martes, 19 de febrero de 2019

Escapadas en China (V). Chengde

Chengde es una de esas tantas ciudades de China que la gran mayoría de los turistas no incluiría en su itinerario pero que si lo hace, seguro que se llevará una grata sorpresa. 

Motivos para ello los hay, al tener un lugar que está catalogado como Patrimonio de la Humanidad, concretamente la residencia de verano de la antigua corte imperial china, durante unos 200 años.

Esa condición que ostentó, también le ha servido para tener una serie de templos prácticamente únicos en unos cuantos miles de kilómetros a la redonda y que si no se tiene tiempo (o permiso) para ir al Tibet, tal vez Chengde, en lo referente a arquitectura tibetana, sea un buen sustitutivo.




DATOS DE CHENGDE

Chengde es una ciudad-prefectura situada en la región de Hebei y a unos 250 kilómetros de Pekín. La población es de unos 3.600.000 habitantes aunque incluye el total de la región, casi unos 40.000 kilómetros cuadrados. La ciudad en si, ronda los 700.000 habitantes y por tanto, para los parámetros de población que se mueven en China, es considerada una pequeña ciudad.

Ubicación de Chengde con respecto a Pekín


Quizá la mejor época, en lo referente a la climatología, sea entre abril y octubre y hay que tener especial cuidado en no visitarla (al igual que la gran mayoría de los lugares turísticos chinos) durante el Año Nuevo Chino (es una fiesta lunar y por tanto las fechas oscilan, aunque siempre es entre finales de enero y principios de febrero) y la llamada Golden Week (la primera semana de octubre, que coincide con el aniversario de la proclamación de la República Popular China).

COMO LLEGAR A CHENGDE

Tal vez el principal hándicap, hasta ahora, para visitar Chengde sea la escasa, y mala, comunicación que hay con Pekín aunque para el año 2020, está prevista la inauguración del tren rápido entre ambas ciudades y dicho tiempo se limite probablemente a poco más de una hora.

Pero por ahora, tendríamos las siguientes opciones:

Para el caso del autobús, desde Pekín, tendríamos que ir a Liuliqiao Passenger Transportation Junction (en chino, 六里桥长途汽车站)(ver ubicación) accesible en metro con la línea 9 y 10. Dicho autobús, tarda entre 4 y 5 horas, si el tráfico en la salida de Pekín es benévolo, con frecuencias de cada 30 minutos desde las 05:20 hasta las 18:20 todos los días. El precio es de 85 yuanes (unos 11 euros)

La otra opción es el tren, que parten varios desde Pekín aunque quizá, por horario y duración, relativamente solo compense el tren K7711, que parte de la capital china a las 07:56 y llega a Chengde a las 12:31 y el tren 2257, con salida a las 12:20 y llegada a las 17:20. 

Para la vuelta, al igual que el caso anterior, por horarios y duración, quizá la mejor opción sea el tren K7754, con salida de Chengde a las 07:49 y llegada a Pekín a las 13:02 y el tren Y514, de 13:13 a 18:02. El precio, en asiento, es de 40 yuanes, poco menos de cinco euros. Para más información sobre los horarios y precios en los trenes de China, ver la web www.trip.com.



No obstante, como indiqué, para el año 2020, se prevé la llegada del tren rápido y la duración de dicho trayecto, se verá drásticamente disminuido.

Mi mujer y yo elegimos en tren. A igualdad de tiempo entre este medio de transporte y el autobús, preferimos siempre la primera opción, además que en este caso, era más barato.

Las autopistas de entrada y salida a Pekín, suelen estar atestadas de coches normalmente y hacer una previsión del tiempo, siempre es algo aleatorio.

Aparte que este recorrido de tren discurre por paisajes con una belleza impresionante y que hace que el viaje sea totalmente ameno. Quizá, el único punto discordante, sea que se trata de trenes algo ya viejos y que si va lleno de gente, pueda resultar algo incómodo. Pero en el fondo, es una manera también de conocer un pueblo, el utilizar este tipo de transporte y el convivir y ver su forma de vida, unas horas.

Tipo de tren que en la actualidad, hace el trayecto Pekín-Chengde

Interior de dicho tren

Hermosos paisajes se podían ver durante el recorrido



Estación de trenes de Chengde


DONDE ALOJARSE

La oferta de alojamiento en Chengde, sin ser extensa, cubre perfectamente la demanda que tiene dicha ciudad. No existen las cadenas típicas de hoteles pero se puede encontrar estándares adecuados a cualquier bolsillo.

El hotel donde nos alojamos fue el Chengde Huilong Tower Hotel, de tres estrellas y con un precio diario de 20 euros (y 2 euros el desayuno por persona). Dicho hotel no estaba mal, se podía ir caminando desde la estación de trenes aunque quizá el único hándicap es que estaba a unos 15 minutos caminando del centro de la ciudad. No obstante, en relación calidad precio estaba bastante bien, con habitación amplia y buen servicio.

La habitación de nuestro hotel



Booking.com

COMO MOVERSE POR CHENGDE

Chengde es una ciudad muy agradable y relativamente pequeña para los estándares chinos. En lo referente al casco urbano, no haría falta relativamente usar transporte público y éste se limitaría para las principales atracciones turísticas de esta ciudad, que al encontrarse algunas de ellas prácticamente en el extrarradio de la ciudad, no tendría mucho sentido hacerlo a pie y cansarse innecesariamente.

Los autobuses en Chengde cuestan como máximo 2 yuanes (unos 25 cts. de euro) y la bajada del taxi, unos 7 yuanes, tarifa normal que pagaríamos dentro de la ciudad y para las principales atracciones que comentaré más abajo, no debería superar los 15 yuanes, poco menos de dos euros.

Para los que vivimos en China, está disponible la opción de Didi (el Uber de China).

Taxis oficiales de Chengde

Autobús de Chengde

QUE VER EN CHENGDE

La visita a la ciudad de Chengde, si se quiere ver de forma tranquila y pausada, puede llevar dos días, aunque con tres días, se podría ver todo sin prisa. La sugerencia de lugares a visitar es la siguiente: 


El Palacio Imperial de Verano

Quizá sea el lugar más famoso de esta localidad y fue durante muchos años, la residencia de verano de la corte imperial china, gracias a las agradables temperaturas que ofrece esta ciudad en la época estival.

Básicamente, su estructura es la siguiente: Una primera parte que consta del área palaciega, posteriormente un área de lagos y finalmente, una de montañas. La superficie total es de unas 10 hectáreas, ocupando la zona de montañas un 80%.







El horario es apertura es, de abril a octubre, de 07:00 a 18:00 y con un precio para este período de 130 yuanes (unos 16 euros). Para el caso de noviembre a marzo, abre de 08:00 a 17:30 y el precio, es de 90 yuanes (11 euros). La duración media de la visita, puede rondar las dos horas aproximadamente.

Sinceramente, y pese a ser supuestamente la joya de la ciudad al estar catalogado dicho lugar como Patrimonio de la Humanidad, me parece un precio muy alto a pagar y más teniendo en cuenta que en el fondo se limita a un pequeño palacio de verano (cuya arquitectura y magnificiencia se puede ver en la Ciudad Prohibida, en Pekín) y un parque, que de ellos hay muchos también en la capital china, ya sea pagando, como el hermoso Palacio de Verano, o gratis, en el Parque Olímpico.








Por tanto, si se va limitado en tiempo o incluso en dinero, me parece una atracción turística que se puede prescindir de visitarla y no nos perderemos mucho.

Templo Putuo Zongchengzhi (el Pequeño Potala)

Es quizá uno de los templos más hermosos que se puede visitar en China y  también, si no se puede ir al Tibet, aquí tendremos un ejemplo de la hermosa arquitectura de esas tierras. 

El motivo que haya en esta localidad un templo de estas características se debe, que al tener los emperadores de China una devoción por el budismo tibetano y al ser, como hemos dicho, la residencia de verano oficial de la corte, pues se decidió construir ahí uno. 







Si la fachada de dicho templo es hermosa y sobria, el exterior también destaca por su belleza y es muy recomendable subir hasta el último piso para ver unas vistas increíbles.







Dicho templo fue construido en 1767 y es el mayor de un conjunto de ocho templos que hay a los alrededores. La visita a este templo, conviene tomársela tranquila ya que es un hermoso lugar que incita a la paz y al recogimiento. 







El horario de apertura es de 8:00 a 17:00 y el precio, de abril a octubre son 80 yuanes (unos 10 euros) y de noviembre a marzo, 60 yuanes (unos 7,5 euros).

Templo Puning

De un estilo también tibetano, aquí encontraremos pequeñas pagodas budistas, dándonos la sensación en muchos momentos de estar en un pueblo tibetano idílico. También, la visita a este lugar conviene hacerlo tranquilamente. Fue construido en 1755.

Este templo es famoso por tener uno de los  Budas tallados en madera más grandes del mundo, concretamente con una altura de 22 metros.











Los precios y horarios son los mismos que el templo anterior.

A la derecha de este templo, existen también otros templos, como el de Puyou, que se puede visitar con el mismo ticket. Asimismo, en esa misma zona, hay una zona de tiendas donde comprar artículos relacionados con la fe budista.







Aunque existen otros templos en esta ciudad, estos son los más representativos y que uno no se puede perder al visitar Chengde.

El centro de la ciudad

El pulmón económico y social de la ciudad de Chengde, se encuentra en la calle Nanjingzi (ver ubicación), con sus innumerables comercios y restaurantes. 






Y justo en esta calle, se encuentra un parque público donde, si el día acompaña, podremos ver un ejemplo de lo que representan estos espacios públicos en la sociedad china (y en toda Asia en general), es decir, un punto de encuentro donde, simplemente y llanamente, uno puede hacer lo que le plazca y sin ser visto ni observado por los demás; algo que en Europa, por ese gran sentido del ridículo que muchas veces tenemos, sería imposible realizar con total libertad. Conviene sentarse en un banco y deleitarse un poco con todo este espectáculo que verán nuestros ojos, desde personas bailando bailes regionales, haciendo gimnasia o cualquier otra actividad.








Relativamente de esta zona, hay un área nueva de esparcimiento que discurre a través de un pequeño canal de agua, llamado Hongqiao Buxingjie. Muy recomendable pasarse de noche ya que hay pequeños mercadillos callejeros así como juegos de luces en el dicho paseo fluvial.








Una pequeña curiosidad

En los alrededores de Chengde, fácilmente visible desde muchos puntos de la ciudad, hay un accidente geográfico (un roque) muy similar al que quizá sea el lugar más representativo de la isla de Gran Canaria, el Roque Nublo. Yo, que nací en dicho lugar, al verlo, me llamó bastante la atención y me recordó mucho a mi hermosa tierra. Aquí, pongo unas fotografías donde se puede ver el gran parecido entre dichos lugares.

Fotos de dicho roque en Chengde:




Y dicho roque en Gran Canaria:







Y aquí termina nuestra visita en Chengde, una ciudad que seguro que incrementará notoriamente el número de visitantes cuando el tren rápido llegue desde Pekín. Mientras tanto, si lo desea, puede disfrutarla sin grandes masas de gente.

Otros posts sobre ciudades de China en este blog:



No hay comentarios:

Publicar un comentario