viernes, 29 de enero de 2021

Escapadas en China (XI). Qué ver en Shanhaiguan

Todo en este mundo, tiene su principio y fin. Y la Gran Muralla China tampoco iba a ser la excepción. Mucha gente tiene la idea que solo atraviesa grandes montañas pero realmente nace en el mar.

Y precisamente, si se quiere ver el origen de este impresionante monumento, hay que dirigirse a la ciudad de Shanhaiguan, que en chino, vendría a traducirse como el paso entre la montaña y el mar.

Por tanto, si se desea tener una visión distinta de la Gran Muralla, una visita a esta ciudad, estaría muy interesante ya que aparte de esa hermosa estampa que es ver este monumento adentrándose en el mar, también, a muy pocos kilómetros, podremos disfrutar de su primer ascenso en una montaña.

COMO LLEGAR

La localidad de Shanhaiguan se encuentra en la región de Hebei, al noreste de China . Teniendo en cuenta el gran tamaño que tiene este país, habría que ver cual es la mejor opción para llegar aunque asumiendo que se hace desde la capital de esta nación, Pekín, en este caso se encuentra únicamente a unas dos horas en tren de alta velocidad. 

Hay numerosas frecuencias y los precios, por trayecto, oscilan entre los 11 euros para un recorrido de casi unas tres horas, o de 23 euros para un recorrido de poco más de dos horas. Prácticamente, en lo referente a las butacas del tren, no hay diferencia entre uno y otro y ya todo depende de la velocidad Ya todo es cuestión de querer llegar un poco más tarde, unos cuarenta minutos de media más o pagar el doble. Puede ver precios y horarios en la web www.trip.com

Configuración típica de la segunda clase en un tren chino


Estación de Shanhaiguan


Si nos encontráramos con el problema que no hubiera billete (es un destino muy visitado y especialmente en verano), podríamos tener de opción ir a Qinhuandao, que está como a unos treinta minutos, posteriormente, en bus.

DONDE ALOJARSE

La localidad de Shanhaiguan, por su gran cantidad de lugares únicos para ver, es muy turística pero desgraciadamente, se da el caso que muy pocos hoteles tienen licencia para alojar extranjeros. Esta limitación, también incluye algunas ciudades cercanas como Qinhuangdao o Beidahe.

Es de esas cosas que no tienen mucha lógica en China. Tal vez, que sea la zona de ocio de muchos dirigentes del Partido Comunista o que la residencia de verano del  Presidente de China, se encuentre en esa zona, tenga algo que ver.

Booking.com

Mi esposa y yo hemos ido dos veces a esta ciudad y en ambas ocasiones, nos hemos alojado en el Richmond Hotel Qinhuangdado, un hotel muy simple pero bastante limpio y con numerosos restaurantes y bazares a los alrededores. Asimismo, se encuentra a unos diez minutos caminando del litoral, que durante el crepúsculo es muy gratificante. (ver ubicación). Tiene varios tipos de habitaciones a partir de 20 euros la noche. Conviene reservar una habitación que no de a la carretera principal ya que es usada por muchos camiones que salen del puerto. Un hándicap de este hotel, es que para acceder a los principales lugares turísticos, hay que recurrir al taxi, con un trayecto medio de 15 minutos y una tarifa de unos 3 euros al cambio.

Fachada del hotel

Una vista de nuestra habitación


Pero por desgracia, esta ciudad y sus alrededores tiene esta limitación, que hace que la oferta sea muy reducida.

Nuevamente, y si se desea más oferta, se puede recurrir a la vecina localidad de Qinhuangdao aunque probablemente, ya se encarezca bastante el tema de los taxis, al menos que no se recurra al autobús, cuyo precio no excede de los 30 céntimos por trayecto.

DONDE COMER

Para comer, mi mujer y yo, por norma general recurríamos al restaurante Shanjai Yujia (ver ubicación), que está especializado en pescado y marisco. Tiene buenos ventanales que dan al mar y dispone de mucho genero vivo en pesceras, que directamente lo podemos elegir y posteriormente, nos lo preparan. Una buena comida para dos, no suele exceder los 15 euros en total.

Fachada del restaurante

Gran surtido para elegir

También hay platos ya preparados para elegir


Vistas desde el restaurante


También, en la zona antigua de la ciudad (ver ubicación aproximada), hay numerosos restaurantes aunque más enfocados ya al turismo.

QUÉ VER EN LA CIUDAD

Shanhaiguan es una ciudad netamente enfocada a la Gran Muralla China. Tiene el orgullo de tener el único punto de esta interminable obra arquitectónica que se adentra en el mar. Ya eso, es un motivo para verla. Pero también, es en el fondo una pequeña ciudad muy tranquila y además, con un bonito litoral marítimo muy agradable. Mi esposa y yo, que somos canarios, siempre tenemos esa necesidad imperiosa muchas veces de mirar al horizonte, al infinito que representa el mar y teniendo este lugar a tan solo tres horas en tren rápido desde Pekín, pues es el punto más cercano que hay.

La ruta sugerida, optimizada por la mínima distancia a recorrer, es la siguiente:

Gran Muralla de Laolongtou (Cabeza del Dragón Viejo)

Es, sin duda, el gran referente turístico de esta ciudad y único punto donde la Gran Muralla se adentra en el mar. Una visión hermosa y totalmente diferente que podemos tener de esta obra de ingeniería humana.






Este tramo fue construida en 1381 bajo la supervisión de Qi Jiguang, un general de la dinastía Ming (1368-1644). Era una importante línea de defensa contra enemigos provenientes tanto de la tierra como del mar. Después de la fundación de la dinastía Qing(1644 - 1911), su función militar se desvaneció y se convirtió en un gran destino turístico, atrayendo a numerosos visitantes para disfrutar del paisaje marino y las construcciones circundantes. Incluso los emperadores eran visitantes habituales.

Este complejo, no se limita únicamente a esta parte que además tiene otros monumentos en la zona, como por ejemplo el Pabellón de Chenghai, que es la estructura más alta de toda esta área escénica.




También, es interesante el Templo del Dios del Mar, situado al final de la zona.

Vista exterior de dicho templo






Asimismo, a lo largo del complejo, existe también pequeñas salas con muestras de la historia y tradiciones culturales de la zona.




Todo esta área escénica cubre unos 500 metros de litoral marítimo, que va desde el Templo del Dios del Mar a la Gran Muralla de Laolongtou. En este tramo, hay una playa que incluso se puede bañar. Pero lo que es llamativo es si uno desea acceder a esta playa para bañarse, debe pagar la entrada. O sea, que lo de tumbarse para tomar el sol de forma gratuita, al menos, en este tramo no se podría.




Para visitar este lugar, en temporada alta, del 01 de mayo al 31 de octubre, cuesta 50 yuanes (unos seis euros), y el resto del año, 20 yuanes (2,5 euros). No obstante, existe la posiblidad de comprar un bono que incluye otros lugares y tal vez convenga comprarlo. En esta foto, se puede ver:



Paseo marítimo

Al este del recinto anterior, y que se puede llegar caminando tras atravesar un túnel, llegaremos al Paseo Marítimo de la ciudad, que prácticamente está abarcado en la Calle Haikou (que literalmente, significa boca al mar).

En este paseo, de unos dos kilómetros y en paralelo al mar, podremos disfrutar de una agradable caminata y también, ser testigo de una zona de playas (aquí es gratuita), los diques de los puertos y también, en lo referente a casas, diversos hoteles o villas aunque un poco venidos a menos.






También se encuentra el restaurante que habíamos comentado anteriormente (prácticamente a mitad de camino) y según la hora del día, también diversos pescadores vendiendo sus productos recién pescados. 





Sin duda, merece mucho la pena y especialmente, a la hora de atardecer, que suele haber una bonita luz.




Museo de la Gran Muralla de Shanhaiguan

Los siguientes puntos a visitar, se pueden realizar perfectamente caminando. En esta zona, podremos estar algunas horillas perfectamente.

Empezamos por su interesante museo que habla sobre la historia de la Gran Muralla China en general y de esta porción en particular.




Es un museo muy interesante y consta de varias salas, por temáticas. Por un lado, está de como se construyó dicho monumento. Otra sala interesante es la militar, que indica las diversas tácticas de defensa que se ha utilizado. 





También, es interesante ver algunas secciones de la Gran Muralla a través de China y ver que esas imágenes que siempre asociamos a que atraviesa montañas, no siempre ocurre. Ya vimos un ejemplo anteriormente en Laologtou u otras, que discurren por el desierto o terrenos práctimentes secos de la región de Shaanxi o Ningxia, en el centro del país.




Como suele ser normal en este país con este tipo de museos (historia, arte, exaltación de la patria, etc.), su entrada es gratuita. El horario es de 9:00 a 17:00.


La Gran Muralla de Shanhaiguan

La Gran Muralla de Shanhaiguan, también conocida como Paso de Shanhaiguan o Paso de Shanhai, tiene fama de ser el "Primer paso bajo el cielo", porque es el primer paso a lo largo de la Gran Muralla de China  en el este, también porque se encontraba en una ubicación estratégica fácil de resistir pero con fuerza para atacar y proteger la llanura central de la invasión de las tribus nómadas del norte en la antigüedad.




El muro oriental era la principal línea de defensa del paso. El conocido 'Primer paso bajo el cielo' (Torre Zhendong) se encuentra a este lado. Tiene 68 ventanas pequeñas en los lados este, norte y sur para que los soldados disparen flechas. La torre tiene 13,7 metros de altura con dos pisos. 





Hay un gran tablero que cuelga debajo de los aleros con cinco enormes caracteres chinos 'Tian Xia Di Yi Guan' (el primer paso bajo el cielo) inscrito en la dinastía Ming. Las cuatro esquinas de los aleros están decoradas con vívidas esculturas de bestias. De pie en la torre, obtienes la mejor vista de todo el sitio. Además de esta torre de flechas, había otras cuatro torres dispuestas a lo largo del lado este, a saber, Weiyuan Hall (solo quedan ruinas), Linlu Tower, Muying Tower y Jingbian Tower. 






Después del establecimiento de la dinastía Qing (1644-1911), la función militar del Paso Shanhai comenzó a desvanecerse. Desde entonces, se ha convertido en un centro de transporte vital y un atractivo destino turístico.

El precio de la entrada de mayo a octubre, es de 40 yuanes (unos cinco euros), mientras que en temporada baja, noviembre a abril, es de 15 yuanes (dos euros). Hay que tener en cuenta que durante los meses de invierno, las temperaturas pueden bajar incluso por debajo de cero grados, lo cual, tratándose de un espacio abierto, puede ser muy gélido.

Pero recordemos  que se puede comprar un bono que incluye varios lugares a visitar.

Casco viejo de Shanhaiguan

Justo a las faldas del anterior edificio, se encuentra el casco viejo de la ciudad, con muchos edificios antiguos. Conviene pasear por el de forma tranquila.





Entre los edificios más emblemáticos de esta zona, destaca la Mansión de la Familia Wang (Wang Family Courtyard), una antigua residencia de estilo chino y que se puede ver como estaba decorada en su época. Muy interesante ver todas sus habitaciones. El precio es de 30 yuanes (casi cuatro euros) en temporada alta y 15 yuanes (casi dos euros), en temporada baja pero también está incluido en alguno de los bonos que se ofrecen







También, es interesante visitar la Torre del Tambor (ver ubicación), que desde su piso superior, se tiene unas excepcionales vistas de todo el casco viejo.






Templo de Meng Jiangnu

Un poco ya alejado de esta zona, y recomendable llegar en taxi, se encuentra el Templo de Meng Jiangnu.




Situado ya casi a las afueras de la ciudad, en la Montaña del Fénix, podremos disfrutar también del entorno natural.




El Templo de Meng Jiangnu es un templo pequeño y sencillo, con sus azulejos de color verde oscuro y paredes rojas casi ocultas por los densos bosques que lo rodean. 108 escalones conducen al templo desde el pie de la montaña. La sala principal rinde homenaje a Meng Jiangnu con una escultura de colores que presenta a Meng Jiangnu con dos doncellas a su lado. Las paredes del interior del templo están inscritas con poesía, letras y caligrafía. Cerca del templo encontrarás el Pabellón Zhenyi, la Roca del Esposo de Espera y la Plataforma con forma de Tocador, todos los cuales también se relacionan con la historia de El llanto amargo de Meng Jiangnu.





Se cree que fue construido antes de la dinastía Song (960-1279) y reparado durante la dinastía Ming (1368-1644).

Es un complejo que no solo se limita a este templo. Cerca del templo está el Pabellón Zhenyi, la Roca del Esposo de Espera y la Plataforma con forma de Tocador, todos los cuales también se relacionan con la historia de El llanto amargo de Meng Jiangnu.





La entrada cuesta 25 yuanes (unos 3 euros) y el horario de visita, es de 8:00 a 16:00.

La Gran Muralla de Jiaoshan

Y a los alrededores de Shanhaiguan, a unos pocos kilómetros del templo anterior, nos encontraremos con la primera montaña que es atravesada por la Gran Muralla China.





La alta y escarpada Gran Muralla de Jiaoshan se construyó por primera vez a principios de la dinastía Ming (1368-1644), con una historia de más de 600 años. 


La Gran Muralla de Jiaoshan no es muy larga, pero sí bastante flexible. Puede ser ancho y plano. Además, puede ser estrecho y empinado. Algunas de las torres de vigilancia son tan altas que se añaden escaleras de hierro para comodidad de los visitantes. A lo largo del tramo más escarpado, hay escaleras de hierro para que ahorres energía. Debe tener cuidado al escalar. En general, se tarda aproximadamente 1,5 horas en caminar hacia el norte hasta la Atalaya No. 3, el final de la sección renovada.





Asimismo, tras llegar a estas torres (atalayas), existe la posiblidad de seguir un sendero que nos llevará a algunos pequeños templos muy interesantes y en un idílico paisaje natural.





El precio de la entrada, del  01 de abril al 30 de noviembre, es de 40 yuanes (unos cinco euros) mientras que del 01 de diciembre al 31 de marzo, es de 20 yuanes (2,5 euros). El horario es de 8:00 a 17:00 horas.

Y aquí termina nuestro post sobre esta ciudad, claramente relacionada con la Gran Muralla China y también, bastante agradable de pasear, tanto en su casco urbano como en el paseo marítimo que habíamos comentado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario