jueves, 27 de agosto de 2020

Viaje a Georgia (VIII). Kutaisi.

Continuando con la crónica de nuestro viaje por Georgia, llegamos a su tercera ciudad más importante, Kutaisi. Dicha urbe, antes de la pandemia del coronavirus, se estaba convirtiendo en un referente en el país caucásico por congregar varios factores. Entre ellos, el religioso (nada extraño en Georgia) y también, el de deportes de naturaleza, al estar encuadrado en una de las zonas más hermosas y montañosas de esta nación.

De hecho, este factor ha tenido incidencia en su aeropuerto, que en los últimos años cada vez tenía más pasajeros y vuelos. Esperemos  que tras el fin de este gran azote, dicha localidad vuelva a tener el trasiego de turistas que tenía antes. 

Conviene pasar unos días en Kutaisi, tanto visitando sus principales lugares como descansando ya que los siguientes emplazamientos recomendables a visitar, ya bien sea el Mar Negro o las montañas de la zona de Mestia, se encuentran a bastantes kilómetros y por tanto, jornadas algo cansadas, ya sea si se usa automóvil o con transporte público (excepto, lógicamente, si se usa el avión).




COMO LLEGAR

Kutaisi es un punto neurálgico de la geografía de Georgia, al estar prácticamente enclavada en el centro y consecuentemente, bien situada estratégicamente entre Tiflis (la capital del país) y el Mar Negro, principal zona turística y puerta de  llegada de bienes y mercancías.

Desde Tiflis, por carretera, la distancia es de 230 kilómetros, con una estimación de tiempo de tres horas. Hay que tener en cuenta que muchas veces las carreteras en Georgia, o bien están de obras, o bien están atestadas de coches y con un único carril por sentido.






A mi mujer y a mí, nos pasó. Desde Tiflis a Gori (que comentamos en nuestro anterior post), no tuvimos ningún problema pero desde esta última ciudad a Kutaisi, prácticamente todo nuestro recorrido discurrió por obras en la carretera (ampliación de un segundo carril por sentido) y eso nos demoró mucho en el tiempo.  Aparte, que hay que tener mucho cuidado en la conducción en este país por, literamente, muchas veces los coches se echan al carril contrario con total imprudencia. También, hay que tener precaución con los animales, que sin avisar, de repente aparecen en la carretera, especialmente vacas. Ver ruta desde Tiflis a Kutaisi en Google Maps.





Hay tramos de dicha carretera, donde hay diversos puestos de artesanía y que, buscando un sitio para aparcar, se puede echar una ojeada a los productos que ofrecen.






También, ya los paisajes van cambiando y podemos ver cómo nos vamos adentrando poco a poco en zona montañosa, viendo panorámicas preciosas.




En lo referente a utilizar transporte público, les dejo la dirección de enlace que he usado en otros blogs, y que indica como trasladarse por este país con autobús.

Asimismo, y como indiqué al principio, Kutaisi había empezado a tener cierto renombre internacional y una muestra de ello, era el incremento de vuelos que estaban llegando desde una gran parte de Europa. Para ver la evolución o servicios de su aeropuerto, puede ver su web.

DONDE ALOJARSE

Kutaisi es una ciudad que ofrece una gran alternativa de alojamiento, desde hoteles muy buenos y con una excelente relación calidad precio a mucha casa privada tipo Airbnb.

Como nosotros teníamos coche y con la buena experiencia que habíamos tenido en nuestro hotel anterior en Gori de tener una piscina y disfrutar después del largo día, pues buscamos algo similar en Kutaisi y lo encontramos en un hotel situado a unos cinco kilómetros del centro de la ciudad. Como no teníamos el hándicap de tener que recurrir al transporte público, pues es una buena opción aunque si no se tiene coche privado, es mejor quedarse en el coqueto centro histórico de la ciudad.



El alojamiento que nosotros pernoctamos fue el Hotel Agati y estuvo bien. El precio fue de 28 euros la noche, con desayuno incluido. Muy tranquilo y con una piscina que tras la jornada visitando los principales lugares de esta localidad, relajaba mucho. Pero como digo, si no se tiene coche, sería mejor buscar una opción en el mismo Kutaisi.


La fachada del hotel, con un amplio aparcamiento

La piscina de dicho hotel

Nuestra habitación


Desde nuestra habitación, teníamos hermosas vistas al Monasterio Gelati, que comentaremos más abajo.




DONDE COMER

En lo referente a comer, Kutaisi tiene una gran oferta, especialmente en su zona centro. También, tiene un gran mercadillo (también se comenta abajo), donde se podrá comprar productos naturales.

QUÉ VER EN KUTAISI

Kutaisi es una ciudad con un casco histórico muy interesante y que además, está rodeada de una hermosa naturaleza, que la ha convertido en referente de turismo rural y natural. También, en sus alrededores, hay unos complejos religiosos preciosos muy recomendables.

La ruta sugerida, ordenada para una mejor eficiencia en la distancia a recorrer en coche, es la siguiente:






Monasterio de Gelati

El monasterio de la Virgen - Gelati fue fundado por el rey de Georgia David el Constructor (1089-1125) en 1106. Fue incluido por la Unesco en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 1994, junto con la catedral de Bagrati como una misma entidad. El 29 de julio, en la reunión del Comité de Patrimonio de la Humanidad de 2010, éste, junto a la catedral, fueron incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro, expresando el Comité sus serias dudas sobre las intervenciones irreversibles realizadas como parte de un proyecto de reconstrucción.




El monasterio ortodoxo de Gelati durante largo tiempo fue uno de los principales centros intelectuales y culturales en Georgia. Tenía una academia que empleaba a algunos de los más célebres científicos georgianos, teólogos y filósofos, muchos de los cuales habían estado previamente en activo en varios monasterios ortodoxos en el extranjero o en la academia Mangan en Constantinopla. Entre los científicos había notables eruditos como Ioane Petritsi y Arsen Ikaltoeli.






Debido al amplio trabajo llevado a cabo por la academia Gelati, la gente de su tiempo la llamó una nueva «Hélade» y «un segundo Athos».

El monasterio Gelati ha conservado un gran número de murales y manuscritos que se remontan a los siglos XII-XVII. El tríptico Khakhuli también tuvo su santuario en Gelati hasta que fue robado en 1859.






En Gelati está enterrado su fundador y uno de los más grandes reyes georgianos, David el Constructor (Davit Agmashenebeli en georgiano).

Su horario es de 9:00 a 22:00 y la entrada es gratuita aunque siempre se agradece un donativo debido a la precaria situación económica de Georgia.

Sin duda, conviene estar en dicho lugar un buen tiempo ya que es una de las principales iglesias de Georgia, destacando sus hermosas pinturas. El entorno natural también es precioso.

Para llegar, y debido a su distancia de Kutaisi (unos 10 kilómetros), conviene o bien coger un taxi o con coche propio.

Si se dispone de algo de tiempo, conviene hacer a pie una parte del recorrido, en la misma carretera (o un sendero en paralelo), que va a dicho monasterio, ya que se podría observar una naturaleza y vistas preciosas. También, casas típicas y forma de vida ya del interior de Georgia.






Monasterio de Motsameta

Relativamente cerca del lugar anterior, a unos seis kilómetros, se encuentra otro hermoso monasterio, concretamente el de Motsameta.

Su nombre, cuyo significado es “lugar de los mártires”, está relacionado con los hermanos de una noble familia de Argvetia, David y Constantino, quienes en el siglo VIII organizaron una rebelión contra los ocupantes árabes. Cuando la rebelión fracasó, fueron capturados y luego se les prometió el perdón a cambio de convertirse al Islam. Ninguno aceptó la oferta siendo entonces torturados y asesinados, y luego sus cuerpos fueron arrojados al río. El agua se volvió roja y en memoria de este evento, el río se llamó Ckalcitela, que significa agua roja. 






Según la historia, los restos de los hermanos fueron capturados por los leones y trasladados a la colina, donde se encuentra el monasterio de Gelati. Más tarde, la Iglesia ortodoxa de Georgia los reconoció como santos, y en el siglo XI, el rey Bagrat IV de Georgia fundó un templo allí. Los oficiales de la policía secreta bolchevique esperaban en 1923 llevar los restos de David y Constantino del monasterio de Gelati al museo en Kutaisi, pero esto causó tal escándalo que las reliquias se regresaron rápidamente y todavía están en los monasterios.






La Fuente Colchis

La Fuente Colchis, es la plaza principal de Kutaisi y en ella, y sus alrededores, podemos ver los principales edificios e instituciones públicas de dicha localidad. Conviene caminar y ver las calles adyacentes ya que también hay edificios preciosos.





Nos llamó mucho la atención un McDonald’s situado en la misma plaza, con una arquitectura bastante vanguardista y con grandes ventanales. Para hacer una pausa y tomarse un helado o un refresco, no estaba nada mal y así poder observar un poco el día a día en una ciudad media georgiana.




Mercado de Kutaisi y alrededores

Conviene pasear por el casco urbano de Kutaisi porque tiene interesantes edificios y lugares. Por un lado, está el mercado de Kutaisi (que se indica en el mapa de arriba), donde se puede uno aprovisionar de alimentos totalmente naturales. Hay que tener en cuenta que esta zona de Georgia, es una de las principales en lo referente a la agricultura y, por tanto, la calidad está garantizada. Y lógicamente, los precios también. Esta nación, en todos los aspectos, es mucho más barata que la gran mayoría de los países de Europa.






Kutaisi, al tener un río, concretamente el Rioni, hace que la dote de una belleza añadida y una muestra es acercarse a su cauce y ver los hermosos paisajes que se pueden ver desde sus puentes. Si hay un denominador común que caracteriza a Georgia, es su preciosa naturaleza.






Catedral de Bagrati

La Catedral de Bagrati, ya se encuentra dentro del casco urbano de Kutaisi aunque como hay que subir una pequeña ladera, si se dispone de automóvil propio, tal vez sea mejor opción ya que dentro del propio complejo, hay un aparcamiento.

La Catedral de Bagrati, es quizá uno de los principales lugares religiosos  de Kutaisi y por tanto, su visita está más que justificada.






Es una catedral del siglo XI y es considerada como una obra maestra de la arquitectura medieval georgiana. Un monumentos distintivo en el escenario de Kutaisi central, la catedral descansa sobre la cima de la colina Uk’imerioni. Fue construida en los primeros años del siglo XI, durante el reinado de Bagrat III de Georgia debido a lo cual se la llama la catedral «Bagrati», esto es, la catedral de Bagrat. Una inscripción en la pared norte revela que el suelo se estableció en el año «chronicon 223», esto es, 1003. En 1692, fue devastada en una explosión por las tropas otomanas, que habían invadido el reino de Imereti. El incidente causó que la cúpula y el techo se derrumbaran dejando a la catedral en su estado actual.



Las obras de conservación y restauración, así como los estudios arqueológicos, que comenzaron en 1952, todavía están llevándose a cabo. En 2001, la catedral fue devuelta a la iglesia ortodoxa georgiana. Ahora tiene un uso limitado para servicios religiosos, pero atrae a muchos peregrinos y turistas. También frecuentemente es usado como un símbolo de la total ciudad de Kutaisi, siendo una de sus principales atracciones turísticas. También, al igual que ocurre en la gran mayoría de las iglesias de Georgia, es muy frecuente coincidir con una liturgía, como una boda o un bautizo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario