sus casas.

















Si desea bañarse en el río Nilo, se puede hacer sin problema. No hay cocodrilos en todo el Rio y una zona agradable, sin corrientes (que tampoco hay mucha) y con algo de intimidad, es en la costa oeste de dicha isla, el que indico en el punto 3 del mapa anterior. Las aguas en febrero estaban muy fría pero los lugareños nos indicaron que durante los meses fuertes de calor, julio y agosto, es muy normal que allí se bañe la gente para saciar un poco los casi 50 grados que puede alcanzar las temperaturas esos meses.


Tranquilas calas para tomarse un baño en el Nilo




También, en el lugar donde nos alojamos y que comentamos más arriba, a unos 100 metros, también se podría bañar uno.

Siguiendo un camino que cruza la isla por la parte central (donde nos podremos encontrar con la escuela infantil de la isla), llegaremos al otro poblado de la ciudad, que en el fondo se reduce a unas cuantas casas. Aquí, si lo desea, puede comer en el Nubian Dream Restaurant, que también comentamos en la sección de Donde Comer.


Fachada de la escuela infantil

Interior de una de las aulas






Y para terminar, nada mejor que un pequeño paseo en barca por los alrededores de la isla. Nosotros preferimos por la parte oeste de la Isla Elefantina, ya que la parte este se ve desde el Paseo de la Corniche.








Muy recomendable coger dicho paseo a la hora del atardecer y por la zona que da vistas al Mausoleo del Aga Khan.




Silueta del Mausoleo del Aga Khan





Para localizar un barca, basta con ir por uno de los fondeaderos de la isla o incluso al caminar, ve una embarcación, basta con acercarse al patrón y preguntarle por el precio de una hora; tal vez y con lo poco boyante que está la economía en Egipto, acceda. Nosotros conseguimos un paseo de una hora por 120 LE (unos 6 euros en total).









No hay comentarios:

Publicar un comentario