sábado, 16 de enero de 2016

Escapadas en la India (VII). Goa, 2º parte

Entre los lugares a visitar en Goa, normalmente la planificación en este territorio pasa por estar unos días en contacto con la naturaleza (normalmente playa) y posteriormente, visitar el legado que ha dejado aquí Portugal.

En lo referente a playa, y tras buscar información sobre las diversas zonas de Goa, haciendo una balanza entre ubicación, confort y tranquilidad, la que mejor se adecuaba a mis expectativas a priori, era la Playa de Colva, y de sobra, las cumplió.

Lo de lugares históricos a visitar, la elección es mucho más sencilla y no hay elección, su actual capital, Panjim, y sobretodo, la Vieja Goa (Old Goa). También se puede complementar con algún fuerte defensivo en la costa.


PLAYA DE COLVA.

La Playa de Colva estás situada a unos 30 kms del  principal y único aeropuerto de Goa, Diabolim. Dicho trayecto cuesta en taxi 500 rupias (unos 7 euros) y se tarda entorno a 40 minutos ya que una gran parte del recorrido, se realiza en carreteras secundarias.

Dicha playa, cumplió totalmente nuestras expectativas ya que era amplia para caminar, totalmente limpia (algo que nos agradó bastante ya que había oído opiniones de todo tipo pero al menos esta playa, estaba bien cuidada), tenía chiringuitos para comer o tomar algo y sobre todo, que estaba justo detrás del hotel, el Beleza by the Beach, que era en el que nos alojábamos mi mujer y yo.








Asimismo, y a diferencia de las playas de Kerala, en este caso, el oleaje era totalmente nulo y como se dice en este caso, el mar era como un plato. Esto lo agradecimos bastante ya que aunque en Kerala disfrutamos de un entorno idílico, en este aspecto, nos frustró mucho el no poder bañarnos con tranquilidad y relax.





Aquí conviene mucho ponerse crema solar ya que el sol es bastante picantón y tras unos minutos, uno se da cuenta que quema más de la cuenta. La forma de resguardarse de dicho sol es cogiendo una hamaca de los innumerables chiringuitos que hay. No sé si dejan estar en las hamacas con sombrilla sin consumir pero en todo caso, lo bueno que tiene Goa con respecto a Delhi, es que aquí la bebida, ya tanto alcohólica como no alcohólica, es bastante barata. Así un refresco no costará más de 30 rupias (unos 45  cts.) y una cerveza de importación, sobre las 60 rupias (poco menos de un euro).






Es muy recomendable ver desde esta playa los atardeceres con absolutamente ningún obstáculo por medio y por tanto, nos dota de una visibilidad y una luz impresionante.







Justo en la playa que confluye con el pueblo de Colva, hay unos servicios de motos acuáticas de alquiler. Lo más normal, como ocurre en todos lados, es que uno alquile una y se ponga a dar una vuelta un poco mar adentro. Pero conociendo como conducen aquí en la India, mucho no creo que variará si sustituimos el asfalto por el agua. Y en efecto, al final, el servicio consistía en que uno se montaba en dicha moto acuática y justo detrás un guía, que era el que le daba un recorrido de unos cinco minutos, por 400 rupias (unos 6 euros).  O sea, un auténtico robo y timo, como muchos de los que a veces se ven por estas latitudes.
Booking.com
PUEBLO DE COLVA

Es lógicamente, el pueblo más cercano a dicha playa y consecuentemente, de nuestro hotel. Desde nuestro alojamiento a dicha localidad, caminando, es aproximadamente media hora pero dicho recorrido es bastante ameno ya que en su travesía, podemos ver una naturaleza impresionante regada de arrozales para posteriormente, al irnos acercando, presenciar diversas mansiones de estilo colonial europeo.


Pura naturaleza






Casas de estilo colonial

Una pequeña ermita por el camino


El pueblo de Colva es pequeño, no más de 10.000 habitantes pero ya aquí nos damos cuenta de la influencia portuguesa en esta región de India.

Así, por ejemplo, su monumento más significativo es su iglesia, Nuestra Señora de las Mercedes y es fácil verla llena de feligreses en acontecimientos religiosos importantes. Fue construida en el año 1630, siendo una de las más antiguas de India.









Justamente enfrente de dicha iglesia, se encuentra el cementerio. Allí destaca la gran mayoría de nombres y apellidos lusos que hay en las cruces o tumbas, principalmente Fernandes, Rodrigues, etc. Portugal dejó este territorio en 1961 pero los apellidos es algo que perdura en el tiempo, al igual que ha ocurrido en Filipinas, con su gran cantidad de apellidos españoles.







Y ya en la carretera principal, se encuentra a ambos lados de ésta, un sinfín de tiendas tanto de souvenirs, frutas, comida, agencias de viajes, ropa, etc. Es un buen lugar para comprar recuerdos aunque en general, los precios en Goa eran todos similares menos en la zona de Old Goa, que allí sí eran excesivos (lógico, ya que todo el turismo pasa por ahí para ver las iglesias).









Ya justo, al terminar este paseo, nos encontramos con la estación de autobuses y con una serie de restaurantes y sobretodo, por lo que es famoso y da vida a este pueblo, su playa, que comentamos anteriormente. En esta zona de la playa es donde se concentra la población india para bañarse.






A unos seis kms de Colva, se encuentra Margao, mucho más ciudad. Pero lo de mucho más ciudad en la India, significa caos, ruido y molestias. Y estando en el paraíso que era la playa de Colva, ¿para qué sufrir gratuitamente?

PANAJI

Panaji, o Panjim, es la capital actual de Goa, desde que los portugueses decidieran abandonar la Vieja Goa, en 1843.

Una visita a esta ciudad es obligatoria ya que en ella nos encontramos un rico legado portugués, principalmente representado en su arquitectura. En lo referente a la gastronomía, más bien se ve poco ya que entre otras cosas, el bacalao no se da en aguas calientes como son las de la India y su importación resultaría excesiva cara. Se sustituye por otros pescados.




El principal epicentro de toda esta herencia, gira alrededor de la Iglesia de la Inmaculada Concepción, con esa preciosa escalinata. Está iglesia es del año 1541 y ahí se celebran los principales actos religiosos de la ciudad, destacando sobre uno de ellos la procesión de la virgen que  lleva su nombre, el  8 de diciembre.







Alrededor de dicha iglesia,, podremos ver edificios de estilo colonial y que nos harían pensar que estamos en una ciudad de Sudamérica o incluso para el caso de España, nos asemejaríamos al barrio de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria.

Las principales mansiones portuguesas de la época, ahora son utilizadas para edificios públicos y gubernamentales y dentro de lo que cabe, se preservan. También, hay organismos enfocados a la difusión y conservación del legado luso.












Justo de la iglesia que comentamos anteriormente, parte una calle, la José Falcao que si la seguimos, nos llevará a la zona donde mejor se conserva la arquitectura colonial, el barrio de Fontainhas. Aquí están los principales hoteles, y además que mantienen la decoración portuguesa por dentro, y quizá sea la zona mejor para alojarse. Así, mi mujer y yo nos alojamos en el Hotel Welcome Heritage Panaji Inn, que guarda toda esa estructura y donde tiene un buen restaurante.


Habitación del hotel donde nos alojamos

Comedor para desayunar




Capilla de Santo Tomás
Interior de dicha capilla

Otra foto de dicha capilla









Cercano a este barrio, hay una serie de callejuelas donde aquí si que la decadencia se nota bastante pero aún así, es bastante interesante y relajante pasear por aquí. Se puede decir que aquí se dan de la mano tanto la decadencia portuguesa (con su claro ejemplo en algunos barrios lisboetas) e india.






Esta misma decadencia, quizá en un grado mayor, y se puede ver en el tramo comprendido entre la Iglesia de la Inmaculada Concepción y el Mercado de Goa (ver mapa de arriba). En todo este tramo, ya impera un poco el cierto caos que se ve en la gran mayoría de las ciudades indias, desde el tráfico hasta el urbanismo. 









Ya casi al otro lado de la ciudad, se encuentra el Mercado que, como la gran mayoría de los que hay en Asia, destaca por su gran diversidad de mercancía a vender, colorido, gentes de todo los lugares, etc. algo que hace que en su conjunto, sea un elemento donde nos damos cuenta de la etnografía, cultura y costumbre de un país.






La ciudad de Panjim, está bañada por el Río Mandovi. Alrededor de éste discurre un paseo marítimo que une ambos extremos de la ciudad y donde veremos diversos barcos casino.





Asimismo, la ciudad está dotada de una gran cantidad de parques, destacando entre ellos el Jardín García de Orta, muy cercano a la Iglesia de la Inmaculada Concepción

En el siguiente post hablaremos de la Vieja Goa (Old Goa) que, sin duda, se merece una mención especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario