lunes, 7 de enero de 2019

Escapadas en China (IV). Hohhot y alrededores.

Hohhot es la capital de la región china de Mongolia Interior (Inner Mongolia). Este es el nombre que se le da a una vasta región china que limita con el país independiente de dicho nombre, Mongolia.

Por tanto, ya por el nombre, indica que hay ciertas similitudes entre ambos territorios, ya sea en lo étnico así como en lo paisajístico. De hecho, este territorio chino se vende un poco como la puerta de entrada a las grandes estepas y llanuras de Mongolia.

En este post, hablaremos de Hohhot, su capital, y también de las hermosas praderas que rodean esta ciudad y que como comenté anteriormente, se asemeja un poco a las que existen unas latitudes más arriba.




DATOS DE HOHHOT

Hohhot se encuentra a unos 500 kilómetros al norte de Pekín y es un paso intermedio entre la capital china y Mongolia. Tiene una población de 2,5 millones de habitantes.




Con respecto a la época para visitar dicha ciudad, hay que tener en cuenta que aquí los inviernos son fríos y largos, con temperaturas que pueden llegar a los 30 bajo cero en enero. Por tanto, a la hora de visitar dicha ciudad es un aspecto muy a tener en cuenta. Quizá una buena época, pueda ser entre mayo o septiembre pero quizá, para ver los prados de los alrededores muy verdes, habría que esperar a que terminara la época de lluvias, que normalmente suele ser durante junio.

COMO LLEGAR A HOHHOT

Según la ruta que se sigua para llegar a esta ciudad, tendremos las siguientes opciones:

Si es desde Pekín, actualmente la mejor opción es por avión, que tarda poco más de una hora y hay varios vuelos diarios. Los tickets si se cogen con cierta antelación, se pueden conseguir baratos, a veces hasta menos de 50 euros por trayecto, que para el caso de China, está bastante bien.

El aeropuerto de Hohhot, se encuentra a unos 20 kilómetros.


Aeropuerto de Hohhot

También existe tren desde Pekín pero tarda unas 9 horas y el precio es de unos 12 euros. No obstante, hay que indicar que durante el año 2019, se prevé que se inaugure el tramo de tren rápido entre Pekín y Hohhot, bajando considerablemente el tiempo del viaje. Para más información sobre horarios, tanto de trenes como de vuelo dentro de China, quizá la mejor web es www.trip.com, que también se encuentra disponible en español.

Otra posibilidad también, es realizar un tour combinado de varias ciudades del norte de China e incluir Hohhot. En ese caso, una buena opción podría ser viniendo o yendo de Datong (una ciudad muy interesante con varios monumentos declarados como Patrimonio de la Humanidad), que se encuentra tan solo a unas 3 horas de tren y cuyo recorrido, discurre por unos hermosos paisajes.


Paisajes desde el tren


Interior del tren de la ruta Datong-Hohhot


Esta fue la opción que realizamos mi esposa y yo. Venir en tren de Datong y volver a Pekín en avión. Esperemos que se inaugure pronto el tren rápido para volver a esa ciudad, que nos gustó bastante.

DONDE ALOJARSE

Hohhot es una ciudad que está creciendo mucho últimamente. Ello, lógicamente, incide en la oferta alojativa y es probable que cuando se inaugure el nuevo tramo rápido ferroviario que hemos comentado, crezca aún más.


Booking.com


Mi mujer y yo nos alojamos en el Inner Mongolia Lixin International Hotel, de cuatro estrellas y cuyo precio diario fue de unos 30 euros. En Hohhot es muy fácil encontrar alojamiento en hoteles de cuatro o cinco estrellas por menos de 50 euros la noche.


Nuestra habitación

Vistas desde el hotel


El hotel en general nos gustó mucho, con grandes habitaciones, hermosas vistas de la ciudad y el personal, muy agradable. Además, se encontraba relativamente cerca de las principales atracciones así como de algunos centros comerciales, que es donde muchas veces se encuentra la oferta gastronómica en las ciudades.


Zona comercial cerca del hotel



COMO MOVERSE POR HOHHOT

Hohhot es una ciudad cómoda y agradable para caminar. El crisol formado por la cultura mongol, la china y en algunos lugares de la ciudad, la musulmana, nos hará ver estilos arquitectónicos muy diferentes entre sí.

No obstante, si lo desea, también está la posibilidad de usar el taxi. En China, conviene ir con las direcciones de los lugares a ver en chino y enseñárselas al taxista. El inglés, en este país, incluso para un gran sector del turismo como la hostelería, es casi nulo. Un recorrido en taxi no suele costar normalmente más de 3 euros (y ya para distancias considerables) y nos ahorra bastante tiempo y energías.

También, descargarse un mapa de la ciudad, por ejemplo, en Google Maps, ayuda mucho.

QUE VER EN HOHHOT

Hohhot es una ciudad que ha crecido bastante en los últimos años. Es algo generalizado en China. Hay que tener en cuenta que esta ciudad es la capital de una región con un clima y condiciones de vida muy hostiles y ello hace que mucha gente del campo (o del desierto más bien) haya emigrado a la ciudad. Por ello, pese a que pueda resultar una ciudad grande, lo principal a visitar se encuentra en un radio relativamente pequeño y no habrá que hacer grandes recorridos.




El Museo de Mongolia Interior

De una arquitectura hermosa y un gran contenido, conviene hacer una visita a este museo. 




En el veremos una historia de esta región, tanto desde sus orígenes hasta la actualidad. Asimismo, una gran información sobre la fauna, flora y etnografía de esta amplia región.






El museo, de gran tamaño, consta de varias plantas y además, dispone de servicio de cafetería así como de una librería y tienda de recuerdos.






Lógicamente, como en todo museo chino, no puede faltar un espacio dedicado a Mao Tse Tung.



Asimismo, su entrada es gratuita y el horario de apertura es de 9:00 a 17:00, cerrando únicamente los lunes.

Justo enfrente de este museo se encuentra el Museo de Ciencia y Tecnología. El tiempo, en el anterior museo, se nos echó encima y no pudimos visitarlo. Ya lo dejaremos para otra ocasión, si volvemos a Hohhot.

Fachada del Museo de Ciencia y Tecnología de Hohhot


El Barrio Musulmán

Otro de los lugares interesantes a visitar en esta ciudad, es su barrio musulmán y su bonita mezquita.



La Mezquita principal de Hohhot




La existencia de musulmanes en China es relativamente normal ya que durante la Ruta de la Seda, muchos comerciantes de esta religión desearon asentarse definitivamente en China y quedarse para siempre. Posteriormente nacerían sus descendientes y ello ha originado que muchas ciudades de este país, tengan barrios musulmanes e incluso, hay regiones, por ejemplo Xinijiang (limítrofe con países del Asia Central), donde una gran parte de la población profesa la religión musulmana. 

Quizá el barrio musulmán más importante y famoso de China, se encuentre en la ciudad de Xian, famosa por sus soldados de terracota.

La Calle Saishang

Si se quiere visitar una calle tradicional china así como realizar algunas  compras, esta calle es el mejor lugar.

La Calle Saishang es una calle de aproximadamente un kilómetro donde podremos encontrarnos con la rica arquitectura tradicional china y además, con una gran cantidad de tiendas, principalmente enfocada a la cultura mongol. Así, una gran parte de los productos que se exhiben son artesanos y muchos de ellos, están hechos con huesos de camellos, desde peinetas de pelo a palillos chinos.








Asimismo, si se es un apasionado de objetos antiguos, aquí puede encontrar precios mucho mejores que en Pekín. En los viajes que hemos realizado mi mujer y yo, siempre hemos encontrado los precios mucho más bajos en ciudades “secundarias” o “terciarias” de China que en las grandes como Pekín o Shanghai. Es algo que se debería tener en cuenta a la hora de comprar recuerdos de este país.







Templo Dazhao

En las inmediaciones de esta calle, se encuentra dicho templo. Es una de las principales recomendaciones a visitar en esta ciudad. Nosotros no lo hicimos porque ya después de ver muchos templos en Pekín y otras urbes chinas, preferimos ver las lugares particulares y excepcionales de una ciudad.




Viaje a la Pradera de Xilamuren

Una de las visitas obligadas que teníamos en Hohhot, era visitar una de sus inmensas praderas que la colindan y que nos serviría de preludio para un futuro viaje a Mongolia, la de “verdad”.



Por cercanía, pensamos en Xilamuren, que se encuentra a unos 80 kilómetros al norte de Hohhot. Al organizar este viaje, habíamos previamente visto que cerca de nuestro hotel había una agencia de alquiler de coches pero lo de coger un coche unos días en este país no es tan fácil, incluso viviendo aquí.

En el hotel, vimos que una agencia ofertaba excursiones en grupo de un día a ese lugar y pensamos que sería una buena opción.


Folleto de las excuriones

Así que tras hablar con el recepcionista del hotel, él posteriormente llamó a la agencia y concretamos que nos recogieran al día siguiente.

La experiencia fue un poco agridulce. Comento un poco.

Se supone que cuando se contrata una excursión, ya viene incluidas unas actividades para que durante ese tiempo, el cliente esté entretenido, es decir, no tenerlo parado.

Mi mujer y yo pagamos 150 yuanes cada uno (poco menos de 20 euros) y con dicho precio, se incluyó el traslado hasta dicho lugar. Al llegar a él, comimos junto con el resto del grupo. 


Una zona del complejo

Comiendo con los otros excursionistas del día

Lugar de la comida.

Hasta ahí todo normal. Lo que ya no fue normal es que el resto del grupo (todos chinos) fueran a montar a caballo y a nosotros, tuviéramos que pagar por montar unas dos horas, unos 80 euros cada uno, cosa que no hicimos. Sinceramente, dudo que todos los demás pagaran esa cantidad.

Así que bueno, nos lo tomamos con un poco de resignación y nos pusimos a caminar un poco por los prados y el complejo. Cuando nosotros fuimos, era abril, aún los pastos estaban medio quemados del largo invierno.







Por tanto, cuando contraten una excursión en China, previamente y por experiencia, indiquen lo que le van a incluir. Y es probable que aunque se lo digan, luego hagan lo que quieran al final.


Como digo, la excursión tuvo un sabor agridulce. Por un lado, pudimos ver esa extensa pradera y hacernos una idea de esos grandes paisajes que nos deparará nuestro viaje a Mongolia pero por otro lado, pagar una excursión que estuvimos literalmente parados unas horas.

Los paisajes que vimos durante el trayecto, también merecen mucho la pena. Naturaleza semi desértica en estado puro.







A la vuelta para Hohhot, se hizo una parada en un gran recinto que era una especie de museo y también, una gran tienda. Pese al carácter comisionista que tenía esta visita, no estuvo mal ya que era un sitio muy hermoso.









Y así, termina nuestra experiencia en Mongolia Interior. Hohhot, es una ciudad que probablemente cuando esté el tren rápido desde Pekín, volvamos a ella para un fin de semana. Es una ciudad, que pese a sus 2,5 millones de habitantes, nos pareció muy tranquila, casi provinciana. Y es que, en lo referente a la población de las ciudades en China, hay que cambiar el chip y pensar que este tipo de ciudades, son casi “pueblos” para los estándares chinos.

Y también, nos ha servido para conocer (y enamorarnos) de las largas e infinitas praderas que hay en esa zona y que, estoy seguro, llegará a su culmen cuando visitemos Mongolia, la tierra de Genghis Khan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario